EL JEFE DE LOS ÁRBITROS DE FÚTBOL DE LA REGIÓN NOS DESCUBRE EN EXCLUSIVA SU LADO MAS SOLIDARIO Y AL QUE ESTÁ ENTREGADO EN CUERPO Y ALMA

Una vuelta por APICES de la mano de Javier Lozano Segado para vivir una experiencia que pocos conocen

Visitar APICES es como darse una vuelta por la vida. Queríamos conocer cómo es la vida laboral de quien es el máximo responsable de los árbitros de fútbol de la Región, el cartagenero Javier Lozano Segado (Cartagena, 1970), una grandísima persona que ha entregado su vida al mimo y cuidado de estas personas tan entrañablemente especiales.
portada
Javier Lozano Segado (izq.) en compañía de Antonio Librero, una de las personas que acuden a diario hasta APICES

Es el gran secreto de Javier, que lleva entregado en cuerpo y alma a APICES en los últimos 20 años, por una de esas casualidades de la vida. Este reportaje es un trabajo especial elaborado por un equipo de la redacción de SPORTCARTAGENA, que ha tenido acceso sin ninguna limitación ni cortapisas a todos los rincones de este centro libre de Covid-19 y suficientemente preparado para hacer la vida un poco más agradable a estas personas que lo necesitan y que, en muchos casos, sufren el estigma de la sociedad en general.

ALGUNOS DATOS DE APICES

¿Qué es APICES?

APICES Salud Mental Cartagena es una asociación perteneciente a la Federación de Salud Mental de la Región de Murcia que cuenta con Centro de Día y Vivienda tutelada, entre otros servicios, para personas con problemas de salud mental

¿Dónde está situado?

Finca Ventorrillos, carretera Madrid-Cartagena, km. 431. Santa Ana Cartagena (junto al antiguo helipuerto). Teléfono 968 16 92 15. Correo electrónico [email protected]. Programa de Atención Integral

¿Cuántos empleados tiene?

Son 30 personas, todas ellas cualificadas. Hay sicólogos, trabajadores sociales, pedagogos, terapeutas ocupacionales, técnicos de integración social y técnicos de atención socio sanitaria, administración, cocineros. Todos cuentan con una formación sociosanitaria especializada.

Convenios y ayudas

Con la Federación de Fútbol de la Región, que envía árbitros para sus partidos, desfibriladores. Su presidente, José Miguel Monje Carrillo se porta especialmente bien con ellos. También colaboran el FC Cartagena, Jimbee FS Cartagena.

Los deportes

Es una parte vital. Tienen un equipo de fútbol sala, una pista en donde lo practican. Cuentan con un gimnasio, ahora desmontado por la pandemia aunque perfectamente equipado. La natación la practican en la piscina del pabellón deportivo de Santa Ana. También practican bastante senderismo

Jorge Carmona, en plena tarea de unas interesantes manualidades que maneja con una destreza que no todo el mundo puede conseguir

Un reportaje realizado por un equipo de redacción de SPORTCARTAGENA

Árbitros aparte, tuvimos la suerte de vivir toda una mañana –tres horas intensas desde las 10 a las 13 horas- compartiendo experiencias con Javier Lozano y con su esposa, la directora de este centro desde 1996. Este reportaje que os presentamos está repleto de vivencias, de anécdotas y del impresionante trabajo que realizan en esta asociación cartagenera que este año celebra su trigésimo aniversario en la que Javi, a quien se le conoce sobre todo por su faceta en el mundo de los dirigentes arbitrales, es uno de los motores de este peculiar Centro. Hace casi de todo, desde conductor de las furgonetas que recogen y dejan a los usuarios  en sus domicilios hasta monitor de deportes en su taller y coordinador general del resto de monitores.

Este cartagenero que trabaja en Ápices es, acordaros, el presidente del Comité Territorial de Árbitros de Murcia. Un día un hermano suyo, mayor que Javier,  lo llevó al Colegio de Árbitros y empezó participando en los campeonatos de Bazán y más adelante fue juez de línea con Zaplana de Miras, Nicolás López Cuadrado y Alonso Gómez López, el primerdivisionista. Pero esa es su historia futbolera, densa y buena, pero de la que hoy, por una vez, no vamos a hablar. APICES merece la pena vivirlo.

El presidente de todos los árbitros de fútbol de la Región se conoce de memoria la vida y milagros de todas y cada una de las 70 personas que conviven en APICE

La Asociación, fundada por Paco Morata, en su día concejal cantonal y muy, pero que muy cartagenero, da cobijo a 70 personas. Conviven en la antigua carretera general Cartagena-Murcia, muy cerca de Santa Ana pueblo. De sus integrantes, 62 son de día y los 8 restantes reside en una vivienda tutelada en El Bohío, nos explica Pepa Hernández Rojo, su directora, apenas recibirnos en su despacho, dónde tomamos asiento, para conocer con exactitud hacia dónde vamos y lo que nos vamos a encontrar. Javier, su marido y monitor, increíblemente, se conoce la vida y milagro de todos y de cada uno de ellos. No se le escapa un detalle.

