sábado. 10.12.2022
PUNTO Y APARTE | EL PRESIDENTE DEL CARTAGENA PASA POR UNO DE SUS PEORES MOMENTOS COMO GESTOR BLANQUINEGRO

El Reino de Belmonte o una buena cura de humildad

Tras los últimos acontecimientos y este nuevo tropiezo en Alcorcón Paco Belmonte, presidente del FC Cartagena, además de eso y de ser un tipo listo, periodista que no ejerce desde años ha, es persona. Y en su fuero interno no lo deberá estar pasando muy bien porque sabe que el equipo que dirige no termina de funcionar. Es el Reino de Belmonte. Intocable ‘Rey’. Intocable Belmonte, si señor. Pero también le está suponiendo una buena cura de humildad, que falta hace. La única novedad en el frente es que ya tenemos a Pepe Aguilar sentado en el banquillo cartagenerista.

Llevamos ya ni más ni menos que diez derrotas en 19 jornadas y eso, sí o sí, son números de descenso. Es decir, cuatro puntos de los últimos 27. Ni más ni menos. Y cada vez más cerca, rozando ya casi los puestos que conducen directamente al infierno. Belmonte, periodista titulado con escaso recorrido, se la jugó en su momento y supo sacar partido del Planeta llamado Fútbol.

Arriesgó para que, cinco años después, le sonase la flauta y se convirtiese poco menos que en un semi dios, idolatrado por muchos que se conforman con el dame pan y dime tonto. Son los llamados palmeros, entre los que hay, incluso, seudoperiolistos pero también criticado por otros muchos que ya van conociendo de qué pie cojea y cómo se las gasta cuando algo no le gusta. Esperamos, confiamos y deseamos que no sea miedoso sino lo contrario y que se atreva a fichar a un entrenador de nivel, que se de cuenta que dejó atrás la Segunda B hace muchos meses y que en el fútbol profesional no se puede jugar a ser director deportivo y esas cosas porque pasa lo que pasa después. ¡Manolete manolete, si no sabes torear p'a que metes..

Si la afición cartagenerista pudiese entrar al Estadio el dueño del club no se habría librado de más de una pañolada por su mala gestión en la planificación de la plantilla y el entrenador

Hace pocos días nos enteramos de una muy, pero que muy gorda, que le jugó a un periodista, a un buen periodista, cartagenero, colega, cartagenerista, honrado, un excelente profesional y además muy buena persona. Su nombre lo vamos a omitir porque no viene al caso pero esto que le vamos a contar es tan real como la vida misma.

Este chaval, la pasada temporada, tuvo la ocurrencia de criticar algo del Cartagena, habló sobre el mal juego que ofrecía en determinados partidos y, de pasada, pues metió en ese mismo saco de las críticas, a Belmonte. Nadadel otro jueves. Y claro, aquello, al jefe del Efesé no le gustó. ¿Reacción del presidente del Cartagena? Pues llamar a uno de los jefazos de este digital, que tiene su sede en Valencia, para pedir la cabeza del periodista  en cuestión, servida en bandeja de plata. Ya lo hizo en otra ocasión con la emisora autonómica de Onda Regional y aquella queja le funcionó. Ésta, también.

Poco amigo de las críticas, siempre trata de cortarlas y controlarlas llamando a los jefes de algunos medios para darle sus quejas del periodista de turno que ha 'osado' criticarle en su 'santo Reino'

La dirección general de este diario tragó y creyó todo lo que el dirigente albinegro le dijo, éste a su vez y desde Valencia, llamó al director que tenía en Murcia y éste último, como ya no quedaban más, llamó a ‘su’ periodista en cuestión para decirle que fuese la última vez que hacia esas cosas, que ellos (el digital en cuestión) no habían llegado a Cartagena ni para meterse en camisa de once varas ni, desde luego, para luchar contra el todopoderoso Belmonte. A eso se llama tener tragaderas. Parece increíble que Belmonte, siendo periodista, sea capaz de hacer estas cosas con personas que tienen nombres y apellidos.

Estas cosas son las que deben saberse. No es de recibo y hay que denunciarlas porque no está bien hecho. Es cierto que el periodista murciano Paco Belmonte Ortíz ha hecho bastantes cosas bien, que el negocio del bussines le está saliendo la mar de rentable (se habla de 600.000 'pavos' ingresados no sabemos bien en qué cuentas o bolsillos- y que en muchos sitios, entre ellos el Ayuntamiento, le permiten campar como Perico por su casa. En eso la alcaldesa Ana Belén Castejón y la vicealcaldesa Noelia Arroyo tienen mucho que ver. Ellos sabrán lo que hablan y hasta que punto es legal montar el Bussines en una instalación municipal que pagamos todos los cartagenerospara el beneficio de una empresa particular. Porque eso es lo que es este FC Cartagena, un coto cerrado para los suyos, los que son sus amigos. Los otros ni cuentan. Negocio puro y duro. El fútbol de nuestros días.

