La Farola del Lago: ¡¡El partido!!

Sí,señores, ningún encuentro de futbol (ni evento) que se dispute en nuestra querida Ciudad Cartagena-España, puede superar la emoción, la rivalidad, el interés y el nerviosismo contagioso que, se apodera de todos los aficionados, (y no tan aficionados) los días previos a la celebración de ¡EL PARTIDO!. Esta es la denominación que me gusta, y que define los encuentros entre el Cartagena y el Murcia ¡qué bien suena!. Creo que la frase contiene toda la carga emotiva que necesita un “derbi” regional tan bonito. No olvidemos que, cuando va a empezar la temporada todos los aficionados nos preguntamos ¿en qué fecha se celebra el partido contra el Murcia? Y ¿en qué orden?. Es el espectáculo que todos esperamos.

Ese día, para los aficionados de “pro” todo es distinto, todo lo hacemos un poco acelerado, como si quisiéramos que pasaran las horas rápidamente, para vernos subiendo “LA RAMPA DEL PILATOS” y aparecer en nuestro precioso estadio, oyendo el murmullo de la gente, y regodearte, viendo el espectacular verde del terreno de juego. ¿A que es bonito?. Como es lógico escribo “a priori”, pues hacerlo después de saber el resultado, solo tiene el merito de una reseña periodística. He puesto “a conciencia” “La Rampa del Pilatos” y lo he hecho porque… en un día tan importante como es ¡El PARTIDO! Es bueno que, nos acordemos de tantos y tantos aficionados que se han ido “quedando”, y, es un poco mi manera de homenajear a todos ellos.

2017031923091769568

Una imagen del último derbi Cartagena-;Murcia. / LUIS GODINEZ

Saben ustedes, (mis lectores) mi amor por la historia,tanto futbolística como de cualquier tema, en el que esté involucrada nuestra querida Cartagena-España, en estos momentos me encuentro delante del ordenador, y acuden a mi mente, muchísimos recuerdos de tantos derbis que, mi larga vida ha presenciado, y que, de alguna manera me gustaría referirles. Permítanme que, me remonte a muchos años, y a encuentros en el que el resultado no nos ha sido favorable, pero… en estos momentos, me importan mucho más los recuerdos simbólicos que los fríos y prácticos de los números.

Hubo un partido, que quedó en mi retina grabado a perpetuidad, fue el 29 de Septiembre de 1951. El Cartagena estaba en segunda división. Servidor, había estado ahorrando toda la semana para poder sacar la entrada (incluso haciendo de recadero de las vecinas) y soñando con ganarle al Real Murcia. Ese partido lo perdimos por 1-4. El Murcia tenía un equipazo que logró el ascenso a primera división. Pero… en ese partido, hizo su debut “Guti”, un chaval de la cantera que, permaneció en nuestro equipo durante muchos años. Pues bien, en mis recuerdos prevalece el debut de “Guti” sobre la derrota del equipo. Les digo esto, para que entiendan que, en mi forma de ser y pensar, prevalece el “simbolismo” y el “romanticismo” sobre el “pragmatismo”.

Es posible (seguro) que quizá no sea la mejor forma de ir por la vida, pero…ya no hay remedio. Hay muchas fecha de “derbis” que acuden rápidamente a mi mente cuando se acerca EL PARTIDO otra de ella es del año 1961. Se jugaba en la Condomina y era (como todos un partido importantísimo). Servidor ese domingo no tenía partido (estaba lesionado) y se me ocurrió decirle a mi novia (hoy mi esposa) se viniera conmigo a verlo. Cinco días pidiéndole a mis suegro que nos dejaran ir “solos” y ellos negándose por aquello del qué dirán jeje, ahora lo recuerdo y me río. ¡Ah! el partido quedó empate a uno. Pero…en el anecdotario de esos encuentros, se lleva la palma una que me ocurrió el 02/05/93.

Me une una gran amistad con unos vecinos (Paco y Carmen) de mi casa en Los Nietos, murcianos de pura cepa, nos queremos mucho las dos familias. Con motivo del partido que se celebró ese día, les invité a que pasaran el día en Cartagena con nosotros, yo sacaría las entradas y después de comer nos iríamos juntos al Cartagonova. Mis amigos se trajeron a su hijo Ramonico (12 años) Ramón Latorre Martínez. Pues nada nos instalamos en la grada, con el campo abarrotado, y el crío con la boca abierta, y su murcianismo saliéndole por los poros. Es entonces cuando se me ocurre gastarle una broma y (previo hablarlo con el padre) miro a uno y otro lado, y veo detrás nuestra a un pedazo de tío que, parecía un armario de cuatro puertas, y le digo a Ramonico en voz baja. Ramón mira con disimulo para atrás, el crío se vuelve y mira, y le digo (siempre en tono muy bajo) ¿ves ese pedazo de tío que tenemos detrás? El crío afirma con la cabeza, y le repito con “énfasis” se llama Perico “el fiera”, y es el carnicero de San Antón, tiene muy malas pulgas, ¡no se te ocurra chillar si el Murcia mete un gol! Efectivamente Ramonico veía el partido, pero no le quitaba ojo al de atrás y cuando hacía una buena jugada el Murcia se recomía “pa” no aplaudir. En esto que el Murcia marca un gol, El Ramonico se levanta como un resorte pero…inmediatamente mira para atrás y ve al Perico “ El Fiera”, y blanco como la pared, se sienta sin decir una sola palabra. Yo, estaba jodido por el gol, pero en el fondo “partío” de risa viendo la cara de mi amiguico Ramón. Anoche le llamé para decirle que iba a rememorar la anécdota en mi artículo y los dos nos reíamos recordando ese momento. En fin señores, se acerca el día de “EL PARTIDO”.

Deseo con toda mi alma que gane mi equipo el F.C. Cartagena, todos tenemos muchas ilusiones puestas en este encuentro, los rectores del club Paco y Manolo, lo van a vivir también con enorme intensidad. Respeto para todos nuestros visitantes, y que se desborde la alegría si obtenemos el triunfo, y si no pues…a por otra. Como siempre gracias a todos los lectores de mi “Farola del Lago”.