Los albinegros se desangran por los 20 puntos que ya han dejado escapar en su campo

Nada más y nada menos que 20 son los puntos que ha dejado escapar el Cartagena de su recinto y ante su público. Desesperante. Así parece imposible o muy difícil al menos, ser campeón. Y con todo faltan 12 puntos con los que se decidirá el campeón. Está claro que el equipo que dirige Monteagudo tiene poco margen para mejorar, tan sólo le queda la heroica de ganar esos 12 puntos y esperar acontecimientos a lo que hace el Lorca y la presión que ahora vuelve al tejado de los lorquinos.

Sergio Jiménez y Michel Zabaco, cabizbajos tras acabar el partido/Foto LUIS GOODINEZ/SPORTCARTAGENA
Sergio Jiménez y Michel Zabaco, cabizbajos tras acabar el partido/Foto LUIS GOODINEZ/SPORTCARTAGENA  

Pero es evidente que el Cartagena se está desangrando esta brillante temporada por donde más duele, en los partidos de casa. Cualquier equipo que se precie de aspirar a algo significativo, un título, un ascenso, tiene que hacer de su recinto un fortín. Y por ahí justamente es por dónde más están fallando los de Monteagudo.

Este domingo además, saltaba a la vista un agujero tremendo en el centro del campo, sin entrar ya en la floja actuación de Sergio Jiménez, que dista mucho de encontrarse ante su mejor temporada. Llamó la atención la salida del césped de Llorente mientras Gonzalo Verdú se quedó en el banquillo. A veces parece que lo que ve tanta gente no lo ven los que deberían verlo. Pero doctores tiene la iglesia.

El caso es que ya son 20 los puntos que se han  escapado del Cartagonova. Y esa no deja de ser una rémola que, o la arreglan los jugadores del Cartagena o difíciles van a estar cualquiera de los objetivos que pasan siempre, siempre, por ser fuertes en casa. Una condición que para nada cumplen los albinegros y que no logra despejar todas las dudas que dejan después de cada tropiezo casero. Que ya son muchos.