CON CINCO CASOS EN LA ACTUALIDAD, TODOS ELLOS CONFINADOS Y A LA ESPERA DE SU MEJORÍA

El Cartagena hace ‘un alto en el camino’ para frenar un posible brote de Covid en su plantilla

La pandemia del Covid, que hasta la fecha estaba respetando bastante a la plantilla del FC Cartagena, parece afectar más de la cuenta en los últimos días con lo que el temor a un posible brote de virus crece en el entorno del club albinegro. Para ello, y aprovechando el descanso liguero para que se celebren los octavos de final de la Copa del Rey, Luis Carrión decidió, junto al resto de responsables del plantel cartagenerista, hacer ‘un alto en el camino’ para volver este lunes a la actividad.

Sin título-1

El balón se para este fin de semana para el Cartagena, el Covid amenaza

Lo cierto es que la pandemia, como en cualquier parte el mundo, sigue haciendo de las suyas también en el mundo del fútbol y el FC Cartagena no iba a ser una excepción.

A los cinco casos ya detectados (Sergio Tejera, Jann Bodiger, David Simón, Gastón Silva y Pablo Clavería) hay que unir otros dos, cuyos nombres de momento no se han hecho públicos pero que ya eleva a siete los casos registrados en el club cartagenerista de los que tres (Clavería, Tejera y Bodiger) ya están repuestos. Faltan David Simón y los tres últimos detectados.

FF8JVNkX0Ag3DEsFGPT3eQWUAE-Wq8

Gastón Silva (abajo) y David Simón (arriba), los dos últimos positivos en el Cartagena

Ante tal situación en el equipo albinegro han decidido tomarse un respiro: parar la actividad durante el fin de semana, que los futbolistas se tomen un descanso y ‘abrir las ventanas’ para evitar un temido brote de coronavirus que complicaría mucho las cosas de cara al reinicio de la competición el próximo lunes día 24 en San Sebastián.

En el club blanquinegro se confía en recuperar a los afectados para el partido en San Sebastián y frenar en lo posible el brote de Covid-19 que se teme

El último caso, el uruguayo Gastón Silva, es lo que ha hecho saltar las alarmas y tomarse ese descanso en serio, que los futbolistas se dispersen en lo posible hacia sus lugares de orígenes o simplemente evitar la convivencia en el vestuario durante el fin de semana, antes que organizar algún amistoso que podría haber traído malas consecuencias. Así, quien evita la ocasión evita el peligro.