originales

Pero a originales nos ganan pocos

Y esto nos vale unas veces para reírnos, otras para llorar, muchas para sonreir, más todavía para irritarnos, algunas para invitarnos al pasotismo, también al sufrimiento, a lamentarnos de nuestra mala suerte, pero siempre, siempre, siempre, originales. Suerte tenemos poca, pero situaciones para no aburrirnos muchísimas. Pacogo –personaje estupendo para los...