DEFENSA | ADEMÁS DE SUS GRANDES PARADAS

Cinco balones estrellados en los postes de Marc Martínez en los dos últimos partidos evitan más goles

El Cartagena podría haberse retirado en Ipurúa al descanso con un 5-0 en contra perfectamente y a nadie le habría extrañado. Los dos disparos que milagrosamente encontraron la madera y el paradón de Marc Martínez pasada la media hora evitaron otro ridículo.

FCUvcdCXsAEAV4x
Marc Martínez realizó un gran partido sobre el césped de Ipurúa pese a los dos goles encajados // FOTO: FCC

Lo peor no es eso sino que en las dos últimas jornadas, ante el Sporting en casa y este choque frente al Éibar, ya han sido cinco las veces que el balón se ha estrellado en alguno de los postes defendidos por Marc Martínez.

Con el Sporting fueron tres postes, dos en el primer tiempo y otro en la segunda mitad, que vino a dar en la cruceta izquierda del portal cartagenerista. Por centímetros pero no llegó a entrar ninguno de ellos porque, de haberse convertidos en gol, los blanquinegros ya habrían encajado la friolera de ¡24 goles¡ a nada menos que dos tantos exactos por partido, una cifra brutal.

Si estos números están claros quiere decirse que a los blanquinegros le disparan con muchísima facilidad, que defensa, medios y delanteros permiten tantos ensayos desde fuera y desde dentro del área y eso es una de las debilidades que los rivales ya conocen y que tratan de explotarlo todo lo que pueden.

A todo esto no hace falta decir que no contabilizamos las varias intervenciones de auténtico lujo que ha hecho Marc Martínez en estos doce encuentros que han evitado que la cifra aumentase hasta números que serían tan espectaculares como preocupantes. Se trata de un problema que tendrá que atajarse si este Cartagena no quiere sufrir tanto como lo hizo en la pasada temporada