HASTA CUATRO CLARAS OPORTUNIDADES MARRADAS EN LOS ALBINEGROS

El síndrome de las ocasiones falladas

De nuevo el Cartagena dejó pasar la oportunidad de acabar un partido tranquilo. Lo mejor de todo fue la victoria porque los futbolistas albinegros gozaron de hasta cuatro claras ocasiones para haber aumentado el marcador.

Isi Ros se lamenta tras marrar una ocasión de gol/Foto: RAÚL VELASCO-SCT
Isi Ros se lamenta tras marrar una ocasión de gol/Foto: RAÚL VELASCO-SCT

El 2-1 final fue lo mejor de un partido que acabó generando muchas dudas entre los seguidores cartageneristas después de comprobar las clarísimas ocasiones de gol que dispusieron.

Todas las ocasiones claras de gol llegarían tras el descanso y después del gol del San Fernando. Primero sería Quique Rivero quién, en el minuto 68 y con un disparo muy bien orientado el balón saldría muy cerca del poste izquierdo de los gaditanos.

Diez minutos más tarde, en el 78, Artiles disfrutaría de una clarísima oportunidad para aber establecido lo que habría supuesto el 3-1. Pero el canario se trastabilló y acabaría perdiendo el esférico cuando lo fácil parecía que era marcar.

En el minuto 87 la ocasión clara como el agua era para Isi Ros, pero tampoco estuvo acertado. Lejos de ello, se lío y acabaría cayendo al suelo tratando de jugar el balón de cualquier manera, hasta de cabeza lo intento ante la desesperación de la grada.

Y por si era poco Germán, en el minuto 94 y tras una escapada en solitario prácticamente desde el centro del campo y conduciendo todo ese tramo con el balón en sus pies, en el ‘uno contra uno’ ante el meta Germán acabaría disparando ‘al muñeco’ dejando pasar por alto la más clara ocasión de todas. Pocos segundos más tarde el árbitro acabaría señalando el final de otra surfida tarde en el Cartagonova.