lunes. 28.11.2022
KILÓMETRO 452. TERCER DÍA DE LA RUTA SANTA LUCÍA-SANTIAGO DE COMPOSTELA

El frio y el viento no hacen mella en Dani y el Rayos, que logran llegar hasta Mora, a 30 kilómetros de Toledo

Escribe: DANI CEGARRA Hemos hecho hoy un total exacto de 132 kilómetros, desde El Provencio, en la provincia de Cuenca, hasta Mora, un pueblo que está a 30 kilómetros de Toledo, queríamos haber llegado hasta allí pero la noche se nos echaba encima y hemos pensado que lo mejor...
Escribe: DANI CEGARRA

Hemos hecho hoy un total exacto de 132 kilómetros, desde El Provencio, en la provincia de Cuenca, hasta Mora, un pueblo que está a 30 kilómetros de Toledo, queríamos haber llegado hasta allí pero la noche se nos echaba encima y hemos pensado que lo mejor era parar.

Lo peor es que el Rayos está hecho polvo, tiene la garganta mal, mal, mal, a pesar de que se está tomando de todo, menos mal que no fumamos ninguno que si no…bueno a lo que iba, hemos salido a las ocho menos cuarto de la mañana, teníamos mucho frio la verdad pero nada de cansancio. Hemos tenido todo el día el viento en contra y eso es lo que nos ha fundido mucho.. En la bici el vientro te quema mucho.

Hemos comido en Tembleque a base de un plato combinado de costillas de cordero, patatas y huevos fritos. Dice el Rayos que se habría comido otro plato igual, que se ha quedado con hambre. Después, nada más terminar de comer hemos salido porque en comer ya hemos visto que tardamos una hora entre que llegamos, buscamos un bar, nos quitamos los chismes, las bragas, los cascos, vemos lo que vamos a pedir…después de comer me dice el Rayos que el ‘tubo de escape’ tiene que ponérmelo porque como yo voy delante y los gases se escapan, que él se los ‘come’ todos. Y se ríe el Rayos que ya está en la cama pero eso a todo el mundo nos pasa, cuando hay algo que sobra cuanto antes se expulse mejor ¿no?

Aquí hemos llegado a las seis de la tarde, estamos en un hostal, a dormir calenticos, aprovechamos para lavar ropa y esas cosas aunque el rayos ya está metido en la cama tosiendo sin parar.

Hemos cenado una paella aunque Jose me dice que sólo se ha comido dos cucharadas, la garganta es lo quetiene peor de tanto toser. Yo, la rodilla derecha me huele un montón. Una tendinitis en el tendón rotuliano que ya veremos a ver, me estoy echando crema. Cada media hora o tres cuartos tenemos que poner el pie en el suelo para que se me quite el dolor.

Desde El Provencio hasta aquí hemos ido por pistas forestales y caminos, pocos coches hay por ahí, el asfalto sólo lo hemos cogido un poco al principio. Sólo estamos viendo oliveras, oliveras, más oliveras, algunas viñas y más oliveras.

Cuando vemos la iglesia del pueblo, que es lo primero que se ve, empezamos a apretar, pero por mcuho que lo hagamos la iglesia no llega nunca, se hace intrerminable. Hoy hemos hecho otramedia de 18 kilómetros por hora, pero ni así, en coche esos 5 minutos que suponen 7 u 8 kilómetros se hacen enseguida pero a nosotros se nos hacen interminables aunque al final llegamos.

De todos los apoyos que recibimos hay que darles las gracias. El Rayos, que no consigue dormirse con la tos, me dice que en Fuente Álamo se ha formado una peña, especialmente para Águeda, que es la presidenta del Club Ciclista y que les manda un beso para todos, también yo quiero enviar otro beso para mis dos críos, de 4 y de 2 años y José tiene una chiquillica, que se llama Ana, de dos añicos, a la que también le envía otro besazo. Echamos mucho de menos a nuestra familia, joe.

