martes. 04.10.2022
TENDRÁ QUE RETRASAR SU DEBUT COMO ALBINEGRO MIENTRAS EL CARTAGENA SILENCIA EL PERCANCE

La maldición de los centrales sigue: Robusté, sin jugar aún, también se lesiona en el tobillo

Robuste, aunque quisiera, tampoco va a poder jugar en las próximas semanas. La maldición de los centrales en el Cartagena parece no tener fín. A la baja de Tarantino, cuando mejor estaba jugando el vasco, se le une ahora la del futbolista catalán tras sufrir un doloroso esguince en su...
Robuste, aunque quisiera, tampoco va a poder jugar en las próximas semanas. La maldición de los centrales en el Cartagena parece no tener fín. A la baja de Tarantino, cuando mejor estaba jugando el vasco, se le une ahora la del futbolista catalán tras sufrir un doloroso esguince en su tobillo derecho que, a su escasa condición física, se le une este problema.

El ex jugador de la ‘Ponfe’, su último equipo, dijo hace días que necesitaría al menos un par de semanas para estar a punto para poder jugar. Seguramente va a necesitar un poco más de tiempo si nos atenemos a la inflamación que padece en su tobillo derecho, producto de una jugada aciaga hace días de la que desde el club nadie ha informado.

Se había especulado con la posibilidad de que Robusté incrementase su preparación con el fin de estar dispuesto para Lorca. Nada más lejos de la realidad. El catalán no está ni siquiera para ir convocado en los próximos dos o tres partidos como mínimo, ni por su puesta a punto ni por el esguince que sufre.

La historia de los centrales lesionados en el FCC se inició hace años, con Juan Ignacio Martínez en el banquillo de aquel equipo que fue campeón en Segunda B. Todo arrancaría con Javier Ortega, un brillante central entonces que había brillado con JIM en el Mar Menor y que cuando comenzaba a hacerlo en el Cartagena le sobrevino una lesión en la zona lumbar que recortó su presencia a unos pocos partidos.

A Javi Ortega le siguieron muchos, como Roberto Rodríguez que se destrozó su rodilla tras triunfar en el Extremadura o aquel caso fragante de David Charcos, lesionado y pese a todo renovó. Los más recordados son los casos del francés Pascal Cygan y de Pablo Ruiz, dos magníficos centrales en aquel Cartagena que volaba por la Liga Adelante en sus primeros meses de estreno.

Al año siguiente le siguió Juan Cala, que acabaría volviendo al Sevilla y en la temporada del descenso Josemi, que viene de estrella acabaría estrellado a base de bien por sus constantes ausencias en las alineaciones debido a las lesiones. Ya en Segunda B acordaros de la pareja formada por Manolo Rueda y Fernando Martín. 

El de Tarantino ha sido el penúltimo caso y ahora se une el de Robusté, el segundo central que se lesiona en el Cartagena sin haber jugado un solo mínuto

La maldición de los centrales sigue: Robusté, sin jugar aún, también se lesiona en el...
Comentarios