sábado. 24.09.2022

El Icue y…un encallado FC Cartagena

Icue, por favor escríbelo, vocéalo, grítalo, ¡que todos lo oigan!, el Efesé está envuelto en una nube de zozobras. Pide a Dios, a Nuestra Señora de La Caridad y a los cuatro santos cartageneros que le ayuden.  Este equipo está mal, enfermo, sin recursos y con pocas reservas. Tan mal...

Icue, por favor escríbelo, vocéalo, grítalo, ¡que todos lo oigan!, el Efesé está envuelto en una nube de zozobras. Pide a Dios, a Nuestra Señora de La Caridad y a los cuatro santos cartageneros que le ayuden.  Este equipo está mal, enfermo, sin recursos y con pocas reservas. Tan mal está que, desde ayer, el FC Cartagena es, y bien que lo siento, un barco escorado, encallado, casi sumergido, y no sólo porque en los cuatro últimos partidos haya conseguido dos raquíticos puntos, le hayan marcado siete goles y solamente haya marcado tres, sino porque aun comandando el primer puesto de la clasificación anda un tanto zombi, tratando de no agotar la reserva de puntos y con  todos los boletos para jugarse, en igualdad de oportunidades, la lotería del ascenso con el añadido de la promoción, con los Real Jaén, CD San Roque de Lepe, UD Almería B, Albacete Balompié, Arroyo CP, Cádiz CF y...

Ya sé que tú, Icue, participas y estás aliado con los que manifiestan: “esto no ha hecho nada más que empezar, quedan por jugarse 28 jornadas y 84 puntos; hay que ser optimista porque la botella todavía está medio llena”. El escribidor, realista él, debe vocear por si acaso: ¡Cuidado! Y, como decía aquel, “ojo al dato” porque ni están todos los que son, ni son todos los que están.  Por lo tanto el  contramaestre “Pato” debe ¡yaaa! elevar sus rezos a la advocación, que tenga a bien y suplicarle protección, de lo contrario “el Paloma” puede ponerse nervioso y, ahora que ya la veda está abierta, salir de caza a por otras piezas y es que entre aves de pluma anda el juego.

Arroyo de la Luz es una pequeña ciudad. Todos sus habitantes  caben en un estadio de pueblo pequeño. Su equipo de fútbol, que tiene unos presupuestos de miseria,  ha condenado a la indigencia, venciéndolos, al que dicen, a ti Icue ni se te ocurra, es un equipazo, el Barcelona de la Segunda B, con un presupuesto que sobrepasa en varios millones de euros a la plantilla futbolística arroyana y que representa a toda una Trimilenaria Ciudad, excedente en más de 210.000 habitantes a la ciudad cacereña.

El partido, disputado ayer en ese Cartagonova en el que caben tres pueblos como ese simpático Arroyo de la Luz, me da la sensación que fue un partido de pasatiempo en el que el FC Cartagena, representante, dicen, de la soberanía futbolística del Grupo IV de la Segunda B, fue irrespetuosamente asediado y acorralado. Los arroyanos, jugadores veteranos entusiastas, se acercaron a la ciudad portuaria sin megáfonos, ni  pancartas y se divirtieron burlando cartageneristas, como se divertían los indios del Orinoco, con no menor destreza que los nuestros, hasta hace un mes capeadores, burlando caimanes. 

Dices, querido Icue, que éste, no sé si te refieres al nuestro o al de ellos es un equipo de fútbol. Tienes razón, ambos lo son. El nuestro iba y va de rico. Ellos vinieron tan de pobre que hasta tuvieron que prescindir del preparador físico por razones económicas. Ellos llevaban dos partidos perdiendo, se han acercado hasta La Rambla, han ganado y se han puesto en posición de  desahogo. El FC Cartagena lleva en crisis un mes y ya me dicen se ha colocado a sus espaldas el cartelito de pobre, de pobre lastimoso y desgraciado.  El FC Cartagena, desde el empate con el CD San Roque de Lepe, lo que sucedió en Sevilla y Cai, es un equipo morboso pidiendo compasión y me temo que con denominación de origen.

Icue, yo no quisiera que el Cartagena enfatizase su desgracia, sino explicara sus circunstancias. No quisiera que este equipo, sí, ya sé comanda el grupo, entrara a formar parte de esos equipos marginados y situados por debajo de los puestos que no dan opción a jugar la fase de promoción y que no hacen otra cosa que llorar a lágrima viva. No quisiera Icue que este equipo entrara, racaneando, en el pordioseo. Quisiera que volviese a pintar la banderola cartagenerista en su corazón para que ondease como partidos atrás ondeó. Y, tu Icue, volver a escribir, gritar, vocear y decir ¡OLE! para que nadie haga mención de rescatarlo. ¡Ay, ay, ay!

Pedro-Roberto J.P. En un “Rincón para Doce”. Dies 10/24: ante diem quartum Kalendas Novembres. Nº 262.
http://lamedusapaca.blogspot.com.

El Icue y…un encallado FC Cartagena
Comentarios