EDITORIAL | AL CERRARSE EL MERCADO INVERNAL AL CÉSAR LO QUE ES DEL CÉSAR

Bien por B&B, que tiran la casa por la ventana

Cerrado el mercado de invierno ya puede decirse que el binomio B&B han tirado la casa por la ventana a la hora de reforzar al Cartagena. Han hecho un esfuerzo ímprobo, las cosas como son. Cuando hay que reconocer el trabajo y el esfuerzo se hace sin ninguna cortapisa. Al César lo que es del César. Ahora estos futbolistas deberán demostrar en el césped que Belmonte y Breis han acertado. Se equivocaron de todas todas fichando este verano a futbolistas que no valían y han sabido rectificar. Eso ya es un paso adelante

El Cartagena ya tiene a su nuevo equipo hecho y terminado en un trabajo que no nos atrevemos a decir que ha sido impecable porque hay que esperar como resultan todos y cada uno de los ocho fichajes que Belmonte ha traído para cambiar por completo la dinámica negativa y darle la vuelta a la tortilla. No tiene que haber sido fácil convencer a tantos futbolistas.

Sin título-1

B&B ahora solo tienen que esperar a que su renovación les funcione. El esfuerzo ya lo han hecho

Sólo el hecho de llegar a un equipo colista como el Cartagena suele tirar para atrás a muchos jugadores, no ha sido el caso de ninguno de estos que desde este martes se van a poner a las órdenes de Luis Carrión, al que han procurado traerle a, se supone, que buenos futbolistas y en algunos casos hasta grandes futbolistas como Raúl Navas por ejemplo, que ya se encargó él sólo de remendar el agujero que había en la defensa.

Al César lo que es del César. Y a la pareja B&B lo que es suyo. Hay que reconocer el tremendo trabajo que conlleva desarmar un equipo, examinar los errores y volver a montar otro con futbolistas expertos y contrastados

Pero no va a ser solamente Raúl el que se encargue de arreglar el tremendo desaguisado que había montado en torno a un equipo que muchos cartageneristas llegaron a formarse sus lógicas ilusiones de ver al equipo luchando por la parte de arriba, cuando no había nada más lejos de la realidad.

A Borja Jiménez se le debió de dar la boleta unos cuantos partidos antes, no es por nada pero la ley del fútbol manda siempre y, además, no se tendría que haber contado con el bueno de Pepe Aguilar que tan bien lo está haciendo con el filial, y quizás se debería de haber acortado los plazos para traer a Luis Carrión, el gran tapado que no aparecía en ninguna de las quinielas de los que más saben y que parece haber llegado con las ideas muy claras por lo que dice y por lo que vimos en El Molinón.

Ahora sólo falta que los ocho refuerzos justifiquen el esfuerzo que se ha hecho y que Luis Carrión logre reactivar al Cartagena. Vuelve la ilusión y la esperanza

Las ilusiones y la esperanza vuelven a renacer. Y eso ya es mucho. B&B, si funciona todo lo que han traído, habrá que colgarles las medallas que le correspondan. Han reaccionado aprendiendo de sus propios errores, que han sido muchos. Ellos saben todo lo que se han equivocado y esa es la primera lectura que habría que hacer. Ahora sólo cabe confiar en el trabajo de este nuevo equipo que nos encontramos y que, a priori, parece de sobra capacitado para salir de donde está.

Es el que más se ha reforzado y el que ha puesto el mercado de fichajes boca abajo. Si sale, miel sobre hojuelas. Ahora sólo cabe confiar en ganar los dos próximos partidos en casa ante dos duros de la categoría, como el Real Oviedo y el Rayo Vallecano. Partido a partido, como dice el ‘Cholo’ aunque eso es algo que ya se decía hace décadas, pero Simeone lo ha hecho religión y el Cartagena tiene que hacer lo mismo.