sábado. 25.06.2022

La falta de respeto de Emiratos Árabes Unidos hacia el Cartagena, su prensa y su afición

Más de medio mes ha pasado ya desde aquel amistoso del Cartagena con la Selección absoluta de Emiratos Árabes Unidos. El mismo combinado que negó la alineación a la prensa de Cartagena pero que en todos sus amistosos restantes sí lo ha hecho

file-09-08-2016-18-58-58-Jc2P6-320x180
Los árabes, de rojo, en su partido contra el UCAM

Alguien tendría que recriminar, antes de que se marchen a su tierra, el agravio comparativo al que la selección absoluta de Emiratos Árabes Unidos proporcionaba el pasado 27 de julio al Cartagena, a la prensa que lo sigue y a sus aficionados.

Aquel día, a las cinco de la tarde, todos los que estábamos allí nos vimos sorprendidos cuando se nos dijo a todos los que solicitábamos la alineación de los árabes al decirnos que ni había ni la iban a facilitar. Los árabes, en realidad, tenían miedo a perder con un Segunda B como el Cartagena –a punto estuvieron- con lo que casi le habrían cortado el cuello a más de uno.

A todos nos sorprendió aquella postura que, según una versión que nos llegó, los árabes la justificaban diciendo que se trataban de “una medida de seguridad” ¿De seguridad? Pues sí, eso  dijeron. Ni alineaciones, ni fotos ‘ni ná de ná’ dijimos nosotros después. Esa fue la versión ‘a’ que se dijo en su momento.

La historia, en realidad, parte de la negativa de EAU a jugar en La Manga Club, según ellos, por estar el césped en malas condiciones. Con prisas se buscó al Cartagena y fueron los dirigentes albinegros los que pasaron por aquel aro porque ellos –el FCC- querían jugar y se ajustaban a todas las condiciones que exigían los árabes. Aunque fuesen tan leoninas como aquellas. El Cartagena, creo, sencillamente tendría que haberse negado a tanta ligereza. Es mi opinión, sencillamente.

Después, los árabes han seguido durante todo esos días en las instalaciones de Pinatar jugando varios partidos. Lo han hecho ante Las Palmas, al que le ganaron 1-0, con el Levante 0-0, golearon al UCAM y al Lorca.

Con todos tuvieron una buena actuación conforme a su nivel y a los petrodólares que usan, la verdad es que sólo el Cartagena les plantó cara y llegó a ponerles en ridículo durante muchos pasajes de aquel partido que pretendían jugar a puerta cerrada y que las gestiones de Manolo Sánchez Breis lo evitaron “por respeto a nuestra afición” nos dijo el dirigente aquella extraña tarde.

Tan sonado fue aquel ridículo árabe que su seleccionador llegó a estar en la picota y fue criticado duramente en su país. Nadie podía entender el ridículo que hicieron ante un modesto Segunda B. Se escapó por los pelos.

Pero lo que los árabes -que les daba miedo jugar ante un Segunda B por si perdían- quizás no sepan es lo mal que quedó su imagen con Cartagena y su afición tras comprobar que, en el resto de os amistosos que ha jugado, sí han facilitado sus respectivas alineaciones, las que correspondía a cada encuentro.

Los nombres de Eisa, Hussain, Mohamed, Salem, Ahmed, Abdulrahman, Ismail Salem, Esmaeel, Omar Abdulrahman, Mabkhout y Khalil.También jugaron H. Esmaeel, Fardan, Fawzi, Safar, S. Saleh, Abdulrahman, Salman, Saeed, Abdulraheem y Abras han aparecido en cualquier periódico con absoluta normalidad sin que nadie se rasgue las vestiduras. Lo que se dice todo un agravio comparativo.

Ellos quedaron muy mal con el Cartagena y también con su afición. Pero no sólo con ellos sino con La Manga Club también dónde hubo sus más y sus menos con algún directivo árabe. Es evidente que alguien tuvo que explicarles que estaban en nuestro país y que aquí se hacían las cosas de un modo bien distinto a como ellos pretendían.

Ocurrió y ya está. Pero antes de que regresen a su país deberían saber que se quedan en deuda con el Cartagena, con su afición y con su prensa, con los que no tuvieron miramiento alguno en su momento. Espero que no me fusilen por decir las cosas como son. Por fortuna estamos en España y vivimos, por suerte también, en democracia.

La falta de respeto de Emiratos Árabes Unidos hacia el Cartagena, su prensa y su afición
Comentarios