sábado. 24.09.2022
OPINIÓN / CT SÍ; CT SIEMPRE

Tierra de emigración futbolística

Se fue Héctor Yuste en busca de nuevos horizontes porque no le servía, creo, a Jim. Pues ha sido titular en los equipos Salamanca, Cádiz, Racing, Hércules. En fin…Puede también, no lo sé, que se desarrollen fuera de aquí. En Cartagena no valen y en otros sitios, sí. Una circunstancia...
Se fue Héctor Yuste en busca de nuevos horizontes porque no le servía, creo, a Jim. Pues ha sido titular en los equipos Salamanca, Cádiz, Racing, Hércules. En fin…Puede también, no lo sé, que se desarrollen fuera de aquí. En Cartagena no valen y en otros sitios, sí. Una circunstancia más de lo complicada que es esta ciudad nuestra. También se ha ido Ros , de apellido idéntico al segundo mío, al Barça, pero este ya valía mucho aquí. Lo mismo en su día que Juanmi. Y tantos otros. No llevo la contabilidad y los pongo según me llegan a la memoria. Tampoco soy, como saben, un especialista futbolístico. Pero está claro que somos carne de emigración futbolística.

Pero sí, se han ido unos cuantos. Y los que faltan, que serán muchísimos. Pero no se alarmen. Es una tradición cartagenera que deja a sus hijos, o les obliga, a buscarse los garbanzos en otros sitios. Y no sólo se reduce esta tradición al deporte. Es en todos los ámbitos. No sé si hay estadísticas pero Cartagena debe ser la primera ciudad de España que tiene más personas en puestos importantes dispersos por nuestra nación y otros países extranjeros para un pueblo  con nuestro censo. Va uno por ahí y salen como hongos.

Unos se van porque tienen unas ambiciones que no las pueden desarrollar en nuestra ciudad. O porque les brindan buenas oportunidades lejos de Cartagena o porque sencillamente aquí no podrían encontrar un puesto de trabajo.

Conozco bien el tema porque me fui a Madrid a estudiar una cosa que me gustaba mucho y ya no pude volver aunque hubiese querido. En más de medio siglo no me hicieron ni una oferta, ni una, rechazable o apetecible. Me río yo cuando me dicen que qué he hecho yo por Cartagena. 

Pues amarla y defenderla muchísimo desde la distancia y en mis frecuentes visitas.
Personas importantes, que llegan a altos puestos importantes, los tenemos a puñaos. Díganme, por ejemplo, qué ciudad con apenas 200.000 habitantes entonces, puede presumir ante otras de censos muy, pero que muy superiores, con dos ministros en un mismo Gobierno (Zaplana y Trillo). Y así toreros, catedráticos, futbolistas, rectores de Universidad, novelistas, bailarines, directores de museos famosos. Toda una gama deslumbrante que juntos asombrarían.

El fantasma de la emigración ha asolado Cartagena desde hace muchos, pero que muchos, años. De mi promoción de los Maristas, que nos reunimos por primera vez el pasado octubre desde que dejamos el Colegio entonces en la Plaza de San Agustín, vivían muchos más fuera de Cartagena que dentro. Y así en todas las promociones, profesiones y actuaciones laborales, intelectuales, empresariales, artísticas de todo tipo. Emigración a mansalva.

También se van los que son o pueden ser líderes mientras en Cartagena siempre escasean. Pero como la Naturaleza lo llena todo, pues viene la inmigración y tenemos una eterna alcaldesa de Lugo, un jefe del Puerto que es de Murcia y un dueño del FC, de Jacarilla etc.etc.etc

Y así estamos. Pacogo quiere vender el club y el primer candidato es otro de fuera. Cambio de cromos. Nadie sabe si será para mal o bien pero esa es la primera opción.

Nosotros siempre miramos : a los que están fuera y triunfan, a los que vienen de fuera y nos mandan, y a los que se quedan y los criticamos, a muerte si es necesario.
¿Quiénes se quedan?. Los que tienen un amor muy grande a Cartagena, los que heredan negocios o capital, los que han tenido suerte en encontrar trabajo o los que les faltan ganas de aventura o de lucha. Puede que siempre menos de los que se van.

Y como falta el motor de defender a la tierra que podrían tener bastantes de los que se van y más de uno y de dos de los que están, pues la ciudad sigue estancada, en manos de Murcia y de los políticos profesionales incompetentes pero eternos. En Cartagena tenemos –seguro- muchos paisanos valiosos pero ni se juntan ni emergen salvo excepciones..

Es lo que está pasando desde hace muchos años. Ahora cambiaremos la propiedad del club y esperemos que sea para bien, pero en cuestión de tradición emigración-inmigración seguiremos en las mismas.

Una ciudad que alumbra cerebros continuamente y no los utiliza. Tenemos el genio y la creatividad levantino-mediterránea al servicio de los de fuera.

Díganme ahora si el fútbol no es un reflejo de la foto total de la ciudad. Por eso, me interesa insistir en ello.

Tierra de emigración futbolística
Comentarios