domingo. 02.10.2022
EN CARTAGENA SE PIENSA QUE LOS BÉTICOS NO OPTARÁN AL ASCENSO SI SE CONFIRMA LA OPERACIÓN

La afición del Betis tiembla con el cuento del nunca acabar de la venta que Lopera pretende con Luis Oliver

Los seguidores del Betis y, casi casi los de Sevilla y una buena parte de la España futbolística, están con las orejas tiesas, bien empinaditas, para ver lo que ocurre al final con la presunta venta drl Betis a Luis Oliver Albesa, el empresario navarro que, supuestamente, está representando a...
Los seguidores del Betis y, casi casi los de Sevilla y una buena parte de la España futbolística, están con las orejas tiesas, bien empinaditas, para ver lo que ocurre al final con la presunta venta drl Betis a Luis Oliver Albesa, el empresario navarro que, supuestamente, está representando a un grupo inversor interesado en comprar las acciones del todopoderoso dueño del Betis.

Ambos personajes, Lopera y Oliver, ya se vieron las caras este martes pasado. Hasta ahí llegamos y está confirmado. Desde ese momento la rumorología sobre la enésima operación de venta del club está desatada. Diarios de tanto prestigio como El Correo de Andalucía se ocupan hoy mismo de este asunto con absoluto rigor. Sólo basta con echarle un vistazo a lo que Luís Lastra escribe, un informe exhaustivo en donde retrata la situación actual por la que pasa el histórico club verdiblanco.

Que si hoy firmarán ante notario el traspaso de las acciones, que si será por 20 millones, que si mañana darán una rueda de prensa, que si Mario Conde (ex presidente de Banesto y ex recluso) pertenece a ese grupo de inversores... El club bético ya ha salido al paso diciendo que Lopera y Oliver no trataron un posible traspaso accionarial, pero está comprobado que Oliver, a través de Ángel Martín, intentó convencer a Lorenzo Serra Ferrer para que se uniese al nuevo proyecto. Crece la sorpresa, e incluso la inquietud, por la irrupción de una persona cuyo paso por el fútbol español se resume en dos gestiones ruinosas, en el Xerez y el Cartagena, y que como empresario ha tenido problemas con la Justicia y también con sus empresas: parece especializado en llegar a sociedades con problemas y hundirlas del todo.

En ese informe trabajado por el periodista sevillano Luis Lastra, experto en la información bética, se aclaran muchas cosas, por ejemplo lo de la última aventura del navarro con la empresa llamada Novaindes. Se la adquirió al grupo San José en otoño y no hace ni un mes solicitó el concurso de acreedores. Esa jugada también planea sobre la presunta negociación que llevan a cabo Lopera y Oliver. Si Lopera presentara la antigua suspensión de pagos ahora, sería el último en cobrar porque es acreedor a la misma vez que administrador. Si la gestión cambia de manos y quien pide el concurso es otro, léase Oliver, el ahora máximo accionista pasaría a ser de los primeros de la fila para cobrar. Los grupos contrarios a Lopera ya han anunciado que denunciarán al consejero delegado por alzamiento de bienes si se consuma algún tipo de venta, ya que consideran que todavía no está probado que las acciones en cuestión sean legítimamente suyas. Lo que se dice un lío.

Pase lo que pase, los antecedentes (futbolísticos) de Oliver son dignos de provocar inquietud. En el Xerez, entre 1998 y 2002, consiguió un ascenso a Segunda A, pero su gestión económica fue ruinosa (los jugadores llegaron a posar en Interviú para recaudar fondos) y la social, también (se peleó con el alcalde Pedro Pacheco y el equipo tuvo que jugar en Sanlúcar de Barrameda). "Adeudar un par de meses a los jugadores es lo más normal", dijo. Luego vendió el club en una extraña operación en la que intervino el cartagenero Juan Antonio Roca, posteriormente encausado y encarcelado por la Operación Malaya.

Su paso por el Cartagena fue más fugaz: llegó en junio de 2002 y huyó literalmente en diciembre, aunque dejó aquí a varias personas de su confianza, que se encargaron de mantener montado el ‘circo’. Sólo pagó una nómina y aún tiene un contencioso pendiente por un presunto delito societario y de falsedad documental. También fue demandado por esos mismos motivos en el Xerez. Hasta la Interpol emitió una orden contra él en el marco de una investigación de la policía croata sobre el traspaso de Musa al Xerez: la autoridad sospechaba que había emitido cheques sin fondo para indemnizar al equipo de procedencia del jugador.

La relación de Oliver con los juzgados es bastante prolija. En los años 80, cuando dirigía empresas de seguridad, su hermano y socio llegó a ser detenido por atacar varios comercios de Soria que habían rechazado sus servicios. Años después compró la empresa cántabra Grúas Canduela y sus 45 trabajadores terminaron en el paro. Aquel caso provocó una investigación de la Agencia Tributaria. En 2006 asumió la gestión de la empresa de construcción Santa Teresa, con superávit, y a los dos años la abandonó dejando un agujero de 10 millones, 34 despidos y el cierre.

Con todos estos precedentes, y tras enterarse de que igual entra ahora en el Betis, un aficionado del Cartagena dejó ayer esta perla en el foro de nuestro diario: "Como Oliver compre el equipo, tenemos un rival menos por el ascenso".

La afición del Betis tiembla con el cuento del nunca acabar de la venta que Lopera...
Comentarios