SIMóN RUIZ FERRER |INGENIERO QUíMICO Y SOCIO NúMERO 13 DEL FC CARTAGENA

Al hilo de todo ello…(o “una sola voz de aliento”)

Ahora sí, ahora o nunca (-que diría el tango-); todo ello encaminado a “esa única voz de aliento” que debe ser, y hago hincapié, debe ser, nuestro campo.El equipo, desde mi punto de vista, no debe tener el más mínimo reproche. Una vez superada la presión de la “salvación”, nos...
Ahora sí, ahora o nunca (-que diría el tango-); todo ello encaminado a “esa única voz de aliento” que debe ser, y hago hincapié, debe ser, nuestro campo.

El equipo, desde mi punto de vista, no debe tener el más mínimo reproche. Una vez superada la presión de la “salvación”, nos llega otra, otra presión impensable, otra jamás conquistada, es la del “ascenso a primera”, que a mi manera de ver, una vez logrado el objetivo inicial de la permanencia, no debería ser así y si, gracias al buen juego, buenos resultados, buen grupo humano, estamos en “ese sueño del ascenso”, deberemos, desde el minuto uno al minuto noventa y tantos, estar ahí, como única voz de aliento.

Bajo ningún concepto, debe oírse una sola voz altisonante en contra de los nuestros y ¡ojo!, pueden darse condiciones adversas, debido a que los rivales que pasarán sucesivamente por el “Cartagonova”, no van a ser “peritas en dulce”, van a venir buscando idénticos objetivos, ahí es nada, Real Sociedad, Hércules, Numancia, Levante, Elche incluso, y otros, con objetivos distintos, pero importantísimos, Murcia, entre ellos, etc. Lo digo porque, aunque se tuerzan las cosas, como ha ocurrido en varias ocasiones, la última vez ante el Cádiz; con sorpresa, vi aparecer algunas muestras de disgusto, (pocas por cierto), disgusto que comparto yo también, pero sin manifestaciones públicas negativas; sino que ese disgusto, se transforme decididamente, en apoyo total e incondicional, y esa única voz de aliento, como potencial jugador nº 12, esté “a muerte”, con el Cartagena.

Amigos unidos por el fútbol, poco es lo que nos va a costar y mucho, pero mucho, mucho es lo que podemos lograr por primera vez en nuestro, tantas veces depauperado y devaluado, fútbol cartagenero: “la gloria de la 1ª división”, jamás pensada; y que esta afición que ya tiene conseguido el “sobresaliente”, consiga lograr una matrícula de honor “cum laude”. El equipo lo va a agradecer sobremanera y consecuentemente, la ciudad de Cartagena.