LA CRÓNICA | GRAN PARTIDO DE LOS ALBINEGROS QUE SUPERAN AL SPORTING, SUMAN SU TERCERA VICTORIA CONSECUTIVA, SE METEN EN PLAYOFF Y ROZAN LOS PUESTOS DE ASCENSO DIRECTO

¡El líder parecía el Cartagena! (1-0)

PORTADA

Un remate de un Pablo Vázquez que estuvo imperial y una de las muchas jugadas de ataque de De Blasis que, una vez más, volvió a ser decisivo// FOTO: FCC

Contra todo pronóstico el FC Cartagena se puso el traje de equipo ‘gallito’, superó al líder Sporting de Gijón, consumó la tercera victoria consecutiva y entra por méritos propios en zona de playoff de ascenso con 18 puntos. ¿Y quién marcó? Pues claro, Rubén Castro, de penalti. Un penalti cuya jugada fue clave en el minuto 76. El lateral izquierdo Kravets pisa a Alex Gallar en el área, el árbitro no señala nada aunque el catalán cae derribado y ante sus quejas Ais Reig es llamado por el VAR, lo comprueba el colegiado y le muestra la roja al defensa sportinguista. Jugada perfecta porque supuso el gol de la victoria, el séptimo para RC7, los albinegros se meten en playoff, se acercan incluso al ascenso directo y el Cartagonova acaba vibrando. Espectacular el partido del Efesé.

 

FICHA TÉCNICA:

ALINEACIONES:

FC CARTAGENA: Marc Martínez, Delmás, Andújar (Luna. 45'), Pablo Vázquez, Gastón Silva, Cayarga (Alex Gallar.45'), Bodiger, Boateng (Tejera. 45'), De Blasis, Rubén Castro (Ortuño. 83') y Mo Dauda (Okazaki. 75'). 

SPORTING GIJÓN: Mariño, Bodgan, Babin, Valiente, Kravets, Nacho Méndez (Pedro Díaz. 68'), Gragera, J. Rodíguez (P. García. 82'), Berto (Fran Villalba. 58'), Gaspar (Aitor García. 58') y Djuka. 

GOLES: (1-0) Min 79': Rubén Castro, de penalti. 

ÁRBITRO: Saúl Ais Reig, del comité valenciano, amonestó a Kravets con doble amarilla, y a Babin por parte del conjunto sportinguista. En el Efesé nadie fue amonestado.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada once en LaLigaSmartBank. Se disputa sobre el césped del Estadio Cartagonova con una entrada de 6719 espectadores según las cifras oficiales del club, aunque parecían muchos más. Parece  que alguna avería o deficiencia en los tornos de acceso no terminan de dar la cifra exacta porque en las gradas no había menos de 8000 ó 9000 espectadores. Había mucho ambiente.

LA CRÓNICA

Por SALVA CASTIÑEYRAS

Inexplicable. No se puede expresar con palabras lo ocurrido en el estadio Cartagonova en la tarde/noche de este martes 19 de octubre. El Efesé tras encadenar dos victorias seguidas ante Ibiza y Amorebieta, recibía al líder de LaLigaSmartBank. Todo un reto por saber hasta dónde es capaz de llegar este equipo, y no pudo acabar mejor.

En la primera mitad, Luis Carrión no se escondió y mostró desde un primer momento su clara intención de competir de tú a tú ante un gran Sporting de Gijón. Presión muy alta arriba y los balones colgados al área desde el lateral serían los grandes protagonistas de un Efesé que por momentos rozó el gol, aunque por otros, se libró por poco de encajarlo.

UN AUTÉNTICO PARTIDAZO

Dos equipos muy valientes, con personalidad, atrevidos y con ganas de brindar un auténtico espectáculo saltaron al césped. El Sporting de Gijón llegó a Cartagonova y demostró porque es líder de esta LigaSmartBank, jugadores de muchísima calidad, sumados a un ritmo muy alto de partido, hicieron que pudiéramos ver como los de Gijón disfrutaban de grandísimas ocasiones en este primer periodo.

El Efesé se coloca sexto de liga con este triunfo a tan sólo tres puntos del líder, y deja muy ajustada la zona alta

El partido comenzó con unos primeros diez, quince minutos en los que el Efesé estuvo algo por encima del conjunto asturiano. Pero pronto despertaría el puntero de tabla y tras este comienzo, el Sporting comenzó a apretar. Una lluvia de disparos sportinguistas que entre Marc y la madera consiguieron evitar en numerosas ocasiones que se rompiera la igualada.

Un partido de ida y vuelta. Llegado el ecuador de la primera mitad, solo se podían ver ocasiones en ambas áreas, siendo honestamente más peligrosas o quedándose más cerca del gol las visitantes. El ‘Puma’ Rodríguez generó muchísimo peligro por su costado izquierdo, llegando a poner verdaderamente a prueba en más de una ocasión a Marc, y estrellando el balón en el poste.

