LA ENTREVISTA TELEFÓNICA EN TIEMPO DE COVID-19

El más 'zorrillo' de los atacantes del Efesé se siente a gusto y quiere jugar de albinegro en Segunda

Elady Zorrilla , el jugador porteño famoso en su pueblo aceitero y en todo el contorno de la serranía, ha sido entrevistado por este diario digital. Veamos y escuchemos lo que dice desde su casa
Elady ante el Castilla en fase de ascenso. / RAÚL VELASCO
Elady ante el Castilla en fase de ascenso. / RAÚL VELASCO  

Hay que decir y se dice que cuando Elady habla, habla de verdad.En el idioma del pueblo. Sincero y, como él es, llano y dicharachero. ¿Se puede ir así por la vida? Pues sí, pero hay otras fórmulas que no van con este jugador de La Puerta del Segura donde tiene su terruño que dirían en Galicia y cuida sus parcelas para ordeñar la vaca olivarera del mejor aceite extra virgen y de lo que haga falta. Las mejores tostadas de pan blanco están esperando el aceite de Eladio Zorrilla, mitad empresario, mitad currante, creo que más currante que señorito andaluz. Se cree uno de los tropecientos agricultores puteados y lo asume porque no hay otra.

KODAK Digital Still Camera

El día de su presentación en el FC Cartagena, que se movió presto para que viniese desde Polonia.

Cuando para él acabe el fútbol volverá fijo a su tierra, un lindo pueblo donde se conocen todos y se llevan bien.  Elady Zorrilla se deja la piel en los campos. Comete errores de chiquillo como el que le costó no poder comenzar la Liga del coronavirus jugando porque tenía sanción. Una chiquillada que el jiennense fue el primero en lamentar. Dice hallarse contento en Cartagena y si lo afirma él, debe de ser cierto. 

Hasta que 'el bicho' frenó la Liga, Elady llevaba contabilizados 7 goles,"no son muchos pero tampoco son pocos"

Pasó aquella nube, cantos de sirena o lavado de coco, lo que fuese, cuando el Burgos lanzando sin freno por el tobogán a César Traversone, interfirió con una oferta suculenta como un solomillo de cinco tenedores y sabroso y nutritivo para los bolsillos del profesional, pero al final se quedó en el Efesé y hasta que ‘el bicho’ frenó en seco la Liga lleva contabilizados 7 goles como siete soles, alguno de penalti lanzado con destreza y serenidad de especialista, parecido al infalible Víctor Fernández. No es mucho  balance ese 7 hecho en el traje de los defensas contrarios pero tampoco es tan poco, piensa y lo comenta el de la tierra del ronquío, que se dice de Jaén sin que haya una explicación oficial;  una buena tierra, paraíso interior, con gentes famosas en la lidia como Palomo Linares y en el fútbol como Juan Araujo o Anquela, después entrenador de éxito.

Cuando se haya marchado del fútbol, los triunfos sonados del FC Cartagena, Elady los celebrará en el Rincón de Goyo, con chocolate y churros, en su pueblo del alma, con menos de tres mil habitantes y muy tranquilo, con una alcaldesa que además se llama Virtudes. / G.J.