‘PALO’ DEFINITIVO AL DEPORTIVISMO

El TAD da la razón a LaLiga, el Depor desciende definitivamente a Segunda B y el Fuenlabrada estará en el calendario de la Liga Smartbank

El golpe ya es definitivo. No hay vuelta atrás. Golpe muy muy duro a todo el deportivismo. En la madrugada de este jueves se conocía un fallo del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), dependiente del Consejo Superior de Deportes (CSD), que deja sin opciones al Deportivo de las opciones de permanencia al dejar sin efecto el expediente que estaba abierto al Fuenlabrada en la Real Federación Española de Fútbol, que podía suponer el descenso del conjunto madrileño y la salvación de los blanquiazules. El TAD entiende que el juez válido para juzgar esos hechos es el de la Liga, que ya dio carpetazo al asunto. Una decisión que además llega a apenas unas horas de la reunión clave en el CSD entre Liga y federación para acordar el calendario de competición
HG22P32F2_193727

El Dépor llevaba ininterrumpidamente en el fútbol profesional desde 1981. Los blanquiazules ascendieron ese año a la categoría de plata, subieron a Primera en 1991 y disfrutaron de la mejor etapa de su historia. En ella, ganaron seis títulos oficiales, una Liga, dos Copas del Rey y tres Supercopas de España, además de disputar cinco temporadas consecutivas la Liga de Campeones.

Después de veinte años en la élite, descendieron en 2011, subieron el siguiente curso, bajaron otra vez en 2013 y ascendieron de nuevo a la primera en 2014. Tras cuatro temporadas en la máxima categoría, el Deportivo descendió en 2018 y el año pasado dejó escapar el ascenso en el último partido del 'playoff', en el que dilapidó un 2-0 que había cosechado en su campo. Este curso, en el que partía con el objetivo de luchar de nuevo por subir, ha bajado a Segunda B.

Concluye un año dramático para los coruñeses, orgullo del fútbol español en sus tiempos de gloria y con jugadores míticos como Rivaldo, Donato, Djukic, Fran, Valerón... Acabaron como colistas al final de la primera vuelta pero fueron resucitados después por Fernando Vázquez, que les llegó a sacar del descenso hasta el brutal hundimiento de los últimos partidos, que les manda a la categoría de bronce. Un final raro, marcado por el coronavirus y los protocolos, pero no caben excusas. El Depor desciende al infierno por sus pecados. Y ya es definitivo. Caso cerrado.