SEGUNDA RFEF | DERROTAN AL TOLEDO Y SE METEN EN LA ZONA ALTA

En el Mar Menor siguen de fiesta (2-0)

Importante triunfo del Mar Menor FC, que sigue de fiesta gracias a los buenos resultados de sus últimos partidos. El equipo marmenorense derroto al Toledo con claridad y ya se acerca a los lugares altos de la clasificación
MarMenor y Aguilas.pdf - Adobe Acrobat Reader DC (32-bit)
En el Mar Menor siguen de fiesta (2-0)

FICHA TÉCNICA

MAR MENOR: Ackerman; Molinero, Abel López (Javi Alonso, 80), Javi Ramírez, Morros; Loren, Ayala (Parada, 77), Fran Moren0,

Peque (Palazón, 77) (Domi, 82); Edu Ubis (Nacho Pérez, 46) y Silvente.

TOLEDO: Olmedo; Marcos Martín, Mario, César, Gomis; Mamau (Valentín, 63), Alberto (Arturo, 63), Rodri (Cedric, 71); Miguel, Dieguito y Rubén Moreno (Cambil, 63).

GOLES: 1-0. Min. 25: Edu Ubis, de penalti. 2- 0. Min. 91: Silvente. ÁRBITRO: Ruiz Aguilera, amonestó a los locales Edu Ubis y

Ayala, y a los visitantes Rodri, Marcos Martín, Mamau, César y Gomis.

INCIDENCIAS: Campo municipal de El Pitín, alrededor de unas 500 personas.

LA CRÓNICA

Decíamos que el Mar Menor sigue de fiesta y no es para menos. Le ganó al CD Toledo con claridad y se acerca a los puestos altos de la clasificación. El equipo que dirige Motos pasa por un momento dulce y va echando puntos a su zurrón que le van a ir muy bien, primero para su principal objetivo que es la permanencia y a partir de ahí empezar a soñar, si es que finalmente se presenta la ocasión. Pero ahora estamos en el momento e disfrutar y no mirar más allá que el próximo partido.

El Toledo, un equipo que ha llegado a militar varias temporadas en la División de Plata del fútbol español pero que ahora va camino de la ruina, como no tenía bien hilado el plan A, les tocó poner en ejecución el plan B. Y es que, en el minuto 24, Morros puso un centro al área, que venía del otro costado, y César Ortiz, en la pugna con Edu Ubis, derribó al delantero dentro del área. El árbitro no lo dudó y el mismo protagonista lo marcó a lo Panenka. El tanto no le cambió el rictus al CD Toledo. No cambió su ánimo por llegar a la portería. Migue García lo intentó con una volea desde la media luna y sacó un córner. Pero la mejor ocasión llegó en el minuto 37, con una entrada de Dieguito por el lado derecho cuyo centro tuvo que despejarlo un zaguero del Mar Menor.

A poco de llegar al descanso, Rubén Moreno filtró un pase interior a Dieguito que parecía quedarse en nada, pero Abel López no lo despejó bien y el de Solana de los Barros armó su pierna y se sacó un disparo que fue interceptado sin problemas.

De cara a la segunda parte, Diego Merino se mantuvo fiel a sus principios y no cambió absolutamente nada. A los dos minutos de reiniciarse el encuentro, otro balón parado estuvo cerca de jugarle una mala pasada a los de verde, pero nadie remató una falta colgada al corazón del área.

Y en el minuto 53, se salvaron los visitantes de encajar el segundo. Loren se fue de todos por el lado izquierdo y el centro atrás lo remachó Peque con energía, aunque se encontró Olmedo. El rechazo lo echó fuera Nacho Pérez cuando tenía todo a su favor.

El atacante, que salió tras el descanso, tuvo otra con la pierna izquierda que elevó en exceso. Entre medias de una y otra, el CD Toledo llegó un par de veces, pero sin pegar el puñetazo necesario para hacerle pupa al contrario.

Nada que ver con las intenciones de los de San Javier, mucho más empeñados en agujerear el costado izquierdo para luego buscar compañeros dentro del área.

Llegado el minuto 64, el técnico toledano Diego Merino se decidió a realizar un triple cambio... Hombre por hombre. Para qué buscar orden desde el caos. Entraron Arturo Segado, Cambil y Valentín. El Mar Menor siempre remataba las que tenía. Y no fue una excepción, pues rozó de nuevo el segundo en una falta al segundo palo. Incluso Morros, de manera directa, olió la escuadra de Olmedo.

Cerca del final y en un balón largo, Valentín no acertó a controlar el balón. Una acción aislada que luego tampoco amortizó Cédric a la media vuelta. El CD Toledo estaba apretando, pero sin una manera clara, más allá del juego directo. Podía pasar que dejar huecos te suponga encajar el segundo. Lo hizo Silvente. El zapatazo de Arturo Segundo casi sin tiempo fue ya una anécdota y permite prolongar la fiesta que se vive en el estadio Pitín.