viernes. 07.10.2022

El Icue…y el desovar de un Tirado

Mi querido Icue, llevo cuatro días dándole vueltas al desove de un muchacho que no es golfo como tú que, como pudo definirte Lauro Olmo, eres “Golfo de bien llamada”, héroe de la calle, pillo de grandes pilladas para matar el hambre y no quedarte descolgado de la vida. Tú...

Mi querido Icue, llevo cuatro días dándole vueltas al desove de un muchacho que no es golfo como tú que, como pudo definirte Lauro Olmo, eres “Golfo de bien llamada”, héroe de la calle, pillo de grandes pilladas para matar el hambre y no quedarte descolgado de la vida. Tú querido bribón bien pudiste ser un muchacho de esos relatos de Lauro.

Tú siempre anduviste por las calles, a la que saltaba. Te hiciste mayor y pícaro de taberna y farras nocturnas y todas las penas habidas fueron tus alegrías. Y con toda esa carga de calle y poca escuela reglada siempre fuiste educado, muy educado, tanto que jamás, y menos en casa ajena, se te hubiera ocurrido vomitar esas frases que vomitó, desovando, un tal Carlos apellidado Tirado, que dice vino al Cartagonova para: “En la última jugada reírme de ellos- cartageneristas- por vosotros - murcianistas-”.

Te cuento: érase que un niñato, debiendo venir a jugar al fútbol, vino a desovar al Cartagonova unas declaraciones que, aunque las niegue, pida perdón a sus compañeros futbolistas de FC Cartagena y no lo haga con los aficionados y masa social cartagenerista se deben a que este chulesco joven quiso mofarse al no saber hacer otra cosa.

Tiene guasa este jienense que, emigrado de Andalucía hacia el norte, más concretamente hacia Eibar y San Sebastián donde, en lugar de considerarlo futbolista, lo consideraron como un vulgar y corriente maketo obligándole a emigrar hacia tierras más cálidas. Su emigración se parece al salmón que, del mar emigra a los ríos de altura y fríos y de nuevo vuelve a las aguas marinas calientes para desovar.

Esto es lo que le ha pasado a este alevín de no sé qué. Bajó de las frías aguas del cantábrico para desovar a las cálidas del Mediterráneo. Vino, depuso, inició un pequeño baile y marchó a la huerta a desovar las últimas huevas que le quedaban. Mala cosa es desovar en la huerta, no por nada, simplemente no es lugar propicio, por el calor, aguas escasas y contaminadas y otros menesteres que impiden a los asalmonados embriones se queden en salmonete que es al fin y al cabo en lo que auguro se quedará esta sanguijuela que trató de desovar en los ríos de Guadalquivir en Úbeda, Ego en Eibar, Urumea en San Sebastián y el poco caudaloso y contaminado Segura en Murcia.

El desove de este que más que Sutil, es Tirado, 26 años le contemplan, se ha convertido en un desove desagradable, de desprecio, de chulería hacia toda una afición y ciudad: “Bueno chavales. No me arrepiento de nada de estar en el Real Murcia. Es un club de Primera y una afición de Primera. Espero que el Murcia esté el año que viene en Primera y el Cartagena baje a Segunda B. En la última jugada me he reído de ellos por vosotros”.

Querido Icue con este su desovar  del tal Tirado nos ha demostrado su gran tosquedad, torpeza, simpleza, tontuna, estupidez y cortedad que son justamente lo contrario que hubieran representado de haber farfullado haciendo uso de lo sutil propio del apellido paterno.

Sutil, amigo Icue, proviene del vocablo latino “subtīlis” y hace referencia a algo o alguien que es delicado, agudo, ingenioso, tenue o perspicaz y siempre asociado al talento.

¡Icue! Después del farfulleo, debes darte cuenta que el tal Tirado no ha hecho uso, no debe conocerlo, del término correcto de su primer apellido utilizándolo cuando justamente no desea decir algo con brusquedad para evitar lastimar al oyente o generar una reacción negativa. El Tirado, justamente, hizo lo contrario.

Mire usted, D. Francisco Sutil Tirado: Lo sutil es tan sutil que, como  no figura en manuales de instrucciones, usted no lo ha aprendido. Lo sutil es tan discreto que se esfuma en cuanto huele falsedades; es tan pequeño, esencial, consecuente, intangible, imperceptible, latente, agudo, fino, ingenioso e inteligente que es el verdadero gusto de la vida que usted, gambito del aire, no posee.

Usted, con su desove, ha sido provocador, grosero, un ineducado de órdago, de eso se habla mucho en Donostia y no conocedor de los espacios de las buenas maneras. Para el Icue, y desde su momento del domingo pasado a la hora del vermut, usted es un contumaz faltón, un espectacular impertinente con rotunda grosería. Jamás, es demasiado, podrá o sabrá  pronunciar palabra o frase de elogio y cortesía.

Adiós y por favor se lo pido, como Icue que soy,  ¡Sutil Tirado! deje de darnos el coñazo. Nos cae fatal.

Pedro-Roberto J.P. En un “Rincón para Doce”. Dies 11/2: Ante diem quartum Nonas Novembres.
http://lamedusapaca.blogspot.com En Twitter: @Logrocartg.

El Icue…y el desovar de un Tirado
Comentarios