ANTES DE PERDER EL LIDERATO CON EL FC CARTAGENA

Monteagudo divide casi en el arreón final

.Semana convulsa en el FC Cartagena por las circunstancias que se dieron en el último encuentro con el Melilla (1-1) en un partido que pudo ganar el líder con suficiencia, pero en definitiva bajado del trono por un Lorca ganador la misma mañana en Marbella. La figura del entrenador albinegro Alberto Monteagudo entra en la polémica, entre división de opiniones. El albaceteño ya resolvió un brote anterior de críticas con buenos resultados en el campo que taparon bocas.

Monteagudo da instrucciones a los suyos en el Nuevo Colombino/Foto: H.C. / huelva24.com
Monteagudo da instrucciones a los suyos en el Nuevo Colombino/Foto: H.C. / Huelva24.com

El termómetro de un sector de la afición, por culpa de las últimas actuaciones en el estadio Cartagonova, ha subido su temperatura y el antipirético será vencer el domingo en la matinal del nuevo Los Cármenes al Granada B y después exhibir mejor resolución cara a portería en el doble choque con San Fernando y Real Murcia. Es lo que toca. En las salidas el Cartagena es sólido y eficaz, además de brillante a veces –como en el Artés Carrasco, donde mereció un éxito más holgado y nadie lo discutió- pero su asignatura pendiente está en resolver los partidos de propio campo, que además coinciden con algunas determinaciones del técnico que han movido las polémicas y que de manera evidente no han dado el resultado que el propio Monteagudo quería.

Por el carácter virtual de este diario digital las opiniones de los lectores cuentan y mucho. Cada día son más los juicios que se hacen desde la oportunidad que se ofrece para que los aficionados opinen, y en verdad que las impresiones que quedan plasmadas están divididas pero –y es lógico- cuando no se triunfa en un partido como el del pasado domingo, el tono de acidez se incrementa y el blanco en el disparo crítico suele ser el preparador, en este caso Monteagudo, que huye de la euforia y que por lo general es consecuente con sus declaraciones. Pero surgen las complicaciones en la toma de decisiones, siempre supeditadas al examen.

MARCOS A LA PALESTRA 

Merecería tal vez Marcos la oportunidad de jugar. Pero, ¿fue el día adecuado? A toro pasado diríamos que no. De entrada fue una sorpresa para todos. Una determinación arriesgada, un cara o cruz. Monteagudo explicó su tesis a posteriori y es razonable, admisible y aceptable, sin dejar de ser polémica. Marcos es un buen portero y la oportunidad no le cayó de la chimenea porque hay un trabajo en los entrenamientos y hasta en el amistoso con el CSKA fue destacado por la crítica.

Limones es punto y aparte. La consolidación y la cosecha de muchos éxitos en el global de una trayectoria que va en busca de los 300 partidos.

Recuperar a Marcos, para seguir jugando o para volver al banquillo, es tema de manual de psicología.

 

EL ‘9’ ES EL ETERNO PROBLEMA

Breis, Puri (representante Centro Médico Virgen de la Caridad), Fernando, Belmonte y el presidente de El Corte Inglés

La presentación de Fernando. "Nunca segundas partes fueron buenas". / SPORTCARTAGENA

El dorsal ‘9’ del FC Cartagena en versión 2016-2017 está gafado. Se marchó Fernando Rodríguez a Filipinas (mercado de invierno y sin que mediase decisión técnica) sin lograr el rendimiento esperado. El sevillano disputaba el puesto con Arturo, otro fichaje con buenas expectativas desde que firmó por dos años en el verano. El cartagenero lleva 7 goles pero no está cuajando. Las tarjetas que está viendo (absurdas y alguna de ellas injusta) son una rémora añadida.

Monteagudo ha tenido que utilizar falsos ‘9’ como Sergio García o Chus Hevia. Los intentos en el mercado de invierno no cuajaron: Titi, del Jumilla, descartado después de que lo fuese Florian. No creemos que aquí haya tenido la culpa Monteagudo. Belmonte reaccionó rápido y se sacó de la chistera potencialmente un buen fichaje.pero la sombra del '9' clásico es alargada, como la del manzano. Menos mal que Fernando Llorente con sus goles magistrales es el apagafuegos que cubre las carencias como en su día lo fue Juanlu Hens de cara a portería.