Aquí, en una amplia finca convenientemente preparada contra el Covid-19 y donde se han registrado cero contagios desde que arrancó la pandemia, conviven con toda clase de actividades las personas diagnosticadas de enfermedades mentales graves y crónicas como esquizofrenia u otras psicosis.

Presentan problemas muy complejos que no se reducen a la sintomatología psicopatológica, sino que afectan asimismo a otros aspectos como el funcionamiento psicosocial y la integración en la comunidad.

Aunque los pacientes comparten problemas comunes, éstos se concretan en cada persona de un modo particular e individualizado, en función de la interacción de múltiples factores biológicos, psicológicos, familiares y sociales que concurren en la historia y la vida de cada uno, y en función de la atención y servicios que reciben.

A grosso modo en las áreas de salud de Cartagena y Mar Menor se suele atender de promedio a unos 9.000 pacientes adultos y más de 3.000 menores de 16 años. Los adultos con trastorno mental grave se aproximan a los 2.000 y precisaron más de 10.000 consultas más o menos.

AYUDAS PERO UNA GRAN RESPONSABILIDAD

Es una tremenda responsabilidad, pendientes 24 horas al día, remarca Pepa, que nos enseña el centro a la vez que nos va contando sus peculiaridades. Están bajo la tutela del IMAS “y su apoyo económico es fundamental” pero no puede olvidar la ayuda que reciben desde el ayuntamiento “por parte de la alcaldesa Ana María Castejón, de Noelia Arroyo y de Manolo Padín, todos ellos muy unidos a nosotros” subraya Pepa. “Vais a encontraros con gente casa y con hijos, tenemos algún divorciado o gente que lleva 30 años con nosotros”. Y lo explica muy bien. “Antes de venir aquí ponían los pies en el suelo y no sabían lo que hacer, Con nosotros han ordenado sus vidas. Hay que darles un motivo para levantarse. Motivarles. Y aquí son felices, esa es la verdad”.

Estadísticamente está comprobado que en todas las ciudades con puerto de mar crece por encima de lo normal el número de personas con trastornos mentales graves

Hay un dato que nos aporta, entre los muchos que facilita Pepa Hernández, que sorprende un poco. “En todas las ciudades con puerto de mar suele crecer por encima de las cifras normales, el número de personas con trastornos mentales graves crece bastante. Y en Cartagena también ocurre, la mezcla de culturas, de civilizaciones a lo largo del tiempo está demostrado científicamente que influye, y es un dato que habría que tener siempre en cuenta”.

A TENERIFE CON 2000 PASTILLAS EN LA MOCHILA

Para el mes de junio hay previsto un viaje a Tenerife al que van a ir todos. “A ellos les gusta viajar en avión, en autobús se cansan mucho”. Nos recuerda a la película ‘Campeones’ y tanto Javi como su esposa Pepe, la directora, lo confirman. “Exacto, pues hazte cuenta que es lo mismo. Es mucha responsabilidad. Va un monitor por cada cinco personas”.

Pero lo que más nos sorprende es el nuevo dato que nos aporta Javier. “Piensa que en mi mochila van 2.000 pastillas, todos los medicamentos, algo que es básico e imprescindible para ellos. Imáginate que tardamos de do a tres días para organizar todos y cada uno de los pastilleros, es un trabajo increíble”.

HABLAN LOS VERDADEROS PROTAGONISTAS

Javier nos conduce ya hacia los protagonistas con los que vamos a compartir unas horas. Los pillamos en pleno descanso de un curso de catering que Jose, el primero con el que hablamos, nos explica en qué consiste con todo lujo de detalles. Jose, sin acento, es seguidor del Cartagena, al que sigue cada semana y de estos vamos a encontrarnos unos cuantos a lo largo del recorrido.

Pablo es artista fundamentalmente. Pintor. Ahora mismo tiene una exposición llamada ‘MistycSurn en marcha en Cartagena. Pero no es la primera. Hizo otras, en la Comisaría de Cartagena, en el ayuntamiento portuario, en el ISEM. “Ya he vendido cuatro o cinco cuadros” de lo que Pablo, que lleva en APICES desde 2009, se siente especialmente orgulloso de lo que hace en el Centro.

En el Centro hay de todo, desde los que han trabajado en una farmacia hasta futbolistas que han jugado en el Naval o los varios socios que nos encontramos del Cartagena

Otro socio del FC Cartagena es Cesáreo, 48 años, divorciado y con dos hijos. “Espero que nos salvemos, a ver si nos escapamos. Yo veo los partidos en casa de mi cuñado porque no tengo la ‘tele’ por la que ‘echan’ los partidos”.

FUTBOLEROS SEGUIDORES DEL EFESÉ

Hay más futboleros, por ejemplo Antonio, quien llegó a jugar de portero en el Naval. Ahora tiene 36 años y una niña de ocho meses al que le puso Lidia Lucía. “Le puse los dos nombres porque me gustaban los dos, y como no voy a tener más hijos pues le puse los dos” dice con la mejor de su sonrisa. Y un apunte que no se quede en el tintero: Antonio nos enseña una foto junto al entonces seleccionador Vicente del Bosque. “Fue un día que vino a Cartagena, somos amigos” dice con orgullo.

