LA ENTREVISTA TELEFÓNICA EN TIEMPO DE PANDEMIA

Doctor Pedro Martínez Victorio, con menos faena ahora por descenso del tráfico...aunque suben los accidentes caseros

La entrevista en bata verde, por parte de esta serie dedicada al tiempo del coronavirus, ha sido la realizada por teléfono con el eminente Doctor Pedro Martínez Victorio, traumatólogo.

El doctor Martínez Victorio, don Pedro, es un cartagenero plenamente convencido de que una de las necesidades de la persona es quedar bien a diario, en todo momento, con su conciencia y él lo está, seguro, o lo debe de estar, conociendo las opiniones de quienes lo han tenido como médico para resolver los problemas ocasionados por los traumatismos.

Centenares de deportistas, más centenares de personas de la calle, de toda condición social, credo, sindicato, club deportivo y religión, no han podido esquivar el sutil hachazo recibido por un cartílago, una clavícula quebrada,  el maleolo jodido, el peroné partido o el terrible problema del tendón de Aquiles. En el Centro Médico Virgen de la Caridad tienes su campo de operaciones, no todos los días, y bastante más frecuentes son sus intervenciones en la Ciudad sanitaria Virgen de la Arrixaca.  Habría que preguntar a los pacientes recuperados por él para la práctica del deporte, o al menos para poder llevar una vida normal. Por citar un caso cercano: el ex árbitro y ex político  de derechas Alonso Gómez López le dejó como nueva la rodilla no hace mucho. Alonso es hoy más fan que el doctor P. Martínez Victorio.

En el Cartagonova nunca podrá ser observado en la tribuna, pues cada 15 días cuando juega el FC es el médico al servicio del Efesé

Tiene el gusto, el traumatólogo, de ser un enamorado de todos los deportes y en especial del fútbol sala y el fútbol 11. Con los practicantes de ambos ha trabajado y sigue trabajando. Se le puede ver en el Palacio de los Deportes de Cartagena, sin la bata verde, presenciando como un paisano en sábado o domingo uno de los partidos del Jimbee y, por el contrario, en el estadio Cartagonova nunca podrá ser observado en la tribuna, puesto que cada 15 días cuando juega el FC actúa como médico al servicio del Efesé y sus circunstancias. Sentado en el banquillo y atento a tener que salir  al césped pisando de puntillas para atender al jugador herido o malparado por uno de esos codazos que siempre se dan sin querer en el cráneo del adversario.

unnamed

Ser médico a pie de rectángulo también  lleva implícita la picardía de tener que ser uno de los actores a la fuerza  de la parodia impuesta por los jetas entrenadores de que los servicios sanitarios saquen atender al jugador lesionado, casi moribundo, cuando lo que todo el mundo tiene son ganas de que corra el tiempo y que el partido acabe cuanto antes.

De niño fue el doctor Pedro Martínez Victorio era seguidor  en la distancia, del Athletic Club, se supone de los tiempos gloriosos  del viejo San Mamés cuando la gabarra funcionaba en la ría de Bilbao transportando el trofeo de la Copa del Generalísimo (¡qué diría Sabino Arana!) conquistado por los leones. Era otros tiempos, evidentemente. / G.J.

VÍDEO EXCLUSIVO DE SPORTCARTAGENA