MERECIO LA VICTORIA ANTE UN CÁDIZ B INFERIOR Y QUE JUGÓ DESDE EL MINUTO 80 CON UN JUGADOR MENOS

El Cartagena se queda corto (1-1)

Si hubo un equipo que mereció ganar este domingo en la Ciudad Deportiva del Cádiz ese fue el Cartagena, pero esta vez los albinegros, aunque jugaron bastante bien y fueron superiores, se quedaron cortos. Marcó primero el equipo cadista en su primer y casi único acercamiento a puerta en el primer tiempo y empataría Williams apenas reiniciarse el partido. En la segunda mitad la superioridad albinegra fue total pero faltó más de acierto

William ante un rival gaditano // FOTO: Cádiz Prensa
William ante un rival gaditano // FOTO: Cádiz Prensa  

CÁDIZ B-FC CARTAGENA: 1-1

CÁDIZ B: Christian; Marc Baró, Moisés, Sergi (84' Hicham), Sergio González, Alonso, Javi Pérez, Sergio Pérez, Lautaro, Chapela (72' Lino) y Nieto (89' Mamady )

FC CARTAGENA: Marc Martínez; Forniés, Andújar, Carlos David (12' Sergio Ayala), Johannesson; Carrasquilla, Lucas de Vega (82' Quim Araujo), José Ángel; Cayarga, Elady (75' Caballero) y William

GOLES: 1-0 (20' Sergi Fernández); 1-1 (45' William)

ÁRBITRO: Lucena Perdomo (colegiado canario) mostró cartulina amarilla para Sergio Ayala, Andújar, Carrasquilla, Johannesson por parte del FC Cartagena. Expulsó a Lutaro por parte del Cádiz B

INCIDENCIAS: Partido que se disputa en la Ciudad Deportiva del Cádiz 'El Rozal'. Unas 500 personas en las gradas, 

LA CRÓNICA por GUILLERMO JIMÉNEZ

¿Pudo ganar el FC Cartagena en El Rosal de Cádiz? Sí. ¿Lo mereció? Sí.  Pero  fue castigado porque el síndrome del ataque plano se mantiene  de manera preocupante en el equipo albinegro y tuvo que ser William de Camargo el que evitase la cuarta derrota fuera de casa con un gran gol cabecero, a centro no menos perfecto de David Forniés desde el ala izquierda, al segundo palo. El dinámico y explosivo brasileño no lo dudó en su acción y empataba 1-1 (46´) ante el tanto cadista en un error de Andújar (20’) aprovechado por Sergi para batir con la zurda en parábola a un Marc descolocado.

Las bandas cartageneristas en el terreno del filial amarillo, funcionaron adecuadamente. Berto Cayarga, destacado, jugó por la izquierda y demostró ser un buen pasador, omnipresente en el balón parado, con los saques de esquina también botados por el de Avilés,  y Willliam volvió a ser un terremoto para la defensa contraria. Mas por el centro de la ofensiva Elady Zorrilla, colocado en esa zona por Borja, volvió a no mostrarse eficaz, como perdido, y no pudo con el marcaje de la zaga de El Rosal y a un cuarto de hora del final cedió su puesto a Pablo Caballero, quien solo pudo cabecear al centro de la meta un balón en ese tiempo que el técnico  le concedió.

El exceso de fútbol horizontal se pagó con la pérdida  de un tiempo precioso cuando se divagó y se mareó la perdiz en el primer tiempo. No hubo artilleros fetén y Borja Jiménez, en rodaje todavía, necesitará más jornadas para hallar soluciones con lo que tiene.

DEFENSA TITÁNICA DEL CÁDIZ B

El Cádiz B defendió bien de principio a final, sin dejar huecos, y con el 1-1 y al final expulsado Lautaru (78’), con el desencadenante de la retirada de Lucas de Vega por lesión,  vio las cosas muy oscuras y adoptó una actitud conservadora para amarrar el empate  a base de defender a toda costa. Con un portero,  el granadino Cristian Arco, quien hizo el paradón de la tarde volado ante un chutazo de Johannesson para desviar a córner (84’). El Cartagena había dado un paso adelante en el inicio del a segunda fase y posicionalmente el líder era más ambicioso y con más prisas pero igualmente sin acertar cara al gol. Con Carrasquilla adelantado- dejando a José Ángel Jurado la tarea de apoyo a la defensa-  mejorando el panameño y alentado todo el equipo con el gol del empate. Pero todo no pasó de ahí y hasta el colegiado se  ‘comió’ casi un minuto al pitar la terminación sin tener en cuenta que la tablilla había anunciado que la prolongación sería de 5 minutos.

DOMINIO E INOPERANCIA

En todo caso el Cádiz B, que presionó bien y exhibió una buena condición física, se hizo fuerte con el regalo del 1-0, que no asimiló de entrada el cuadro visitante, y en la fase de escandaloso e inoperante dominio cartagenerista, con el equipo volcado literalmente en el área, no olvidó las contras. Y bastante antes de ese período  de mando total  no hay que olvidar que el portero Marc Martínez se había crecido con varias intervenciones, con reflejos,  que evitaron que los amarillos desempatasen.

Como espectáculo, mejor la segunda parte que la primera. Más emocionante y tensa, con más amagos de ataque por parte del todavía líder del grupo y esfuerzo supremo de los cadistas, que contaron con Hicham para unos pocos minutos al final sin apenas para que el hispano marroquí sudase. Hasta se vio a Carrasquilla ensayar el tiro, desmelenado el internacional panameño.

Mala suerte la del extremeño Carlos David al lesionarse  a los 11 minutos. Su puesto fue bien cubierto por Sergio Ayala, en el centro de una defensa que, con pequeños errores aislados,incluido el 1-0,  se mantuvo bien.

EQWA3BHWAAIcU86

Carlos David tuvo que abandonar el campo a los primeros 15 minutos por lesión // FOTO: Cádiz Prensa