lunes. 20.05.2024

Ese punto de inflexión, venga ya...

Decía Juan Señor, un señor jugador internacional, un mal entrenador cuando entrenaba al Cartagena hace más de una década, que este equipo se encontraba en todas las jornadas en el punto de inflexión.  Pero la inflexión no aparecía por ninguna parte y el polémico mandamás Luis Oliver tuvo que despedirlo...

Decía Juan Señor, un señor jugador internacional, un mal entrenador cuando entrenaba al Cartagena hace más de una década, que este equipo se encontraba en todas las jornadas en el punto de inflexión.  Pero la inflexión no aparecía por ninguna parte y el polémico mandamás Luis Oliver tuvo que despedirlo y traer a Miguel Rivera.

Ahora mismo me acuerdo de Señor y de ese punto de inflexión que el FC Cartagena de hoy precisa más que nunca para empezar  a enseñar sus dientes y demostrar que es uno de los 'gallitos' del igualado grupo 4º. La inflexión la pintamos  como un trampolín, como una lanzadera vital para que dentro de cuatro jornadas los albinegros pueden plantarle cara al Cádiz estando cerca de él.  No es lo mismo hallarse, por ejemplo, a dos puntos de los cadistas que a ocho o nueve.

Este Cartagena 'empatador' como nadie tiene que ir por lo derecho a buscar la suma de puntos de tres en tres y la próxima posibilidad de  conseguirlo aparece en Arroyo de la Luz, después del intento en Lucena en cuyo estadio pudo ocurrir todo y al finan la ganancia albinegra fue de un punto. Tampoco es para tirar esta ganancia a la basura, pero sabrá a poco  ese 0-0 si no se triunfa este domingo en el sintético terreno arroyano con todas las incomodidades añadidas por un equipo con la moral alta por su 2-2 en La Condomina ante el líder UCAM CF.

Ese punto de inflexión, venga ya...
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios