ENESIMO BATACAZO DEL EQUIPO GRANA

Nuevo tropiezo del Murcia, ahora en Mancha Real, que lo aleja del playoff para acercarle al descenso (3-1)

El Real Murcia cayó derrotado por 3 -1 en el estadio La Juventud de Mancha Real.. Se vivió un partido disputado, entretenido, con llegadas en ambas áreas y con un gran ambiente de fútbol en las gradas. Con este marcador el equipo murcianista se aleja de la zona de playoff y se acerca de nuevo a la del descenso.

murcia
Un Murcia vestido de blanco y azul no fue ni su sombra en Mancha Real

FICHA TÉCNICA

Mancha Real: Emilio; Borja Romero, Marcos Drommel, Rubén Peces, Josema, Pedrito (Paredes, 86'), Manolillo, Pedro Corral, Ángel (Linares, 54'), Elady (Antonio, 93') y Airam.

Real Murcia: Diego Rivas; José Ruiz, Paris, Golobart, Fran Morante, Armando, Titi (Roberto, 75'), Adrián Cruz, Wilson Cuero, Isi (Nacho, 67') y Germán Sáenz (Borjas, 54').

Goles: 1-0. Airam 18'. 1-1. Armando 33'. 2-1. Airam 83'. 3-1. Elady 93'.

Colegiado: Sr. Luis López Collado. Amonestó a los locales Pedrito, Josema y Paredes. Por parte visitante a Armando, Morante y Golobart. 

Incidencias: Partido correspondiente a la décimocuarta jornada de Liga en el Grupo IV de Segunda División B, disputado en el estadio La Juventud de Mancha Real ante 150 espectadores del Real Murcia. 

LA CRÓNICA

El Murcia salió enchufado y se adaptó muy pronto al terreno sintético de Mancha Real. Lo avisó el técnico grana en la previa y sus pupilos lo llevaron a cabo desde el minuto uno. Los pimentoneros fueron mejores en el primer cuarto de hora de partido, con llegadas por banda que intimidaban a la defensa local y al guardameta Emilio, muy seguro durante todo el choque.

Airam puso el 1-0 para delirio de la parroquia local. Los grana no se amilanaron, ni perdieron la compustura, siguieron trabajando un partido que necesitaba mucho de eso y siguieron gozando de aproximaciones a la meta rival. El tanto llegó desde la frontal, cuando se había traspasado la media hora de juego. Armando Ortiz le pegó con el alma y con toda la calidad que atesora para poner las tablas en el electrónico.

Tras la reanudación el Mancha Real dio un paso adelante. Durante los primeros 20 minutos de la segunda mitad fueron mejores, encerraron al Murcia a base de tres córners, prácticamente seguidos y algún saque de banda que era casi como un saque de esquina. El primero de los córners llegó tras la intervención de rigor de Diego Rivas, de nuevo soberbio. El jugador andaluz se quedó solo ante el gallego, pero su remate fue desviado lo suficiente por el meta murcianista. 

Es difícil saber si el Mancha Real se conformaba con el empate, pero pareció obvio que el Real Murcia no. Y entonces llegó el error. Golobart quiso jugar hacia adelante y su pase se quedó a medio camino, justo para que recogiera el balón el pichichi local, que al ver a Rivas adelantado hizo el gol de la tarde. Fue una injusticia, un golazo, un mazazo, un golazo, un frenazo para las aspiraciones murcianistas. Desde ahí al final se jugó poco. Sólo lo que quiso el equipo local, que se veía ganador de tres puntos realmente imporantes para sus pretensiones. Los grana volvieron a mirar a Emilio y en una contra Elady hizo el tercero. Castigo injusto y excesivo, para un equipo que compitió bien durante 80 minutos y para una afición que llenó de ilusión La Juventud. 

El frenazo fue de forma inesperada. Pocos de los que vieron el encuentro pudieron imaginar que el Real Murcia no iba a sumar en tierras jienenses.