Imprimir

Indiana Jones en busca del pagaré de La 7

José Antonio Ruiz Vivo |

Sportcartagena | 13 de marzo de 2019

Seguro que te acuerdas de aquella peli de Tom Hanks en la que una pareja compra la casa de sus sueños por muy poco dinero y, después de haberlo hecho, descubre que realmente es una pesadilla. “Esta casa es una ruina” batió records de taquilla porque a todos nos llama la atención las historias con gato encerrado. Al final resultaba que la ganga era un desastre. Y la escalera se desmontaba, la chimenea se caía y las cañerías saltaban por los aires.

Bueno, pues algo así, tirando por bajo , es lo que pasa en el histórico y centenario Real Murcia de nuestras entretelas. Llevo tan solo unos días poniéndole la lupa al club que ocupó una buena parte de mi vida y la verdad es que, te lo juro por Snoopy, cuando salgo del estupor entro en la perplejidad. Y no sé qué muy bien qué decirte si este botijo lleno de agujeros se asemeja más a la cueva de Alí Babá o al Patio de Monipodio. Ya te he contado que el Murcia ha sido pasto de trileros del balón en los últimos tiempos. Y que como consecuencia de tanto desvarío se acumula una deuda insostenible cercana a los 60 millones, se avecina la decisiva liquidación del convenio pactado y el equipo se hunde en la tabla ,mirando por el rabillo del ojo, al descenso a Tercera. Entre disparate y disparate, entre montañas de papeles que piden una auditoría urgente, fluyen operaciones oscuras, ingresos que no aparecen, asientos que no se justifican con claridad, taquillas de reparto bajo sospecha, pignoraciones de recibos opacas. Es decir, el reino de lo borroso, lóbrego y fosco. Tanto es así que hace unos días reclamaba, y sigo reclamando, una acción social de la actual directiva, soportada por acuerdo de asamblea general y que termine, a ser posible, en la Fiscalía porque mucho me temo que estamos hablando de temas muy serios que podrían ir desde una presunta administración desleal hasta pasar por una amplia gama  de incumplimientos al ordenamiento jurídico. Aclarando que es gerundio

EL PAGARÉ

Te voy a contar un caso. Quizás no sea el más importante. Pero si puede que sea el más significativo de lo que ha venido sucediendo en el club grana en épocas recientes. Tú sabes que la televisión autonómica La 7 transmite los partidos del Real Murcia. Y esas retransmisiones no son gratuitas. La tele paga. Una cantidad no muy alta, bien negociada en comparación a lo que satisfacen otras cadenas autonómicas, pero paga. Pues hete aquí que uno de los indiana jones que anda buscando arcas perdidas en el club grana, observó que dicho pagaré no aparecía en los asientos contables del club. Y se empeñó en seguirle la pista. Llamó a La 7 TV y se encontró con dos cosas. Que la tele había emitido el pagaré al Real Murcia y que, como corresponde a una empresa seria y transparente, estaba dispuesta a colaborar para que el tema se aclarase. El primero consiguió un requerimiento notarial, la tele bloqueó el pago y el pagaré apareció. Vaya que si apareció : me aseguran que lo tenía una empresa de transportes. Saltó la rana.

La pregunta que se hizo nuestro indiana jones es obvia. Si el pagaré estaba endosado a un tercero, ¿porqué no se le había dado asiento contable previamente?. Y las cuestiones subsiguientes: ¿correspondía a un servicio prestado o a otro tipo de operación? ¿dónde estaba , en todo caso, su justificación? ¿si no se hubiese bloqueado mediante escrito notarial habría aparecido? ¿Quién pudo ordenar estos desvíos, quien los controlaba? ¿pueden haber más operaciones como ésta escondidas en un cajón?

A ver si nos aclaramos: el dinero de La 7 TV es un dinero de procedencia pública. Por tanto es un dinero finalista. Y además su proceso de pago debe ser transparente, entre otras cosas, porque está sometido a control parlamentario. Alguien ha podido meter la pata hasta el corvejón. Mala solución. Y conste , vuelvo a repetirlo, que los administrativos de la empresa concesionaria de La 7 y su departamento de deportes han actuado con seriedad, transparencia y responsabilidad.

LA COMIDA DE ALMELA EN CONTRA DEL CONSEJO DE ADMINISTRACION

El Real Murcia está presidido en la actualidad por José María Almela, un medico del SMS que fue cesado como director del hospital “Lorenzo Guirao” de Cieza no por incompatibilidad como dijeron algunos, sino por haber criticado en redes sociales ocupando un cargo de confianza de la consejería de Salud al presidente del pepé Pablo Casado y su célebre máster. Almela nunca ha ocultado su militancia socialista y para nadie en Nueva Condomina es un secreto sus ansias de protagonismo. “Le gustan más los micrófonos que a un mono los plátanos” me llegó a comentar un consejero grana en su día. La verdadera y gran aspiración de Almela es , me cuentan, que Diego Conesa lo fiche un día. “Y puede que sea lo mejor, me argumentan, para Almela y para el Murcia”.

DrQ5S61WsAAQHjb

José María Almela, actual presidente grana/Foto: Real Murcia

La última de Almela  evidencia las diferencias existentes en el seno de la directiva. Tú fíjate. El Consejo de Administración viene cargando las tintas sobre los futbolistas granas criticando en público y en privado su actitud en partidos como el de Talavera de triste recuerdo. Almela por su cuenta y riesgo concierta una comida con la plantilla. Los directivos se muestran contrarios a su asistencia. Valoran que los futbolistas se reúnan pero entienden que la asistencia del presidente es un contrasentido con la posición oficial del Consejo. Que ante todo hay que establecer una relación de respeto. Y que la plantilla debe ser consciente de ello. Almela responde que muy bien, pero que él ya tenía ese compromiso y que a la opinión pública se le contenta con una buena foto… con él , en medio. Y las críticas al afán de protagonismo se disparan en NC.

NECESIDAD DE INGRESOS

Bueno sería que limen estas diferencias y se adopte una unidad de criterio. El Murcia necesita ingresos. Y los va a pedir. La gente responde. Los aficionados venden cestas, pulseras y lo que haga falta. Empresas con las que ni se contaba adquieren palcos en Nueva Condomina. En Murcia hay conciencia de lo que significa el Real Murcia y se quiere ayudar . En tiempos difíciles las decisiones no son fáciles. Nadie quiere asistir al sepelio de un club centenario. Me da la impresión de que al frente de este club, para poder sobrevivir a lo que le viene encima sobra amateurismo,  afán de sobresalir y decisiones timoratas. Y falta unidad de criterio, firmeza y, en lo que se pueda, profesionalidad.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/jose-antonio-ruiz-vivo/indiana-jones-busca-pagare-7/20190313154301077085.html


© 2019 Sportcartagena

SPORTCARTAGENA, S.L. CIF: B-30842108 © 2009-2019

Contacte con nosotros: redaccion[a]sportcartagena.es