PRIMERA RFEF | LOS UNIVERSITARIOS SE HUNDEN EN LA CLASIFICACIÓN

El triunfo del At. Sanluqueño en La Condomina provoca el despido de Salmerón como técnico del UCAM Murcia (1-2)

El UCAM Murcia, lejos de espabilar, se hunde cada vez más en la clasificación. El último triunfo del At. Sanluqueño en La Condomina ante el conjunto universitario provoca además el despido fulminante de su entrenador, el almeriense José María Salmerón, que no ha podido resistir a esta nueva crisis que vive el conjunto universitario.

whatsapp_image_2021-11-05_at_21.50.42-964912911
Josete se echa las manos a la cabeza después de un tremendo falló de cara al marco andaluz

FICHA TÉCNICA

UCAM MURCIA: Biel Ribas, Viti, Charlie Dean, Josete, Malagón, Farrando, Abenza, (Santi Jara, 70), Armando, Alberto Fernández, Josema (Liberto, 54), Nuha y Manu Garrido (Xemi, 54).

SANLUQUEÑO: Isma Falcón, Navas, Javi Duro, Javi Barrio, Navarro (García, 79), Adrián Armental, Julen, Azkue, Miguelete (Theo García, 58), Hassane (Güiza, 79), Canillas (Cervero, 69) y Ramón Riego.

GOLES: 0-1. Min. 37: Canillas. 1-1. Min. 74: Alberto Fernández, de penalti. 1-2. Min. 85: García.

ÁRBITRO: Bueno Prieto (c. madrileño). Amonestó a

Farrando de los locales.

INCIDENCIAS: BeSoccer La Condomina, 1.430 espectadores

LA CRÓNICA

Estalló la crisis en el UCAM Murcia que volvía a caer en casa, esta vez ante el Atlético Sanluqueño que provocó casi de inmediato el despido fulminante de su entrenador, el almeriense José Marñia Salmerón. Se adelantaron los visitantes por mediación de Canillas. Alberto Fernández iguialó el marcador desde el punto de penalti en el 74’ y Toni García puso el tanto de la victoria para los gaditanos en el 83’ en una acción totalmente desafortunada para los locales.

Los primeros minutos del partido fueron de tanteo por ambas partes. Los universitarios pronto se hicieron dueños y señores del balón, mientras que los de Sanlúcar de Barrameda intentaban aprovechar los pocos errores de los pupilos de Salmerón para generar peligro en campo contrario. El primer acercamiento estuvo en la cabeza de Nuha Marong. El internacional con Gambia, que volvió a salir de titular, peinó un saque de esquina que se marchó desviado.

La siguiente ocasión de peligro volvió a estar del lado universitario. Manu Farrando penetró en el área rival y pese a ser derribado, sirvió de un balón a Manu Garrido que no pudo alcanzar bien el remate al ser blocado por un zaguero sanluqueño.

Charlie Dean fue protagonista en los minutos posteriores, primero por un soberbio corte y posteriormente con un remate de cabeza que se marchó a escasos centímetros del larguero.

El UCAM Murcia, que estaban siendo superior al Sanluqueño, seguían presionando y generando peligro sobre la portería defendida por Falcón. En el 28’, hubo un triple acercamiento por parte de los pupilos de Salmerón, pero nadie pudo concretar un remate efectivo.

Pese a la poca presencia ofensiva, los visitantes se adelantaron en el 37’ con un remate mordido de Canillas, en la que fue su primera llegada sobre la portería de Biel

Tras el descanso, los universitarios volvieron a la carga en busca del gol de la igualada. Nuha estuvo cerca en el 48’ con un centro al que no llegó por muy poco. Salmerón no quiso esperar más y no tardó en dar entrada a Xemi y Liberto en busca de revertir la situación.

El guión no cambiaba. Los universitarios lo intentaba, mientras que el rival, cada vez más, iban metiéndose atras hasta que llegó el tanto de la igualada. En el 72’, el colegiado decretó penalti y a Alberto Fernández no le tembló el pulso para ejecutarlo con precisión para mandar el esférico al fondo de la red.

Los universitarios querían la victoria y cerca estuvieron con una gran contra comandada por Alberto Fernández, que Liberto no pudo finalizar

Sin embargo, una vez más, en la jugada posterior, el Sanluqueño volvió a poner el resultado de cara por obra de Toni García. Un jarro de agua fría para los universitarios que lo habían intentado de todas las formas posibles sin conseguir el premio del gol. 

El UCAM Murcia lo siguió intentando hasta el final, pero no consiguieron ver puerta antes del pitido final del colegiado.