miércoles. 10.08.2022
LA PRENSA DE ALBACEETE LO RESALTA TRAS EL 0-2 DEL DOMINGO

La estrategia comienza a dar frutos al Cartagena en la 'etapa' Pacheta

 Los aficionados albinegros que viajaron a Albacete vieron en el 'nuevo' Cartagena otra manera de comportarse. Poco a poco se va asimilando lo que quería Pacheta. ¿Una entelequia eso de morir en el área contraria? El entrenador de Burgos siempre dice que el balón debe estar lo más lejos posible...
 Los aficionados albinegros que viajaron a Albacete vieron en el 'nuevo' Cartagena otra manera de comportarse. Poco a poco se va asimilando lo que quería Pacheta. ¿Una entelequia eso de morir en el área contraria? El entrenador de Burgos siempre dice que el balón debe estar lo más lejos posible del área propia y esas claves se suma el acierto en la ejecución de la estrategia.
 
Antes, en la etapa de Pato, el Cartagena lanzaba catorce veces desde la esquina a balón parado y apenas remataba y mucho menos definía; ahora con Pacheta en los últimos partidos se obtiene rédito de lo ensayado. Óscar Rico es normalmente el lanzador de esos balones 'al sitio' y no es imprescindible que sean los delanteros los que rematen, porque puede surgir un Rueda o un Arcas, como ocurrió el domingo en Albacete, para llevar la pelota a la red.
 
La prensa de Albacete. en sus crónicas referidas al encuentro en el 'Carlos Belmonte', da la razón a Pacheta en cuanto al uso de la estrategia, el balón parado para resolver partidos por muy duros que sean.
 
Así el periodista José Luis Royo, en la edición albaceteña de La Verdad escribe que el Albacete Balompié volvió a pifiarla en un partido importante, en un mal que parece uestar en los genes del equipo manchego, que en las últimas temporadas se ablanda ante compromisos vitales como el de ayer ante el Cartagena. El Alba perdió en un partido en el que los visitantes no es que le pasaran por encima, aunque demostraron estar años luz por delante en la estrategia, y lo hizo porque sacó su peor versión. Quizá se pueda buscar la excusa de las bajas, pero, lo cierto es que el Alba, ayer no fue el Alba.

Antonio Gómez optó por colocar a Rocha en la banda derecha para cubrir la baja de Tete, dejando en el doble pivote a Candela y Miguel Núñez. Y ahí estuvo una de las claves porque sin Rocha como guía del juego el Albacete pierde muchos enteros. Quizá demasiados retoques para cubrir un puesto.

El Alba hizo poco en ataque en la primera parte porque el Cartagena de inicio le quitó el balón y decidió que se jugara en campo manchego. El primer objetivo de Pacheta estaba cumplido. Pero en el inicio del partido todo pudo cambiar con un disparo raso de Rocha desde al frontal tras una buena jugada individual de Sergio Molina, pero el cancerbero del Cartagena atajó muy seguro.

Respondió el Cartagena con un remate de cabeza de Florian tras un saque de esquina que envió a córner Álvaro Campos con una parada de reflejos. Era el primera aviso del Cartagena a balón parado, después llegaría el recital de pizarra.

A los diez minutos llegó el segundo acercamiento del Alba con una contra bien conducida por Núñez, de lo poco que hizo bien ayer, que terminó Víctor Curto recortando dentro del área y disparando sobre la salida del meta Víctor, que atajó en una notable parada.

El partido, que había arrancado con fuerza, se frenó en seco cuando el Cartagena quiso. El Alba tenía intenciones, pero no inspiración, su rival tenía experiencia y ahí comenzó a ganar la partida.

{sumario:A balón parado el Cartagena hacía temblar los cimiento del estadio 'Carlos Belmonte' :sumario}La diferencia principal estuvo en la estrategia. Mientras el Alba, que gozó de numerosos saques de esquina, era incapaz de generar peligro, el Cartagena hacía temblar los cimientos del Carlos Belmonte cada vez que tenía una jugada a balón parado.
LA TRIBUNA DE ALBACETE: EL CARTAGENA EXPLOTÓ LOS DEFECTOS DE LOS LOCALES
Por lo que se refiere a La Tribuna de Albacete, comenta que "Da igual la temporada, la plantilla, el entrenador o la categoría. Año tras año, como si de una maldición se tratara, el Albacete Balompié volvió a fallar en uno de esos compromisos de su liga, tan esperados como esperanzadores, que siempre acaban de igual guisa, con los espectadores desfilando por los vomitorios del Carlos Belmonte con la sensación recurrente de vivir una historia repetida: una historia familiar.
 El Alba en efecto, no dio la talla en la enésima cita de postín, y eso que llegaba en una situación inmejorable, tras haber construido un castillo de naipes que, una vez más, se fue abajo al fallarle el pulso en el último piso. Al Cartagena, otro gran presunto aspirante al ascenso (deberá hacer más, pese a su entrenador), le bastó con explotar sus defectos en los balones parados, tras un encuentro en el que cundió más miedo que otra cosa.
Ñ

La estrategia comienza a dar frutos al Cartagena en la 'etapa' Pacheta
Comentarios