EL DUEÑO DEL LEGANÉS HA DEJADO DE FRECUENTAR EL CARTAGONOVA COMO ANTES LO HACIA

Belmonte y Felipe Moreno, amigos pero con caminos diferentes

Paco Belmonte y Felipe Moreno, respectivos mandamases del FC Cartagena y del CD Leganés, ya no son lo que era. O eso parece. 

040
Felipe Moreno, agazapado junto a la pared, charla con Salvador Bernal, mano derecha del Belmonte entre sus directivos más cercanos

Al propietario del equipo ‘pepinero’ hace mucho tiempo que no se les ve juntos por el palco del Cartagonova, la última vez fue a finales de febrero de 2021 cuando, en la jornada 27, los albinegros derrotaban a los madrileños por 1-0. Desde entonces no se les ha vuelto a ver juntos, al menos por el recinto cartagenerista.

Belmonte y Felipe Moreno siguen siendo buenos amigos, que se sepa, aunque por caminos diferentes. Hace más de un año que al dirigente del ‘Lega’ no se le ve ni por Cartagena ni sus alrededores sin que ello quiera decir nada más que eso, que por el Cartagonova al menos no se han visto con la asiduidad que solían hacerlo antes.

Ambos se conocieron en 2009, cuando Belmonte no tenía ni en proyecto hacerse cargo del Efesé. Un año después Belmonte entró a trabajar en el Leganés como director deportivo y ahí estuvo hasta 2012. Luego el murciano se marcharía a trabajar en dos etapas distintas al fútbol inglés (Sheffield United) y al histórico Ferencvaros húngaro. Poco después, en 2015, se atrevería a dar el paso adelante para hacerse cargo del FCC pero en todo ese bagaje Fewlipe Moreno estuvo cerca de Belmonte.

052
Belmonte estuvo solo en el último Cartagena-Leganés. Felipe Moreno prefirió verlo retirado del palco del Cartagonova

A partir de 2015, coincidiendo con los primeros pasos de Belmonte en el Cartagena, Felipe Moeno acompañó al dirigente albinegro para hacerse cargo del Efesé que aún seguía en poder de la sociedad Sporto Gol Man 2020. Siete años después las habituales presencias entre Belmonte y Moreno ya so non lo que eran, al menos en público. Ya se verá si este domingo retoman viejas costumbres o prefiere seguir cada uno por su lado.

De lo que no cane ninguna duda es que este Cartagena-Leganés será uno de los partidos más descafeinados de los últimos años. Con todo hecho por parte de ambos cualquier partido amistoso podría reunir a más público que en este choque donde sus dirigentes siguen siendo amigos, seguramente, pero también parece que por caminos diferentes.