viernes. 07.10.2022

Se acabó el amor eterno

El Cartagena está en Segunda B básicamente porque algunos de los futbolistas fichados a bombo y platillo y a golpe de talonario. Luego entraremos en quien tuvo la culpa, si Ángel Quirantes, Paco Gómez o al Lucero del alba pero a mí nadie va a quitarme de la cabeza que...
El Cartagena está en Segunda B básicamente porque algunos de los futbolistas fichados a bombo y platillo y a golpe de talonario. Luego entraremos en quien tuvo la culpa, si Ángel Quirantes, Paco Gómez o al Lucero del alba pero a mí nadie va a quitarme de la cabeza que esta temporada que quiero olvidar ha sido la que peor recuerdo me ha dejado en muchos lustros de ver partidos, partidos y más partidos del Cartagena. Nunca jamás había visto una plantilla tan indolente, tan poco comprometida y tan incapaz.

Recuerdo que el último descenso a Segunda B en 1988 fue otra cosa. Al menos me quedó aquella percepción, la de futbolistas que no pudieron dar más de sí. Pero muchos lo sintieron de verdad. Hablo de los Sebastián, Paco López, Paco Sánchez, Trasante, Chocano, Alfonso, Emiliano Arango, Sagarduy, Brizzola, Estevi, Miguel Requena, Bartolo, JR Egea, Amorós, Pedro Cordero, Manolo Requena, Paco Machin, Juanma o Martínez. Casi todos, excepción hecha de algún que otro, gente de la casa que sintieron muy de veras aquel batacazo.

Han pasado los años y hoy veo a los Álvaro Antón y Dimas presentarse con el Recreativo y decir que quieren olvidar el mal año que pasaron en Cartagena, o Ander Lafuente en Ponferrada escondiendo el cartagenerismo que aquí exhibía aparte de negar lo innegable con un morro increible. Por no hablar de Txiki, toda una decepción como persona quien se ha ido echando pestes de Cartagena aún no sé porqué. Y de Goiría ¿para qué os voy a hablar? Pobre Mirandés. Y para qué acordarnos de los porteros, Juanma y Reina o Reina y Juanma, que tanto monta. Los dos más malos que hechos de encargo ¿Y qué os creéis, que se van a acordar del Cartagena? Para qué hablar de los Josemi, Manolo Gaspar, Manu Torres, Kijera y compañía. Menuda banda.

Ahora, digo, todo es mentira. Ellos se van y nosotros nos quedamos. Ellos ya están en otra historia después de no haber demostrado nada en Cartagena. Podría citarlos a todos y sólo unos pocos se salvarían, la dignidad de Mariano Sánchez o del propio Toni Moral (de los pocos que he oído decir que no le habría importado jugar en Segunda B) o de Chus Herrero, también me lo dijo un día Abraham Paz que no se le caerían los anillos. Jugadores de los de antes no como estos futbolistas de pacotilla que hemos tenido que sufrir. Apañados van a ir algunos de los equipos que lo han fichado pero en fin, esto es lo que hay.

Demuestra que se acabó el amor eterno a unos colores, que los jugadores se van y si te he visto no me acuerdo. Hace muchos años me dijeron que los futbolistas eran lo peor que tenía el fútbol. Hoy me acuerdo de algunos de los que hemos tenido esta temporada en el Cartagena y no puedo evitar acordarme de aquella frase. Espero que estos que vienen sean mejores que los que se han ido. Aunque eso me temo que no va a ser difícil.

Se acabó el amor eterno
Comentarios