SEGÚN INFORMA EL MUNDO Y SE HACE ECO LA PRENSA NACIONAL

El Extremadura denuncia que intentaron comprar el partido de Cartagena por 300.000 euros y señalan a Felipe Moreno y Belmonte

En una información que publica El Mundo y de la que ya se han hecho eco los diarios más importantes del país se asegura que el Extremadura recibió antes de jugar su partido en Cartagena una oferta de 300.000 euros por dejarse comprar. El entrenador Sabas fue citado en Leganés y un jugador, cuyo nombre no se especifica, recibió la propuesta por teléfono. El periodista Esteban Urreizeta es quien firma está información que ya está denunciada ante la Liga del Fútbol Profesional y la Federación Española de Fútbol.

1334
Los jugadores extremeños celebrando el ascenso. Foto RAUL VELASCO

Juan Sabas, entrenador de los extremeños, recibió al menos en dos ocasiones una oferta de 300.000 euros a cambio de haber facilitado el ascenso del Cartagena. El diario asegura que ha tenido acceso a la denuncia, a través de fuentes próximas a la Policía que está investigando el caso y añade que fueron varios los futbolistas del Extremadura que fueron tentados por una suculenta oferta económica de forma paralela a la de su entrenador.

Todos los futbolistas del equipo extremeño, añade la información, pusieron en conocimiento de sus directivos lo que estaba ocurriendo y los responsables del Extremadura, a su vez, lo hicieron constar tanto en la LFP como en la RFEF, que fueron los que entraron en contacto con la Policía que ya ha tomado declaración al presidente del Extremadura, Manuel Franganillo, quien no quiso sentarse en el palco del Cartagonova

El relato que obra en poder de los agentes refleja que el ofrecimiento fue realizado, entre otros, aparecen los nombres de Felipe Moreno, máximo accionista del Club Deportivo Leganés y reconocido amigo del dueño que aparece como tal oficialmente del Cartagena, Paco Belmonte. Pero también sorprende que en esa investigación aoparezca el nombre del ex futbolista Juan Carlos Ceballos, ex capitán del equipo blanquinegro que ya tuvo problemas  en febrero pasado por la Policía en una operación contra los amaños en Segunda B y Tercera, aunque fue puesto de inmediato en libertad sin cargos.

191

Juan Sabas y Monteagudo se saludan con normalidad antes del partido. Foto RAUL VELASCO

El Extremadura había ganado al Cartagena 1-0, en Almendralejo, el primer partido del cruce decisivo para subir a Segunda División cuando se produjo el intento de compra. Tres días después, y siempre según las mismas fuentes informativas, el martes 19 de junio, Sabas, ex jugador de Atlético de Madrid y Rayo Vallecano en los años 90, fue citado por Moreno en un centro comercial de Leganés (Madrid).

Siempre según la referida  denuncia, el máximo accionista del Leganés, que apareció en el Carrefour de la localidad ataviado con un pantalón del chándal oficial del Leganés y con una camiseta de la selección española, le ofreció a Sabas en ese momento contratarle la próxima temporada en el Cartagena por 300.000 euros, siempre que fuera el equipo cartagenerista el que ascendiera, y no el Extremadura.

Sabas se negó in situ al apaño. Sin embargo, hubo todavía un ofrecimiento más. Esa misma tarde, el técnico fue de nuevo emplazado por otra persona, un intermediario de jugadores con el que había organizado varios campus futbolísticos de verano. Allí apareció de nuevo Moreno, quien reiteró el ofrecimiento, rechazado de nuevo por el entrenador del equipo de Almendralejo, que incluso apostilló a quienes le proponían el amaño: “Os vamos a ganar en Cartagena”.

LA LLAMADA A JUAN SABAS

Sabas telefoneó rápidamente a su presidente, y  el dirigente extremeño Franganillo, alarmado, se puso en contacto con la Liga y la Federación. Los estamentos futbolísticos avisaron a la Policía, que tomó declaración en Madrid al propio presidente un día después.

El mismo jueves comenzaron las llamadas a jugadores, aseguran fuentes policiales al mismo diario. Un destacado futbolista del Extremadura recibió la oferta de dejarse ganar a cambio de una cantidad de dinero por parte de Juan Carlos Ceballos, propuesta que declinó y que puso también en conocimiento del club, que ha resucitado bajo la propiedad del empresario Luis Oliver. Asimismo le trasladó la propuesta de que los jugadores del Extremadura que colaboraran en la operación serían incorporados la temporada siguiente al Cartagena.

El presidente del Extremadura dio orden de que todos los futbolistas que recibieran llamadas semejantes lo comunicaran al club y rechazaran cualquier tipo de encuentro o reunión con intermediarios o personas vinculadas con el equipo rival.

El domingo, en el estadio del Cartagena, el equipo cartagenerista fue incapaz de poner siquiera en aprietos a los visitantes, que habían terminado cuartos en su grupo de Segunda B pero se alzaron al final con el ascenso tras empatar a cero en Cartagena.

EL DOMINGO YA HABÍA RUMORES

Por el estadio Cartagonova circularon el pasado domingo rumores en este sentido de que Sabas había realizado una denuncia ante la Guardia Civil de Leganés después de recibir la supuesta oferta y en el entorno más cercano del Cartagena había mucha preocupación por si saltaba la noticia al exterior, que supone todo un ‘bombazo’ y a la que los dirigentes albinegros están obligados a responder ahora y dar explicaciones ante su masa social.

Lo raro es que no haya salido antes toda la información porque la noticia ya se sabía  en los círculos próximos al Cartagena. La Policía que investiga el caso aconsejaron a los dirigentes y al preparador del Extremadura que no dijesedn nada antes del encuentro. Luis Rubiales, presidente de la RFEF, está al tanto de la situación prácticamente desde el momento de la denuncia de un 'caso' que va a dar mucho que hablar.

1345

Los futbolistas extremeños lograron su ascenso en Cartagena. Foto RAUL VELASCO