MIENTRAS MARC MARTÍNEZ AGUARDA, CALLADO Y SORPRENDIDO EN EL BANQUILLO

El polaco Bulka suma su tercer partido y va camino de convertirse en el portero titular

Tercera titularidad consecutiva de Marcin Bulka, el meta polaco cedido por el PSG que, por sorpresa, se enganchó a la titularidad ante el Real Mallorca en la que lleva tres partidos encadenados y cinco goles encajados, todos en casa

Bulka en el suelo ante la ocasión de Wu Lei // FOTO: Raúl Velasco
Bulka en el suelo ante la ocasión de Wu Lei // FOTO: Raúl Velasco

Hay quien se pregunta si Bulka accedió a la titularidad porque Borja Jiménez hizo especialmente responsable a Marc Martínez de alguno de los cuatro goles o de todos los encajados en Miranda del Ebro o, simplemente, porque existe alguna cláusula que pocos conocen respecto a un número determinados de partidos que tendría que jugar Bulka por su cesión.

Marc Martínez, mientras, permanece callado en el banquillo, trabajando como si tal cosa y asumiendo una situación inesperada que pocos podían esperar.

Es cierto también que Bulka viene trabajando muy bien desde su llegada y que poco ha podido hacer en cada uno de los cinco tantos encajados, de los que tres han sido de penalti. Pero la realidad es que, a pesar de una leve mejoría en Vallecas, dónde el marcador quedó sin goles, al final todavía no se ha logrado acabar con la crisis de tantos encajados en contra.

La impresión que deja esta tercera titularidad del polaco es que ha llegado para quedarse como fijo en la portería salvo que el técnico albinegro decida en La Rosaleda, campo talismán y de un recuerdo imborrable para el guardameta catalán, devolverle la titularidad de la que parecía intocable.