Por eso hay cosas que no. Que están mal hechas del todo, que hay que tener la leche agria para hacer llamadas de este tipo y que, como periodistas libres e independientes que somos, nuestra obligación es decirlas una vez contrastada las principales fuentes.. Belmonte sabe perfectamente que llevamos razón, que todo esto es verdad y que por supuesto que aquí no hay nada que rascar en este diario digital que tiene, tenemos las manos libres y estamos limpios de polvo y paja desde que nos pusimos en marcha, vamos ya camino de 12 largos y duros años.aguantando y luchando contra tirios y troyanos. Perder con el Sabadell sacó de quicio a muchos, caer en Pontevedra para qué hablar. Y lo de Alcorcón, la tercera derrota consecutiva de la semana ¿para qué vamos a recordarlo?.

 Belmonte tiene ahora una 'patata caliente' encima de su mesa con el fichaje del nuevo entrenador y tiene que ser valiente en sus decisiones y apostar por un proyecto serio y profesional

Belmonte tiene ahora una patata caliente, bien caliente, en su mesa. Nuestra duda es sí se la terminará comiendo o no. Y nos referimos al fichaje del nuevo entrenador. Es innegable que los números no brillan especialmente en la clasificación y que Belmonte, además de preocuparse por acallar y tratar de controlar todo lo que sea criticable en su contra, tiene la ineludible obligación de velar porque este Cartagena no se vaya a pique por la cuenta que le trae y por mucho que sea dueño de un club del que vive a las mil maravillas. Pero ay, en el fútbol mandan los números y no hay más. Ha ingresado en caja mucho, muchísimo dinero, para que ahora regatee por cuatro euros y pretenda ir a lo bueno, bonito y barato..

Todo el que conoce a Belmonte sabe de sobra como es. No lo vamos a explicar aquí. Por tanto no estaría de más una buena cura de humildad una vez visto, comprobado y requeté comprobado que no es infalible, debería de aplicarse el cuento y entonar el mea culpa que una buena parte de la afición le está clamando.

Belmonte se salva de la protesta generalizada de la afición porque no hay público en el Estadio. De haberlo ya habría visto más de una pañolada y oído más de un ‘fuera, fuera” como escucharon otros en su día tan buenos o más que él. Los sueldazos que se llevan cada mes él y Breis llevan incluidas estas cosas, aunque conviene aclarar que en el mercado libre de empresas cada jefe se marca el sueldo que considera oportuno y nada que objetar en ese sentido Cobre 9.000, 6.000, o16.000 euros o los que sean. Da igual. Siendo legal no hay nada criticable. Y lo decimos así de claro.Pero también es cierto que se escapa de las protestas de la afición porque no hay público. Si no, iban a saber lo que vale un peine. Que se pongan las pilas y que fichen ya a un entrenador como Dios manda por su propio bien y por la cuenta que le trae, con todos los respetos que nos merece Pepe Aguilar, que son muchos y al que le deseamos lo mejor.

Quien lo conoce bien sabe como es. No le viene mal una buena cura de humildad para que se vaya dando cuenta que no se puede jugar a ciertas cosas sin saber

Él sabrá lo que hace en su particular reino y ahí no vamos a entrar. Pero sí vamos a decir lo que no le gusta a la afición, que es ver como su equipo va como los cangrejos, hacia atrás, que se desmorona en lo deportivo sin que su máximo responsable sea capaz de acertar. Igual le viene bien esa cura de humildad para bajarse a la Tierra y darse cuenta que todo el mundo se equivoca. Incluso en su propio Reino.

POSDATA.- Por cierto, llevan mucho tiempo, muchos meses preguntándonos si sabemos dónde está el dinero recaudado en el supuesto partido benéfico que se organizó, -con muchos miles de euros recaudados porque pagó hasta El Tato- entre el Efesé y el Barça por aquella DANA que asoló el Campo de Cartagena. Nosotros no tenemos la respuesta. Y muchos de los ayuntamientos implicados la desconocen. ¿La tendrá Belmonte o tampoco lo sabe?

POSDATA 2.- Pepe Aguilar es, de momento, el nuevo inquilino en el banquillo del Cartagena. En el filial lo estaba haciendo la mar de bien, ojalá y sea capaz de hacerlo con el primer equipo y lo salve del pánico en que se encuentra sumido. Con esta decisión Belmonte demuestra que no quiere, o no puede (por el límite salarial) gastar más, lo que dejaría a las claras que la casa se empezó por el tejado. Y suerte a Pepe, que la va a necesitar.

El Reino de Belmonte o una buena cura de humildad
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios