SU GRAN LASTRE DESDE EL INICIO DE LA SEGUNDA VUELTA

La falta de gol, el gran pecado albinegro, acaba pasando factura al Cartagena

Si algún fallo grave ha tenido el Cartagena en la faceta deportiva ha sido su falta de gol. Especialmente durante toda la segunda vuelta, dónde solo hicieron 20 goles y delanteros como Isi Ros o Artiles han acabado con 0 goles. Un lastre demasiado pesado

Foto: FCC
Foto: FCC  

La falta de gol ha sido el gran pecado de la segunda vuelta y en dónde Paco Belmonte debería de hacer una seria reflexión. La falta de goles del Cartagena han sido un verdadero lastre para los albinegros con dos delanteros como Isi Ros y Artiles que no han marcado ni un solo gol desde que llegaron al Cartagonova y en el caso de Arturo solamente el tanto marcado a El Ejido a finales de enero.

Porque si el Cartagena ha tenido algo han sido ocasiones claras para hacer goles pero jornada tras jornada el equipo iba pifiando en esas oportunidades que iban lastrando hasta el punto de ceder una importantísima ventaja hasta bajar al cuarto lugar de la clasificación.

Belmonte fracasó con estrepito a la hora de reforzar al equipo con un buen delantero, lo apostó casi todo al fichaje de Froilán pero en el último instante tuvo que conformarse con la contratación de un Germán al que no se le puede negar su indudable entrega hasta el punto de haber acabado la competición siendo uno de los mejores del equipo. Pero lamentablemente, no se trata de un goleador nato.

Al presidente y dueño a la vez que director deportivo del Cartagena no le cabe otra que hilar muy fino para tratar de reforzar ese hueco claro y evidente, que ha terminado por lastrar definitivamente los intereses del Cartagena. Si no hay gol es prácticamente imposible un ascenso y ha terminado siendo el gran lastre del Cartagena.