La dureza de la 2ªB

La Segunda División B es, probablemente, la categoría más dura del fútbol español. El último escalón hacia el fútbol profesional para los que suben y las catacumbas del infierno para los que descienden.
1
1  

¿Motivos? Muchos. Pero quizá se pueden desgranar en cuatro puntos que permitan entender a alguien que piense que es una división poco atractiva los motivos de esta dureza que explicamos aquí.

  • Es muy complicado ascender
  • Hay una mezcla de jóvenes y veteranos muy interesante
  • Futbolistas con trayectorias muy diferentes
  • Clubes con objetivos totalmente distintos

Es muy complicado ascender

La 2ªB la componen 80 equipos, divididos en 4 grupos de 20 equipos cada uno. De esos 80 equipos, únicamente ascienden a la Segunda División A 4. Y después de un duro proceso que implica clasificarse entre los cuatro primeros de cada grupo y luego pasar varias eliminatorias.

Así, los primeros clasificados se enfrentan entre ellos en una eliminatoria, y los dos campeones suben directamente. Los perdedores de esta ronda y los clasificados entre el segundo y el cuarto puesto disputan tres rondas más donde se deciden dos puestos.

Además, en esta categoría hay una enorme igualdad. Esto se puede apreciar claramente en las cuotas de las casas de apuestas deportivas, ya que la diferencia entre ellas es mucho mayor que en otros campeonatos donde todo está más claro.

Por tanto, aun siendo una categoría dura e igualada, quien esté realmente informado sobre ella puede tener cierta ventaja y saber cuándo las cuotas están mal puestas y apostar en ese momento. Es más fácil ganar a las casas aquí que en otros torneos.

Hay una mezcla de jóvenes y veteranos muy interesante

Es una liga bastante compleja en cuanto a quienes la disputan. Es una categoría donde hay filiales y hay equipos semiprofesionales. Donde juegan promesas y futbolistas muy veteranos que vuelven de divisiones superiores.

En la Segunda B juegan chavales que tienen la ilusión de llegar lejos y jugadores que se juegan el pan de sus hijos, jugadores que no van a dejarse quitar la titularidad por chavalines recién llegados que les impida renovar el contrato y jugadores que antes de perder un partido contra los ‘niños’ tendrían que matarles.

Todo ello produce un coctel explosivo donde se pueden ver futuras estrellas sufrir lo indecible para hacer un regate y mantenerse en pie jugando con los llamados ‘obreros del fútbol’, hinchándose a goles a través de un futbol tan directo como efectivo.

Futbolistas con trayectorias muy diferentes

Los futbolistas que completan las 80 plantillas de la división de bronce no son nada heterogéneos. Si se puede decir que en Primera División prácticamente la gran mayoría de jugadores son millonarios y que en la división de plata todos viven bien, ya que tienen buenos sueldos, no se puede decir nada parecido de la 2ªB.

Primero porque hay muchas diferencias entre ellos. Hay plantillas formadas por jugadores muy jóvenes (los filiales), donde el objetivo es crecer como futbolistas para en un futuro llegar a Primera División. Hay plantillas donde la gran mayoría son jugadores que además del fútbol tienen otras profesiones para poder vivir, y otras donde el dinero ha llegado y han conseguido fichar jugadores 100% profesionales de una categoría superior con el único objetivo de subir.

Es decir, es la única categoría del fútbol español donde se pueden ver las tres clases diferentes de futbolistas que hay en nuestro país (juveniles, amateurs y profesionales).

Clubes con objetivos totalmente distintos

2

Lo citado anteriormente lleva a la conclusión de que no todos los equipos tienen un objetivo similar. Sí, vale, nadie va a rechazar un ascenso, eso es obvio, pero no todos luchan por ascender desesperadamente.

Así, se puede separar la 2ª B en cuatro grupos distintos de equipos:

  • ‘Obligados’ a subir: Equipos que, para mantener el coste de la plantilla, el coste del estadio y para ser fieles a su historia y afición están prácticamente obligados a llegar al fútbol profesional. Son equipos que si están mucho tiempo en 2ªB corren un alto riesgo de desaparecer por problemas financieros.
  • Aspirantes al ascenso: Buenos equipos de 2ªB, con mucha historia detrás de fracasos en el PlayOff de ascenso. Sí, es tan difícil subir que hay muchos equipos con una historia negra de desilusiones en la última fase del camino.
  • Recién ascendidos y equipos muy humildes: Estos pelean por no descender directamente. De hecho, a algunos un ascenso a 2ª A les vendría fatal ya que no tienen suficiente poderío económico para llegar al fútbol profesional. De hecho, muchos ya sufren para poder mantenerse económicamente en esta categoría.
  • Filiales: Estos equipos tienen el objetivo principal de formar a sus jugadores para el primer equipo. Es cierto que si jugaran en una categoría superior sería mejor para los propios futbolistas, pero no es algo que les quite el sueño. El objetivo es formar jugadores que puedan llegar al equipo A, no ascender de categoría sí o sí.

Por todo ello, la 2ªB es la categoría más dura, difícil y, por qué no decirlo, más pura, del fútbol español. Fútbol auténtico, con muy pocos artificios externos.