miércoles. 07.12.2022

Viene un partido 'extremadamente' duro

El 3-0 al Jumilla representó la novena victoria del Cartagena en casa. Si consiguiese su décimo triunfo en el Cartagonova ante el Extremadura en propio ambiente (buen ambiente por lo general), el  enfoque del tramo final de la Liga  sería muy esperanzador  y el Murcia, que también quiere ser campeón,  vería objetivamente el derbi del 8 de abril como una misión casi imposible y abrazaría, ¡qué remedio!, la idea de quedar en la trigésimo octava jornada como está: 3º en la tabla general y va que chuta.

El Murcia a lo largo de esta campaña en la que con Salmerón ha mejorado lo que marca su reacción tras el relevo de Sanlúcar, todavía no ha tocado con los dedos el primer puesto en la tabla general. Lo normal es que tenga que conformarse con una plaza que no sea la de líder definitivo, que también indica el camino del ascenso, pero con la lidia de tres morlacos para poder salir en hombros.

De momento el Cartagena ha esquivado el clima de una semana de excesiva responsabilidad acumulada en la mente y  ha cumplido con la obligación de vencer a un Jumilla que a la hora de la verdad no fue tan fiero como lo  pintaban sus anteriores resultados. El 50 % del reto de las dos jornadas seguidas jugando en el Cartagonova lo ha resuelto sin los sobresaltos de otras tardes y de paso Monteagudo toma fuerza y se ha blindado, por si ya no lo estaba con suficiencia,  con un doble y macizo cristal antibala. Y contra las 'pañoladas'. La afición dio el sábado un mentís clamoroso a la idea, fabricada por algunos,  de achacarle que iba a ser la ballena que se iba a comer crudo al equipo por jugar muy mal en Las Palmas. Y se vio lo que es una afición madura a través de un comportamiento ejemplar. Bien es verdad que entre el golazo de Aketxe (minuto 17) y el involuntario regalo de Ceballos antes del descanso con el 2-0, todo fue como la seda. Los problemas no tuvieron tiempo de asomar las orejas.

El partido con el Extremadura tiene su miga y puede ser la antesala de la recuperación del liderato en solitario de los blanquinegros que ya en la ida en Almendralejo pudieron ganar al jugar bastante mejor que los azulgrana. En el 'Francisco de la Hera' todo quedó en empate y el Cartagena recibió halagos por su juego. Este domingo habrá que pedir que el equipo sea todo lo práctico que lo fue el pasado sábado contra el Jumilla. Con Rubén Cruz y Aketxe apuntando con la escopeta aunque luego llegue otro y marque el gol del triunfo que representaría la sexta derrota del visitante de turno en sus salidas.Con Martín Vázquez de míster en el banquillo, que vino en Segunda con Butragueño y Michel para jugar con el Castilla en el Almarjal, en 1983,  una tarde de empate a 3 tantos, con José Víctor Rodríguez en el banquillo cartagenero y Amancio en el del filial blanco.

 

Viene un partido 'extremadamente' duro
Comentarios