sábado. 24.09.2022

El Icue y…el “ecce homo” del FC Cartagena

Querido Icue, existen en la Ciudad Portuaria, yo los he visto y hasta oído, una serie de mentideros, tertulias, chismógrafos, intoxicadores y cuentistas que todas las semanas, días y meses, desde que el FC Cartagena se precipitó en el fondo de la clasificación liguera, es decir, desde que acabó la...

Querido Icue, existen en la Ciudad Portuaria, yo los he visto y hasta oído, una serie de mentideros, tertulias, chismógrafos, intoxicadores y cuentistas que todas las semanas, días y meses, desde que el FC Cartagena se precipitó en el fondo de la clasificación liguera, es decir, desde que acabó la pasada temporada y comenzó ésta que está a punto de morir, vienen a contarnos que el equipo anda, no saben muy bien, si zombi o zumbado. todos esos a los que llaman, tontos de capirote y analfabetos del lenguaje, deambulan taciturnos, con esa su mirada turbia perdida en el horizonte y en conversación introspectiva con sus demonios particulares, que no son pocos.

Ya sé amigo Icue que, desde esos días tristes de julio y agosto, tú has montado guardia en la puerta de la clínica del Cartagonova cavilando para diagnosticar, si no te lo contaban, por qué la orina del Efesé tenía tan mal color y por qué los enfermeros de la pluma no se habían dado cuenta, ni predicho, ni deseaban comunicarlo para no enojar al Doctor jefe de la clínica Cartagonovense. Menudo papelón. No deseaban, dicen, descontrolar la situación, ni causar la mínima bulla. Ahora comprendo los motivos del silencio: Todo era bisoñez de  refinados espíritus descorbatados viendo más al pato Donald, personaje de Disney, en lugar de ver una Paloma, pieza por cobrar.

Pero, hélas!, hete aquí que un vocero intoxicador-chismógrafo salió del mentidero, se le rompió el pico y comenzó a píar todos los resultados de esa analítica en la que ha estado envuelto este FC Cartagena de nuestros desvaríos:

 El FC Cartagena lleva toda la temporada de quirófano en quirófano, una procesión de batas, no verdes, en este caso blanquinegras no ha cesado de recorrer, bisturí en mano, los pasillos de la UVI del Cartagonova. Más que médicos, parecían miembros de una extraña cofradía de investigadores científicos en busca de huellas genéticas. Exploradores recorriendo las cordilleras de un cuerpo deportivo triturado por el mal de bajura.

Dicen que, comenzar caído, fue brutal y que el enfermo, desde entonces, está descoyuntado; que entró en el hospital con fallo multiorgánico; que los médicos, tres, a duras penas lograron aliviarle las dolencias y ahora permanece estable dentro de su extrema gravedad, ahora tiene fracturados todos los huesos del cuerpo y parece un “ecce homo”. “Da penita verlo”, cuentan.
La sala de espera ha sido y está siendo un constante hervidero de nervios. Para matar el miedo, los cartageneristas desnudan sus angustias y pasean sus anhelos, mientras ven pasar la procesión de batas, en este caso, verdes a través del ojo de buey de las puertas batientes. De cuando en cuando, una enfermera grita: “¡Familiares del FC Cartagena!”. Y un médico asoma la cabeza para cumplir el ritual: “Tranquilos, señores; estamos haciendo todo lo posible; un poco de paciencia”. Y la puerta se vuelve a cerrar.

Llevan así nueve meses, nueve meses operando. Y lo hacen sin parar. Ayer entró el cirujano jefe. Un tipo serio, de riguroso ademán. Les miró cara a cara. Sentado en mitad de la sala, contó que el enfermo sigue mal, comatoso, pero que no pierde la esperanza. No llevaba la bata verde, ni un bisturí en la mano, como si fuera consciente de que ayer tocaba operar con la palabra. Estuvo un rato largo. Cuando se despidió, los familiares del FC Cartagena le vieron marchar pasillo abajo. Y alguien gritó: “¡Por favor, vuelva usted mañana!”. El problema, amigo Icue, lo digo ahora como antes sin rubor, el Efesé no tiene cura. ¡Ay, ay, ay!

Pedro-Roberto J.P. En un “Rincón para Doce”. Dies 4/18: ante diem quartum decimum Kalendas Maias. Nº 224.
http://lamedusapaca.blogspot.com. En Twitter: @Logrocartg.

El Icue y…el “ecce homo” del FC Cartagena
Comentarios