Carlos acude todos los días en bicicleta desde Las Lomas de Pozo Estrecho, menos cuando llueve, que para eso está Javier, que lo traslada en la furgoneta

Desde Los Alcázares va y viene todos los días Juanjo en la ‘furgo’ que conduce el propio Javier Lozano Segado a las 8 en punto y lo deja en casa después de la comida. “Estoy deseando irme a Tenerife pero yo conozco ya las islas. Me fui en viaje de novios”. Lo curioso es que aprovechó un viaje de la Asociación a Las Palmas para irse con su esposa de luna de miel junto al grupo.

La historia de Mari Loli también es preciosa. Llegó a ser campeona regional de natación, competía en la piscina olímpica que había entonces en el antiguo poblado de Repesa, ya desmontado. En la Refinería de Escombreras. Poco después un tremendo y maldito accidente de tráfico le cambió el curso de la vida.

Uno de los fundadores es Paco, que a sus 58 años lleva los 30 que tiene la Asociación yendo día tras día. Paco es un experto en pájaros. Los conoce a todos, sus costumbres, sus características, sus colores, lo que hacen y porqué lo hacen. Una delicia.

Nos encontramos con auténticos especialistas en pájaros, artistas que hacen exposiciones que incluso venden cuadros o divorciados con hijos que son felices a su modo

Nos encontramos a Vicente, futbolista en sus tiempos mozos que incluso llegó a pasar una prueba con el Hércules de Alicante. Otros 30 años en el centro, antes pasó por la Marina de guerra primero y por la Marina Mercante después, lo que se dice un viejo ‘zorro de mar’.

Las libretas especiales que nos regalaron están hechas a mano por Ángel. “Hago libretas, separa-páginas con madera, dibujos simétricos” dice a sus 46 años. “Estoy aquí desde hace un año, entré dos meses antes de la pandemia y fue un cambio muy brusco pero el apoyo de los monitores me ayudó muchísimo”. Ángel vive solo y tiene coche, en el que acude a diario. “Por lo menos aquí nos evadimos de nuestros problemas”.

Una de las alegrías especiales fue encontrarnos a Jorge, viejo amigo nuestro. Trabajaba en la farmacia de la Puerta de Murcia “pero después también trabajé arreglando persianas”. Jorge, un encanto, está casado y tiene hasta nietos “con ellos soy muy feliz”.

El presupuesto anual de la Asociación ronda el millón de euros y este año celebran su 30 aniversario desde que Paco Morata, antiguo concejal cantonal, fundó estas  dependencias tan especiales

María es simpatiquísima. Con los pelos alborotados nos cuenta su vida en un visto y no visto, pero tiene un ‘pero’, que fuma mucho. “No lo puedo evitar, me da mucha ansiedad, pero fumo 4 ó 5 cigarros, no más. Algún día me lo dejaré”.

Nos cuenta su compañero José que él trabajó de albañil en la misma casa que ocupa el Centro. “Yo era el encargado de poner los azulejos de la fachada y ahora estoy aquí” nos cuenta mientras nos enseña su pequeña obra de arte artesanal.

Los que son seguidores del Efesé dicen que hay que ser positivos pero que la permanencia depende de los jugadores, que son los únicos que pueden arreglar la situación

El nervio radial de Maribel se lo rompió. Nos dice dónde exactamente “pero ya estoy bien. Todo esto me ha venido muy bien”. Y de Joseba, de madre vasca y padre alicantino “pero yo soy cartagenero por los cuatro costados. Y del Cartagena”. Tanto es así que va con la camiseta puesta de Aketxe. “Era muy bueno, marcaba muchos goles” para añadir enseguida: “a ver si nos salvamos. Hay que ser positivos, pero eso depende de los jugadores” afirma con mucho sentido. Es un especialista en pájaros silvestre “pero lo que más me gusta es ir al Cartagonova y ver ganar a mi equipo”. Asegura que le gusta mucho estar en APICES. “Hay veces que se hace un poco pesado, pero hay que hacerlo”.

Paco, electricista que trabajó para la ahora llamada Autoridad Portuaria, está hecho un ‘manitas’ y Carlos es un fenomenal deportista. “Vengo desde Las Lomas de Pozo Estrecho todos los días en bicicleta, tardó unos 20 ó 25 minutos. Yo soy ya un veterano aquí”. Si llueve, nos agrega Javi “no viene” y si la lluvia le pilla en el centro “yo personalmente lo llevo después en la furgoneta”.

Una delicia. El tiempo se pasa volando y nos tenemos que ir porque llega la hora de la comida. Pero una visita tranquila recorriendo las instalaciones de APICE merece la pena para saber valorar la vida en su justa medida. Una experiencia inolvidable.

Uno de los talleres de APICE, especializado en artesanía y manualidades