Hubiera sido un monólogo futbolístico visitante, si no fuera por el coraje y la gran personalidad que mostró el Efesé. Cuanto más tuviera el Sporting las espadas en alto, mas apretaba arriba el Cartagena. Los de Luis Carrión lanzaban una réplica casi constante a cada ataque sportinguista, haciéndonos ver un Cartagena que ni se rinde ni se achanta.

Llegado el minuto cuarenta, se calmó un poco el partido, algo normal después del grandísimo esfuerzo mostrado por ambos equipos por intentar lograr el gol. Una última oportunidad de Pablo Vázquez en el remate de un córner que se marcharía alto sería lo último que veríamos de esta gran primera parte.

El colegiado mandaría a los vestuarios a los jugadores y pondría fin a un primer tiempo en el que poco se puede entender que no hubiera ningún gol. Gran Sporting que se mostró algo superior a los albinegros pese a que los de Luis Carrión dieron la cara y mostraron gran nivel de competición.

FCFJEzBWQAQw2yD

Pablo Vázquez y Babin en un salto a cabeza tras un córner // FOTO: FCC

Ya en la segunda mitad, Luis Carrión sorprendió con un triple cambio nada mas volver del parón. Entraron  Sergio Tejera, Alex Gallar y Antonio Luna. Y salieron del césped: Berto Cayarga, Andújar y Boateng. Con esta sorpresa (ya que el equipo no estaba jugando nada mal para dar este vuelco) Luis reorganizó por completo al equipo, se eliminó la defensa de cinco. Y ahora partían atrás con cuatro defensores (Delmás, Pablo Vázquez, Gastón Silva y Luna). Pero una vez más, el jugador que marcó la diferencia y dio un golpe al timón del partido, fue Alex Gallar. 

LA JUGADA MAESTRA DE CARRIÓN

Con la entrada de Gallar, el peligro se multiplicó. Las innumerables ocasiones de los albinegros no daban ninguna tregua a un Sporting que demostró que sabe defender como pocos. El líder de Segunda tuvo un periodo de veinte minutos en los que no conseguía salir de campo propio, y eso dice y no poco de cómo estaba jugando el Efesé. 

Un superlativo Alex Gallar dejó 'con la boca abierta' a casi todo el Cartagonova con un partidazo

Los albinegros ahogaron a los asturianos a base de centros, pases entre líneas, un Gallar eléctrico que en cada jugada incidía una y otra vez en encarar a portería. Sería en el 58' cuando Gallego, el entrenador sportinguista, intervendría con cambios en su equipo viendo que no eran capaces de salir de ese huracán albinegro. 

Sería en el 65' de partido donde el Sporting intentaría 'despertar', y volvió a avisar, y de que forma, con un misil teledirigido de Fran Villalba que terminó golpeando en el larguero, dejando claro que este equipo necesita muy poco para hacer gol. Pese al susto, el guión siguió siendo el mismo, y los cartageneristas volvieron a embotellar al rival. 

RUBÉN CASTRO NO FALLA EN SU CITA CON EL GOL (1-0)

Tras un par de jugadas en las que ya avisó Alex Gallar, el extremo catalán tras recibir varios pases espectaculares, se coló en el área como un rayo y chocó con Kravets. El colegiado manda seguir la acción hasta que se decidió por revisarla en la pantalla de VAR, y efectivamente cobró la pena máxima y expulsó al lateral rojiblanco. El premio al esfuerzo y sudor del Efesé en una segunda parte superlativa llegó en forma de penalti.

Desde los once metros sería Rubén el encargado de poner por delante al conjunto cartagenerista y culminar un auténtico partidazo de todo el equipo, y por supuesto, no falló (1-0). El grancanario puso con mucha calma el balón a su derecha y engañó por completo a Mariño.

El Killer albinegro, Rubén Castro, suma en sus últimos tres partidos un total de cinco goles y una asistencia

Con el gol del Efesé todo perdió el sentido. La ficción se convirtió en realidad, y el sueño de ver al FC Cartagena por delante ante el líder y de la manera de la que lo estaba haciendo, se hizo realidad. Con el gol, la fiesta en la grada cartagenerista era imparable, utópica. Rubén Castro fue sustituido y ovacionado, en su lugar entraría Ortuño. 

Con un hombre menos, al Sporting no le quedaba otra que intentar sobrevivir hasta que se cumpliera el tiempo reglamentario y en el descuento intentar ir a la desesperada a por el empate. En esos minutos de transición, De Blasis a punto estuvo de lograr el segundo de la tarde, pero un 'salvador' Mariño con una mano milagrosa mandó llorando el balón a córner. En el descuento el Sporting apretó cuanto pudo, pero los albinegros no tardaron en recoger el balón, y en la parte delantera, aguantar astutamente la posesión hasta que el colegiado pitara el final.

Y se hizo realidad, el líder caía en Cartagonova en una nueva 'tarde mágica' de las que se recordarán en mucho tiempo, al alcance de la victoria ante Almería el año pasado, un gigante volvía a caer en Cartagena. Y ya no es tanto la victoria, sino el cómo se consiguió. Los albinegros tras este partido encadenan ya tres victorias consecutivas y van 'como un cohete' a Ipurúa, donde ya no hay temores ni miedos, solo retos a batir.