Mañana más. Otro día. Queremos hacer unos 30 kilómetros más 86 en total unos 110 kilómetros y si podemos más aún, ahora nos vamos a ver si podemos descansar un poco que estamos hechos polvo.



























Hoy escribe: Dani Cegarra
Ya estamos en El Provencio, acabamos de hacer 190 kilómetros desde que salimos esta mañana del albergue de Cieza. Hemos llegado a las siete de la tarde y hemos hecho la última media hora de noche aunque llevamos linternas y pilotos y no hemos tenido problema alguno (en este momento acababa de marcar el Madrid el 1-0 al Racing y casi no le escuchamos lo que nos cuenta).

Nos encontramos ahora mismo en un bar de este pueblo, al lado de una iglesia grandísima. Hemos hablado con el cura y nos ha mandado al Polideportivo, que es cuando hemos visto el bar este, dónde estamos tomando un bocado a base de pasta.

La suerte es que hemos tenido es que el viento lo hemos llevado de espalda (a favor) a partir de que hemos pasado La Roda y ha sido un descanso, aunque también hay que darle a los pedales.

Esta mañana hemos comido en Albacete, en el centro, en la Gran Vía y allí hemos estado una hora, también pasta, una buena ensalada y espaguetis. Después hemos salido a las tres y media que estábamos en la bicicleta.

En total han sido nueve horas justas encima de la bicicleta. Con el resfriado vamos hechos polvos, vamos tomando los dos jarabes y en vez de tomar una pastilla nos estamos tomando dos, el doble. Por eso creo que vamos dándoles a los pedales.

Esta noche vamos a dormir en un Polideportivo que ya ha pasado gente por aquí, sobre todo de Murcia. Queremos darles las gracias de corazón al cura del pueblo, que se llama jesús, y al conserje del polideportivo que se llama Manolo. Pondremos nuestros sacos y el problema es que hace mucho frio aunque esperamos dormir más o menos bien.

En la etapa de mañana nuestra idea es llegar hasta Toledo, eso está a unos 140 kilómetros más o menos de aquí. Echaremos por Tembleque, Mota del Cuervo y camino de Toledo. Hoy hemos hecho muchos llaneo, unas rectas interminables. Vamos a una media de 18 kilómetros por hora y si en el coche se hacen largas imaginate en la bicicleta,
Nos vamos a acostar enseguida, estamos liquidados. Nos daremos un masaje en las piernas y enseguida a la cama. De moral vamos bien, el Rayos me anima mucho, yo voy diciéndole ‘chacho, vamos más despacio’ pero con Jose no hay ningún problema, me anima mucho.

Vamos por los pueblos y nos animan mucho. En medio de una explanada nos han parado, había una fiesta y nos han dicho que nos quedásemos pero no podía ser. Eso ha sido a unos 40 kilómetros antes de llegar aquí. Nuestra bici ya llama la atención pero encima el remolque, en total cinco metros y pico de largo pues claro.

La sorpresa de esta mañana ha sido impresionante. Han aparecido, nos han aporreado la puerta y han empezado a hacernos las fotos a las seis de la mañana, ha sido una grandísima sorpresa. Ahora mismo acaba de unirse a la mesa Jose el carpintero del pueblo.

También no paramos de decirle a la gente que nos siga en SPORTCARTAGENA.ES y el Rayos me está diciendo ahora mismo que lo pongas por ahí, que su nombre sale muy poco. El Rayos es impresionante, un tío cojonudo de verdad, ahí lo estoy viendo, hablando con todos los que están en este bar que me parece es el único que hay abierto en el pueblo.

Bueno, que nuestra gente esté muy tranquila porque estamos bien, cansados pero bien. Ahora vamos a hablar un poco con Jose el carpintero, que es muy amigo de Manolo, el conserje del Pabellón en el que vamos a dormir y ha venido a hacernos compañía. Un fuerte abrazos para todos, mañana volveremos a la carretera a las siete de la mañana, hasta entonces”.













El frio y el viento no hacen mella en Dani y el Rayos, que logran llegar hasta Mora, a...
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios