El Valladolid, ejemplo a seguir del Cartagena

El equipo de Pucela tiene casi en la mano su regreso a la Primera División. El 0-3 rotundo que lograba este miércoles en Los Pajaritos ante el Numancia hace presagiar que, salvo hecatombe, este sábado volverá a la máxima categoría. Un marcador rotundo del que ojalá el Cartagena logre emularlo este domingo en Almendralejo

Ya me gustaría a mí y seguro que a los miles de cartageneristas que este domingo vamos a estar con los ojos inyectados en una pantalla de televisión que el Cartagena hiciera este domingo en Almendralejo algo parecido a lo que acaban de hacer los pucelanos en Soria, esto es, dar un puñetazo encima de la mesa y dejar su ascenso visto para sentencia.

El 0-3 gracias a los goles de Kiko Olivas, Hervias y Óscar Plano parece que no va a dejar mucho lugar para la duda salvo que los vallisoletanos se duerman en los laureles y el Numancia haga lo mismo que hizo el Zaragoza hace tres años, cuando un 14 de junio ponía Montilivi boca abajo al ganar por 1-4 y darle la vuelta al 0-3 que los catalanes habían logrado en La Romareda. Una hazaña que curiosamente les serviría de poco ya que en la final contra Las Palmas fueron los canarios los que ascendieron.

15289205105882

El Valladolid no dejó títere con cabeza en Los Pajaritos y puso pie y medio en Primera gracias al 0-3 rotundo y demoledor

Pero a lo que voy, que eso es lo que hay que hacer para ascender, marcar fuera de casa, algo que el Cartagena no lo ha logrado aún en ninguno de los dos partidos que lleva jugados a domicilio en este playoff. En Majadahonda y en Vigo. Por eso mismo creo que ya toca, que el Cartagena se ha quedado a cero en sus tres últimos viajes –La Línea, Majadahonda y Vigo- y yo creo que ya es hora, que ya toca. Que este Cartagena de nuestros pecados no puede ni debe de estar tanto tiempo sin marcar porque, recordemos, el último gol lejos de casa lo marcaría el utrerano Rubén Cruz en la ciudad deportiva del Betis cuando Aitor Ruibal, hoy blanquinegro, vestía aquella tarde la camiseta del filial bético. Y ya ha llovido.

Por eso digo que el Valladolid es un ejemplo a seguir. Bajaron con Juan Ignacio Martínez en el banquillo en la temporada 12-13 y desde entonces llevan dando vueltas en la ahora llamada Liga 1,2,3, la Segunda a la que nosotros queremos llegar, soñamos con llegar y yo quiero pensar que vamos a llegar porque me cuesta creer que a este equipo cartagenerista se le vaya a escapar de nuevo una segunda finalísima por el ascenso en apenas tres semanas. El Valladolid, decía, ha sabido hacer los deberes en Numancia y ya sólo tiene que echar la rúbrica definitiva en Pucela ante un Numancia que intentará la heroica.

Aunque ya me conformaría yo con que el Cartagena copie ese 0-3 fabuloso y lo calque en Almendralejo. ¿Os imagináis? Dicho sea con todos los respetos hacia un Extremadura al que, francamente, creo que se le puede superar. Por eso espero que el Valladolid sea un ejemplo a seguir.