jueves. 23.05.2024

Sangre, sudor y lágrimas

GUILLERMO MONTOYA   Durante la Segunda Guerra Mundial, el destructor H.M.S. Kelly, al mando de Louis Mountbatten, se hundió en el Mediterráneo con toda su tripulación, tras ser bombardeado por los alemanes en la batalla de Creta. El sufrimiento y los recuerdos de los sobrevivientes, es lo que se narra en esta...
GUILLERMO MONTOYA
 
Durante la Segunda Guerra Mundial, el destructor H.M.S. Kelly, al mando de Louis Mountbatten, se hundió en el Mediterráneo con toda su tripulación, tras ser bombardeado por los alemanes en la batalla de Creta. El sufrimiento y los recuerdos de los sobrevivientes, es lo que se narra en esta historia...

Sangre. Es lo que queremos ver en el terreno de juego. No sangre como la del pobre Lens, que estaba totalmente mareado y no podía ni caminar en línea recta, pero sí sus ganas de volver a jugar. Sangre deportiva. Bombardear al rival hasta derrotarlo, hundirlo y destruirlo en el terreno de juego. En la batalla del fútbol, la táctica y la estrategia te hacen ganar muchos puntos, pero hace falta más. Hay que morder, hay que acosar, hay que buscar el punto débil del enemigo y explotarlo. Es posible que tengamos un brillante ejército de mariscales de campo y nos falten soldados. Parece que en diciembre se arreglará. De momento necesitamos donantes de sangre para el equipo.. ¡y de manera urgente!

Sudor. Nos sobra calidad y nos falta intensidad. La que le sobra a Sergio. Igual que Sergio Busquets, se ha convertido en el motor y el alma del equipo. Es normal que termine los partidos exausto. Y es normal que tenga ofertas de otros equipos. Una pena que nuestro cartagenero se pueda marchar. Si tiene la posibilidad de mejorar, sería lo normal. Imaginemos por un momento el mejor equipo que ha pisado la tierra: Brasil del 70. Félix, Marco Antonio, Carlos Alberto, Brito, Piazza, Clodoaldo, Gerson, Jairzinho, Rivelino, Pelé, Tostao. No me he vuelto loco, es imposible compararnos. Pero imaginemos que hubieran jugado atados entre sí con unas cuerdas y no se hubieran podido mover por el campo a su libre albedrío. Ya no sería lo mismo, ¿verdad? Somos un equipo muy previsible, muy fácil de leer para el rival. Nos falta mucha velocidad de balón y movimientos. Nos falta improvisar. 

Lágrimas. Aún no han llegado, ni creo que lleguen. Creo que es imposible superar la lamentable temporada anterior y estoy convencido de que la dinámica cambiará. Hay afición, hay entrenador, hay equipo y hay gente coherente avalando el proyecto. Falta dar con la tecla adecuada y apretar el botón rojo que haga que todo explote (para bien).  En una temporada se puede ver de todo. Lo cantaba Franco Battiato en "La cura”:

Te aliviaré de los dolores
y de tus cambios de humor
de las obsesiones, de tus manías.
Superaré las corrientes gavitacionales
el espacio y la luz...

Disfruten de los placeres del fútbol y del cine bélico...

Sangre, sudor y lágrimas
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios