El Real Murcia, a un paso de consumar su descenso a Segunda RFEF, si pierde este domingo (11.30) en el feudo del Cádiz B

El Real Murcia se encuentra al borde del abismo si no surge un milagro que, por otra parte, parece improbable. Para evitar su anunciado descenso a la Segunda RFEF, el equivalente a la Tercera División que existía hasta ahora, tendría que ganar en el campo del filial cadista y que se produjeran una serie de resultados que hicieran carambola con las necesidades tan acuciantes del club murcianista.

La de este domingo es la penúltima jornada de esta segunda fase y el último partido se jugará en su recinto del ahora llamado estadio ‘Enrique Roca’ ante el cuadro canario del Tamaraceite.

En su última comparecencia en su recinto solamente acudieron 1826 espectadores para presenciar el Murcia-Linense dándose el caso de que esa misma tarde, en el viejo campo de La Condomina, acudieron por vez primera más espectadores al partido que jugaba a la misma hora el UCAM Murcia ante el At. Sanluqueño que al del conjunto primentonero.

Una cifra que todavía puede ser mayor  en sentido negativo, en la última jornada liguera en casa de los de Loreto contra el equipo canario al que el Murcia ya podría saltar al terreno de juego como descendido.

_elrealmurciajugara_07db3e58

Imagen desoladora de lo que supuso el último descenso a Segunda B. Ahora, el golpe que viene puede ser más duro todavía

En este sentido el entrenador murcianista José Luis Rodríguez ‘Loreto’ manifestaba en la rueda de prensa previa al partido, entre otras cosas, al hilo de la pregunta de si el vestuario murcianista cree en la posibilidad de entrar en la Primera RFEF: “Son opciones remotas, pero son resultados que se pueden dar. Nosotros tenemos que exprimir hasta la última posibilidad. Lo primero es ganar nosotros porque si no da igual lo que hagan los demás. Hay que ganar y esperar que se den los resultados para que la última jornada estemos vivos, no queda otra”.

El equipo grana está en Segunda B desde su descenso administrativo en agosto de 2014, de dónde no sólo ha podido salir sino que ahora está a un paso de bajar un escalón más de categoría, un duro golpe para todo el murcianismo

El último descenso del Murcia a Segunda B se consumó un 14 de agosto de 2014, desde entonces el club murcianista no ha podido salir del pozo y su futuro se ha complicado con el trascurrir de cada una de las siete temporadas que lleva en esta categoría que ahora cambiará de formato de cara a la próxima temporada y será lo más parecido a la Tercera División.

¿UN DERBI CON EL CARTAGENA B?

Si se consuma el descenso murcianista y el Cartagena B logra consumar su sueño de ascender a la Segunda RFEF podría darse el caso que, por vez primera, ambos equipos se viesen las caras en un partido oficial de Liga. Una anécdota más que al Efesé ya le ha ocurrido en otras ocasiones, de tener que medirse con el Murcia B o como ahora se llama, el Murcia Imperial. Los caprichos del fútbol, que sigue siendo pendular.