EL ENTRENADOR MONTEAGUDO LO TIENE POR JUGADOR VÁLIDO PARA LA PLANTILLA

Menudo quiere seguir de albinegro pero será preciso negociar y hacer borrón y cuenta nueva

Lo más probable y deseable para las dos partes es que no haya 'caso Menudo' y que el sevillano termine renovando, pero en la actualidad hay un paréntesis que puede durar poco. Escasos días, a lo sumo una semana.  El club no se pronuncia  oficialmente y el jugador se ha limitado a colocar un mensaje en redes sociales que deja en el aire la situación y apunta a la incógnita.

 

 

Cimo1yeXEAASu_V (1024x768)
Juan Carlos Menudo, el escudo del FC Cartagena en su corazón.

Menudo no desea pronunciarse, más allá de ese mensaje en forma de tuiter que ha soltado y que se puede interpretar de varias formas, a la libre interpretación. No hay más por su parte de momento. Lo que sí se sabe es que el entrenador Alberto Monteagudo se ha visto sorprendido por informaciones  respecto a que él, como entrenador, no contaba para 2016-2017 con el futbolista goleador del Cartagena en la pasada Liga.

Monteagudo se extrañó el jueves día 2, y lo desmintió, hablando con este diario digital que se hizo eco de aquella información inexacta al lanzar la especie de que él descartaba a Juan Carlos Menudo, quien por su parte ha confesado en su entorno estar a gusto en Cartagena y en el club.

Todo parece indicar que las conversaciones están paralizadas entre el FC Cartagena y Menudo. No existirían en las horas recientes esos diálogos.  El jugador andaluz pide el finiquito antes de cerrar el nuevo fichaje para una nueva campaña. Un a modo de borrón y cuenta nueva que todavía no se ha producido.

QUIQUE RIVERO EN ESPERA

Este diario no sabe si Menudo tiene o no otras ofertas pero sí conoce el interés del delantero de Sevilla para continuar con la camiseta albinegra, que desde agosto será con franjas anchas. Mientras el club continúa las negociaciones con otros futbolistas que pueden renovar, entre ellos Quique Rivero, al que le interesa aguardar un poco por si tuviese la posibilidad de volver a la Liga Adelante.

Para Segunda B lo normal es que acabe abrazando la propuesta de Belmonte, porque el mediocentro cántabro ha estado a gusto en la trimilenaria ciudad mediterránea.