miércoles. 08.02.2023
SHOW DEL ALGAREÑO EN EL BANQUILLO DIRIGIENDO AL EQUIPO ALBINEGRO

Manolo Palomeque no paró en todo el partido: llegó a utilizar hasta cuatro vestimentas distintas

Lo más cerca que estuvo Manolo Palomeque del banquillo fue a medio metro pero no llegó a utilizarlo ni siquiera en los momentos más fuerte de lluvia. El algareño cumplía uno de sus sueños: dirigir al equipo de su tierra, para lo que se ha preparado coincienzudamente. El show de Palomeque no ha hecho...

Lo más cerca que estuvo Manolo Palomeque del banquillo fue a medio metro pero no llegó a utilizarlo ni siquiera en los momentos más fuerte de lluvia. El algareño cumplía uno de sus sueños: dirigir al equipo de su tierra, para lo que se ha preparado coincienzudamente. El show de Palomeque no ha hecho sino empezar.

 El algareño, como ya apuntamos en la crónica en sí del encuentro, llegó a utilizar hasta tres indumentarias de ropa distinta durante el partido. Primero apareció con un abrigo, parecido a lo que se conoce como una ‘trenka’, para combatir el frio pero cuando su equipo ya ganaba de forma cómoda por 2-0 a los 20 minutos ese abrigo le sobraba. Su cuerpo ya estaba ‘caliente’ y se quedó con un llamativo jersey rojo. Pero después, cuando más arreciaba la lluvia, tuvo que incorporar un impermeable para quedarse al final con el abrigo inicial con el que empezó el partido.

 Pero Manolo Palomeque claro, fue mucho más que todo eso. No dejó/permitió que ni uno sólo de sus futbolistas se relajase siquiera medio minuto y eso se notó. Estuvo dando instrucciones durante todo el partido con gestos, señales, moviendo los brazos de forma contínua, señalando con las manos, gritando cuando tenía que hacerlo a lo lejos o dando instrucciones al oído, como hizo por un momento, con Chus Hevia pegado a la banda.

Estuvo muy atento al ‘otro’ partido, el de perder o ganar tiempo, según iba la cosa. Y animó. Animó mucho. Por activa y por pasiva. Lo hiciese bien o lo hicese mal alguno de sus jugadores él siempre estaba en la banda para que se fijaran en sus gestos, en sus señas. En la identidad que quiere impregnarle al equipo. Para ser la referencia que nunca ha tenido el equipo hasta la fecha..

La afición acabó coreando su nombre ("Palomeque, palo, Palomeque”) cantaban en la grada como agradecimiento el buen partido ofrecido por su equipo, tras una clara demostración de haber trabajado mucho durante estos días. A estas horas el algareño estará feliz aún pero sabe también que esto no ha hecho sino empezar y que le esperan unos meses tan intensos o más como este su primer triunfo que sabe a gloria y que da moral, mucha moral para seguir adelante.

Manolo Palomeque no paró en todo el partido: llegó a utilizar hasta cuatro vestimentas...
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios