SON MÁS DE UNA VEINTENA Y TIENEN SU BASE EN CARTAGENA

Los árbitros 'extrafederados' no arrojan la toalla

Raúl Gómez, en el centro, con Meca y Buigues.
Raúl Gómez, en el centro, con Meca y Buigues.  

Más de una veintena de árbitros de fútbol con experiencia, ya al margen de la Federación Territorial que aparecieron hace varios veranos pitando por libre en ‘bolos’ y encuentros amistosos en la zona marítima de la Región como Mazarrón, Cartagena o San Pedro del Pinatar, siguen erre que erre. 

Los árbitros ‘extrafederados’ no tiran la toalla  y permanecen como Asociación independiente con todas sus ventajas y todos sus inconvenientes. Este fin de semana ya han pitado algunos partidos amistosos. Villalta Rodríguez dirigió con el silbato el Balsicas-Cabezo de Torres y Raúl Gómez Ojados el La Unión-El Palmar, con sus ayudantes Buigues Baños y Meca.

El presidente de la Asociación, focalizada en Cartagena, es Antonio Cámara y el segundo en el puesto de mando y como vicepresidente es Raúl Gómez, hijo del excolegiado de Primera, Alonso Gómez López, actual director general de Deportes de la Comunidad Autónoma, que no tiene nada que ver con el ‘invento’.

stdbsioñsd (1024x768)

Los jóvenes árbitros , ya mayores no quiere 'retirarse'.

 

La Asociación de ‘extrafederados’ no se relaciona con la Federación Regional de Monje Carrillo. Los veteranos ex colegiados van por otro camino. Los muchachos de Cámara han conseguido pitar encuentros de la Liga de Aficionados que gestiona el Ayuntamiento de Cartagena y otro paso que quieren dar es el de hacerse con los partidos de la Liga Local de Fútbol Base, que funciona perfectamente y utiliza árbitros federados. Obviamente jóvenes y con ansias de escalar y seguir aprendiendo. 

CON MIGUEL GALÁN, EL AZOTE DE VILLAR

Los árbitros comandados por Antonio Cámara y Raúl Gómez son de la línea de Miguel Galán y están en espíritu con él. Galán,  presidente de la Escuela Nacional de Entrenadores (CENAFE), fue aspirante a relevar a Ángel María Villar en la RFEF y autor de tres denuncias contra  el ejecutivo vasco perpetuado en el cargo hasta que llegó el 'caso' de presunta corrupción.

Son relativamente pocos los componentes de la Asociación 'disidente'  pero van manteniendo una ilusión y abanderan el hecho de que sus arbitrajes con más económicos que los de los colegiados oficiales. Ellos se ofrecen a pitar partidos de los clubes fuera de competiciones bajo el control de la Federación y los equipos, algunos, los llaman y les dan faena los fines de semana. Exhiben en su vestimenta publicidad (de Practiser) y en el pecho llevan el escudo de la Asociación, de propio diseño.