SATISFACCIÓN GENERAL, PERO…

Un punto para empezar que sabe a mucho

El primer punto de la temporada ya está aquí. Partido a partido que diría el hoy infectado Cholo Simeone por el dichoso Covid-19. Ya sólo quedan 41 para llegar a la meta, que de momento, no tiene que ser otra que la permanencia. Con los pies en el suelo y luego lo que haga falta. Pero primero hay que asegurar la salud para continuar en esta Primera B en la que se ha convertido la Liga Smartbank donde LaLiga te cobra por respirar. Pero menudo alivio supone estar en esta categoría tras escaparnos de la cloaca, con perdón, en la que se ha convertido la Segunda B

Carrasquilla atento a la trayectoria de la pelota
Carrasquilla atento a la trayectoria de la pelota  

El caso es que ni un solo seguidor cartageneristas que viera este domingo el partido de Oviedo negará que el Cartagena ha iniciado la Liga Smartbank, (la Segunda División de toda la vida) con buen pie arrancando un empate sin goles en el Carlos Tartiere de Oviedo.

A vuelapluma, de forma sosegada, con la tranquilidad que da en estos casos un partido matinal con todo el tiempo del mundo para trabajar, de entrada cabría decir que el punto hay que catalogarlo de bueno porque los ovetenses disfrutaron de más y mejores ocasiones para haber inaugurado el marcador. Pero unas veces la mala suerte y otras, las más, las atinadas paradas del meta albinegro Marc Martínez evitaron que los ovetenses perforasen la portería cartagenerista.

Conforme avanzaban los minutos el Cartagena fue de menos a más hasta llegar a disfrutar de ocasiones claras para haber marcado, especialmente cambio la dinámica del juego en los últimos 20 minutos de juego coincidiendo con la entrada de dos ‘puñales’ albinegros como William y Elady, que le complicaron la vida a los defensas azulones. William y Elady, dos auténticos puñales que junto a Nacho Gil y el aplomo de Jurado y Miguel Ángel Cordero, se encargaron de darle la vuelta a la tortilla y casi lo consiguen.

Porque el Cartagena pudo perder. Por supuesto. Pero también pudo haber ganado si logra aprovechar algunas de las escasas ocasiones que disfrutaron. El nuevo ‘crack’ albinegro Rubén Castro se estará frotando sus botas sólo de pensar la cantidad de oportunidades que acabaron yéndose al limbo.

Esto acaba de empezar y queda todo un mundo por recorrer. De momento el punto es bueno pero el Cartagena ya va necesitando ganar. Una victoria que muy bien podría ser este próximo domingo en el Cartagonova ante otro equipo asturiano histórico, nada menos que el Spórting de Gijón del amigo Carlitos Carmona.