La sorprendente historia de un joven paraguayo ignorado por su propio país

Damián Agüero es uno de los tantos juveniles ‘europeos’ ignorados por la Asociación Paraguaya de Fútbol. El talentoso volante de 18 años es una de las joyas del Atlético de Madrid y aún sueña con ser parte de la Albirroja Sub 20.

damian-aguero-es-una-de-las-joyas-del-atletico-de-madrid-_800_557_1190360

Damián es uno de los tantos paraguayos que tuvo que abandonar Paraguay de niño (a los 9 años) para adaptarse a una difícil y nueva sociedad. Como muchos otros, fue a España detrás de su madre, que quería un mejor futuro para él.

Aunque en los primeros tiempos sufrió bastante el cambio brusco en su vida, pues se encontraba sólo en España sin sus amigos de infancia, el destino le tenía guardado un gran futuro a quien ha pasado por ser de los talentos más prometedores del Atlético de Madrid.

Agüero es un volante zurdo de 18 años. Es titular indiscutible en su categoría, el juvenil A, que vendría a ser la sub 18. Antes de ir a España solo jugaba futsal en el Teniente Fariña de Caacupé, ciudad que lo vio nacer.

Cuando fue a España estuvo un año ‘colgado’ sin hacer prácticamente nada, pues por problemas de documentos y otros inconvenientes ni a la escuela pudo ir, ya que el calendario escolar es totalmente diferente al de Paraguay. Más adelante, el volante paraguayo pudo realizar las pruebas en los equipos inferiores en el Torrevieja y de ahí lo llamaron para ir a probar al Atlético de Madrid, donde se quedó tras su primera prueba.

YA ENTRENÓ CON EL “CHOLO”

Damián Agüero ya tuvo inclusive la oportunidad de foguearse con las estrellas del Atlético de Madrid. Fue convocado varias veces para entrenar con el plantel principal, bajo las órdenes de Diego “Cholo” Simeone. “La verdad que es una sensación única, es muy lindo compartir con figuras del fútbol mundial. Ya como cinco veces fui a entrenar con el plantel de Primera y uno trata de disfrutar al máximo cada instante. Mi entrenador (del juvenil A) es el que me dice que el 'Cholo' quiere contar conmigo. La verdad uno se siente muy bien dentro del grupo, nadie te trata de menos y a pesar de que son grandes jugadores, humildad les sobra”, comentó días después.

Ahora espera tener mejor suerte en el Cartagena con el padrinaje de Juan Ignacio Martínez.