ALGUNOS CAMBIOS QUE NO CUAJARON

Es el riesgo que corren todos los entrenadores. Acertar o no acertar depende de circunstancias. Parece evidente que Uribe (míster del Melilla), zorro viejo, le ganó la partida en la estrategia a Monteagudo, como la semana pasada en Lorca el albaceteño se la ganó a Julio Algar. A tener en cuenta que muchas veces es el futbolista el que falla cuando en teoría sale a jugar para mejorar situaciones y luego defrauda. Ahí el preparador (en este caso Monteagudo) queda con el trasero al aire.

Pero el entrenador, que trabaja a diario con el material de que dispone (los sábados a puerta cerrada desde que ocurrió la salida de Chus Hevia con cajas destempladas en un ensayo a puerta abierta), ese preparador polémico, sabe mejor que nadie de qué pie cojea cada jugador, el que se encuentra más en forma que otro. Y el que en momentos determinados haya preferencias por determinados futbolistas que luego le fallan, es humanamente comprensible pero perjudicial para el conjunto del equipo. Ha sucedido. El crédito gratuito tiene límites.

POCA BOLA A LOS SUB 23

Los jugadores sub23 siguen recibiendo poca bola en el Cartagena de esta esplendorosa etapa. Por lo general el entrenador de Segunda B y al frente de un club con altas aspiraciones es conservador y prefiere el futbolista hecho y derecho. La considerada ‘perla del Real Jaén’ tuvo que salir en el mercado de invierno al no pasar de los 200 minutos disputados, al igual que el gaditano Quintana. Ambos no jugaron ningún partido completo. Desde Vigo (Celta B) ha llegado en invierno Juan Antonio Ros, con la marca de La Masía azulgrana y elogiado públicamente por Monteagudo, que siempre es respetuoso con su gente.

Pablo Ortiz en un entrenamiento en la Hacienda del Álamo

El jiennense Pablo Ortiz, un sub 23 que no acabó a Liga. / SCT

De momento solo ha participado en menos de 25 minutos en el resumen de dos encuentros. Es evidente que estos chicos no pueden caer en la plantilla como titulares, máxime cuando J. A. Ros no era habitual en las alineaciones  del filial celtiña, pero ya se mira con lupa desde la grada la escasa bola que reciben los futbolistas menores.

De lo sucedido en la cara oculta del mercado de invierno, con tantos vaivenes, mejor pasar página. El resumen podrá hacerse al final, tirando hacia junio de este año. De momento los nuevos que llegaron pintan bien. Como también algunos que se marcharon a otros equipos.Recordemos la tarjeta del gol de Óscar Rico a su paso por el Cartagonova con un Mérida que ya es cuarto en la tabla general.

LIBERTAD DE ACTUACIÓN

Paco Belmonte prorrogó el contrato de Monteagudo hasta junio de 2019, fijándose en el espejo del fútbol británico, que concede amplio margen de actuación y mucho carrete a los técnicos, y esa determinación fue novedosa por estos pagos. El dueño del Cartagena dejó claro la mañana gozosa de la renovación de A.J.M. , que ocurriese lo que sucediese deportivamente este curso, el responsable elegido en el proyecto de la entidad iba a continuar. Un generoso cheque en blanco que confirma la personalidad de quien lo firma y obliga al beneficiario a corresponder no durmiéndose en los laureles. Siempre el manejo de un grupo humano puede ser complejo. Monteagudo está blindado y es el primer interesado en lograr que todo vaya bien. Y en efecto, las cosas le van bien al equipo (segundo clasificado, a tiro de piedra de volver a ser primero) pero acosado por el síndrome de tener que ser líder sí o sí.

Monteagudo y su equipo de trabajo se juegan tanto como el salto al fútbol profesional, que es el objetivo del institucionalmente  mejor Cartagena que se ha conocido en la historia y de no ser así el empresariado de la zona no lo habría valorado al prestarle su apoyo.