sábado. 13.08.2022
EN EL FC CARTAGENA DEL NUEVO AÑO

Mercado de invierno: la incógnita presente

SPORTCARTAGENA   Las armas que tiene el cuadro albinegro, ahora en manos de Manolo Palomeque, son limitadas. El refuerzo con futbolistas profesionales implica un desembolso extra  en euros que rebasa el gasto ocasionado por lo que en hipótesis puedan llegar al grupo, porque antes habrá que atender las deudas con ex jugadores,...
SPORTCARTAGENA
 
Las armas que tiene el cuadro albinegro, ahora en manos de Manolo Palomeque, son limitadas. El refuerzo con futbolistas profesionales implica un desembolso extra  en euros que rebasa el gasto ocasionado por lo que en hipótesis puedan llegar al grupo, porque antes habrá que atender las deudas con ex jugadores, un apartado que supera los 100.000 euros.  Esta salida de dinero se podría obviar con la utilización de futbolistas del filial, del CD Algar, pero se antoja precipitado dar oportunidades en Segunda B a chicos que como jugadores no se encuentran totalmente formados.
 
Un Cartagena con aspiraciones de clasificación no puede agarrarse sólo al clavo ardiendo de la cantera, que requiere su tiempo de maduración para ofrecer sus mejores resultados. Ante esta disyuntiva en el supuesto de que el club decidiese arriesgar con inversiones que por el momento no se sabe si se ha tomado la determinación de afrontar, se supone que más de dos jugadores no tendrían ingreso en la plantilla. 
 
Esos casi tres meses de baja forzosa del gandiense Pallarés, que marcó su primer gol oficial en la salida a Arroyo de la Luz (Cáceres), es tema de preocupación porque el problema surge cuando Sebas Ribas no parece hallarse en su mejor momento, incluso se especula en que el uruguayo no tiene la punta de velocidad precisa y que así  se ve lastrado su rendimiento, que está siendo puesto en tela de juicio por los aficionados.
 
Ribas, el delantero que tiene que aportar más.
Si Ribas Junior no progresa y si no se puede disponer de Pallarés por diez o doce encuentros, en potencia la responsabilidad del gol va a tener que recaer en las espaldas de Gato, de Migue García o de Hevia, o del acierto del balón parado en las subidas de defensas como Tarantino o Neira en la ofensiva.
 
Carlos Martínez es otro de los jugadores que debe mejorar, del mismo modo que Hevia está llamado a mantener el tipo y ser un referente en el once pero su inteligencia y recursos en su repertorio.
 
Pronto se verá el dispositivo que tiene in mente Palomeque para este pretendido 'nuevo' Cartagena que es evidente tiene que aprovechar cualquier resquicio para volver a ser un equipo con aspiraciones. Nuevos tropiezos a corto plazo le obligarían a moverse casi definitivamente en posiciones intermedias en la tabla de clasificación.
 
Los últimos refuerzos del Cartagena llegaron el pasado año en el mercado de invierno con dos voluntariosos defensas: José Antonio Picón (14 partidos) el santanderino que juega ahora en el Conquense, y el andaluz Manuel Herrera 'Súper' (15 partidos), hoy en San Roque de Lepe. Ambos cumplieron.

Mercado de invierno: la incógnita presente
Comentarios