miércoles. 17.08.2022
Ricardo Díaz-Manresa | Periodista

Mis queridos y fieles 10.000

En Sportcartagena, sin ir más lejos, he alabado a mis queridos y fieles socios del FC por los que tengo una cariño entrañable, especialmente por los de tantos años de desierto, por los 2.000 héroes, por los que han recibido del club –gran detalle- el premio Fidelidad en la última...
En Sportcartagena, sin ir más lejos, he alabado a mis queridos y fieles socios del FC por los que tengo una cariño entrañable, especialmente por los de tantos años de desierto, por los 2.000 héroes, por los que han recibido del club –gran detalle- el premio Fidelidad en la última hornada de socios, fieles entre los que afortunadamente me encuentro. Sería estupendo poder ver todos mis artículos en Sport, dos o tres de los cuales se los dediqué a los socios desde mi emoción cartagenera, que es mucha.

Me he hartado en mi vida de repetir la famosa anécdota del cura, aquel que ponía verdes a los que iban a la Iglesia y a Misa pidiéndoles imposibles hasta que uno se hartó y le dijo :
  • Salga usted a la calle y se lo dice a los que no vienen, no a nosotros.
¡Dios me libre de meterme con los socios y con los espectadores que van y p
agan! No lo he hecho nunca ni lo haré porque es absurdo además de muy injusto. Y me acusan de ponerlos verdes desde Madrid, pero –amigo- si se me saltan las lágrimas de agradecimiento por verlos sentir, apoyar y pagar lo nuestro.

Por eso:

1.- Alabo y quiero a los 2.000 de siempre, a los que habría que hacerles un monumento porque son cartageneros de verdad. Mis preferidos. Les estaré agradecido siempre por apoyar a mi FC en las duras porque no hubo maduras. Cada vez que pienso en ellos me emociono.

2.- Chapó para los que se sumaron a ese número mítico y escaso antes de la temporada y en la temporada del ascenso y lo agrandaron. También cartageneros de pura cepa.

3.- Mi agradecimiento y mi veneración a todos los socios que se sumaron después del ascenso. Les importa Cartagena y quieren que seamos grandes. Comprendo incluso que en las etapas anteriores no quisieran sufrir. Fueron demasiados palos y decepciones insoportables.

4.- Y mi olé y mi alegría por los 2.000 que pasan por taquilla hasta completar los 10.000 famosos. Quieren apoyar una ciudad, un proyecto y una realidad.

O sea, por si no ha quedado claro, vivan los 10.000, uno a uno y en grupo. Esos son los que nos hacen falta en Cartagena.

Lo que yo quería decir, y lo sigo preguntando, es ¿dónde estaban los demás?. Lo que me pone negro es que después de estar líderes, destacados, imbatidos y haber dado una paliza al Murcia (1-4) , cúmulo de circunstancias que Dios sabe si se volverá a repetir, no estuviera el campo lleno diciendo ¡Gracias!

No he escrito nunca nada -ni pensado- contra los que fueron –estaría loco- sino contra los que no aparecieron en un momento que no sé si –lo repito- se volverá a vivir. Y lo mantengo. Esa es la parte de Cartagena que no deja a la otra desarrollarse. En el fútbol y en cualquier actividad.

Por eso la respuesta de un lector es la perfecta : “El fondo de este artículo no es el fútbol”. Exactamente es Cartagena. Reaccionamos siempre igual.

Espero que poco a poco la cultura del fútbol de calidad se implante en nuestra tierra, se incorporen más jóvenes como socios, se consolide el equipo en los puestos de arriba, o al menos en la categoría, y la segunda vuelta sea gloriosa y llenemos el campo cuando vengan los grandes.

Pero, perdónenme, la ocasión postMurcia era perfecta, irrepetible, inalcanzable, mítica, histórica y la desperdiciamos. (Los que no fueron, por-su-pues-to. A los que estuvieron, gracias por la lección y el ejemplo. Y a seguir así).

Y que Dios bendiga por los siglos de los siglos a todos los que apoyan al FC. A cada uno de los 10.000 y a los que vengan.

Y a los que vengan, sí. Al menos quiero ver a los 10.000 el domingo con el Huesca, porque una segunda derrota consecutiva no es importante si nos va acompañada de otras tantas. Lo malo es que el Celta, y otros, jugaron –me dicen- en nuestra casa como equipazos y ya ven dónde están.

No entiendo nada de fútbol, me parece que es –como todos los deportes- dictatorial donde solo manda una sola persona (el árbitro), no sé si la alineación completa ante la Real fue la adecuada, tampoco los cambios , ignoro la razón de los descartes, se me escapa el dato de que algún jugador no marca nunca teniéndolo a huevo, desconozco cuál es la causa por la que los cuatro últimos goles han venido por la misma banda. Que me lo diga algún experto. Lo que sí sé es que los responsables de las victorias lo serán ahora de las derrotas.

Mis queridos y fieles 10.000
Comentarios