lunes. 06.02.2023

La euforia grana tras el derbi y el Convenio de acreedores del Murcia

La resaca del 1-3 en el derbi de derbis ha dejado las cosas claras. El Real Murcia sale muy aliviado deportivamente tras el partido más esperado  del año en el Cartagonova (camino de los 13.000 espectadores) en el que el Cartagena puso la fiesta, el ambiente  y finalmente la decepción de su gente. El visitante jugó sus bazas y acertó para vencer con merecimiento.

Pero esa resaca también dejó en el varadero la realidad de que el Murcia venció en un partido importante aunque está aún a algunos años luz de superar al FC Cartagena en cuanto a su futuro institucional. El panorama murcianista depende del fino hilo de resultados deportivos, en buena medida, que acucian porque hay una fecha establecida, dentro del año 2019 (por situación en el convenio de acreedores) en la que la amenaza de la liquidación permanece.

En ese estado de cosas muchos goles debe de marcar Curto o Guardiola o Elady de aquí al 14 de mayo para colocar Moro, el dueño extremeño, lleno de felicidad con el pasaporte en la mano para entrar en la fase de ascenso que comenzará un domingo después..

Continuar en esa fecha en Segunda B equivale a la perdición, la extinción  y de diabólico rebote a que el primer equipo murciano en la capital pase a ser el equipo de la UCAM, del presidente José Luis Mendoza,  que es evidente no es tratado por el Consistorio con el cariño como lo ha sido el que fue considerado cortijo de Jesús Samper.

El FC Cartagena, como viene siendo su norma desde hace más de dos años,  hizo los deberes en su momento -gestión de Paco Belmonte- y la vía del concurso de acreedores es seguida al pie de la letra, con plazos que dan respiro y que son asumibles, que lo normal es que sean cumplidos. Todo lo ha logrado a pulso para alcanzar la estabilidad de la que los blanquinegros disfrutan como no ha sucedido en medio siglo.

En el caso del Real Murcia, el primer club de la Región también en cuanto a apoyos "desde arriba" -generalmente también "desde siempre"- ha contado con un eficaz y continuado respaldo de sus políticos.  Algunos  de ellos seguramente con "mucha mano en Madrid". No son los únicos que tienen la suerte de contar con padrinos y uno de sus hermanos de problemática en esta situación puede ser el  Real Zaragoza, por poner un ejemplo. En peores plazas han tenido que torear también otros históricos como el 'Depor' que dejó Lendoiro y salieron a flote. El murcianismo no obstante tiene peso para revertir la situación pero la empresa,es muy complicada. Sumamente difícil porque la solución combina resultados deportivos a plazo fijo con  resultados económicos. supeditados a los marcadores. "Mi capital en palomas y ellas volando"..

El hoy eufórico o al menos mucho más animado Murcia, con dirigentes valientes a primera vista al hacerse con él tras recoger el testigo de Guillermo Martínez  Abarca, pocos saben cómo se las habrá agenciado para despedir a empleados de la entidad -a los que adeudaba mensualidades- y al propio tiempo logra contratar una decena de futbolistas de caché para Segunda B de los que tienen que cobrar sus emolumentos 'ipso facto' para aportar en el campo de juego lo que se necesita para alcanzar la entrada en el playoff y luego el ascenso. Ya dieron la cara el domingo en el Cartagonova y no lo van a hacer todos los domingos por amor al arte.

Todo esto sucede con el estricto Convenio de Acreedores en vigencia. ¿Es posible legalmente? Juristas de prestigio afirman que no es factible de ninguna de las maneras porque los primeros a cobrar son quienes están registrados como acreedores, dentro del concurso,  con nombres y apellidos en el Convenio. . Es la Ley.

En una España donde cualquiera  dice que "se la bufa"  en una sesión del Congreso o se  hace el loco ante una resolución del Tribunal Constitucional y en principio no ocurre nada, es 'pecata minuta' que una entidad con solera en el fútbol  busque salir como sea del atolladero, porque le va en ello la vida.

La euforia grana tras el derbi y el Convenio de acreedores del Murcia
Comentarios