domingo. 25.02.2024

LA FAROLA DEL LAGO | De ilusión también se vive

Queridos amigos, cuántas veces habréis escuchado esta exclamación, ¡de ilusión también se vive! Seguro que… ¡cientos!, por ejemplo, cuando juegas a la lotería, cuando piensas hacer un viaje, cuando vas a ver “ganar” a tu equipo favorito… siempre habrá alguien con el que comentas tu inquietud, y te contestará indefectiblemente  ¡ay que iluso eres! , bueno tu sigue así que… ¡de ilusión también se vive! La verdad, es que… a mí, me encanta esa expresión, me encanta levantarme todos los días con una ilusión nueva, me encanta eludir el pragmatismo, y pensar que todo se puede conseguir. 

A estas alturas de la lectura de mi nueva Farola, os estaréis preguntando ¿A dónde querrá llevarnos “el Loren este”? Y… os contesto rápidamente. Estamos en enero de un nuevo año, el mes donde se cumplen (o se deberían cumplir) las ilusiones de los niños, y las de no tan niños. Por eso, porque estoy ausente de pragmatismo, sigo anidando en mi mente recuerdos de hechos intrascendentes, pero que… han formado una parte importantísima de mi vida, y… de vez en cuando los voy desempolvando, los paso a mi querida Farola del lago y me pregunto a mí mismo ¿a ver qué opinan mis queridos lectores de estas cosas? Seguro estoy que muchos de vosotros habréis vivido en primerísima persona las anécdotas que os voy narrando.

Como decía… este mes de enero es el que nos hace volver a todos a nuestra niñez, nos hace pensar que seguimos siendo niños, y lo manifestamos de muchas maneras, incluso cuando les ayudamos a nuestros hij@s o niet@s a escribir la carta a los Reyes Magos, en realidad, lo que estamos haciendo mentalmente es recuperar esa ilusión infantil. Antes de continuar escribiendo, os diré queridos lectores que, alguna parte de esta Farola está escrita de forma “metafórica” (estoy seguro que lo notaréis) ello, es debido a que también tengo algún que otro lector infantil y mi deseo es que… los niñ@s sigan siendo niñ@s SIEMPRE.

Todo en mi vida ha sido una pura ilusión por conseguir el sueño perseguido. Muchas de esas ilusiones se han ido cumpliendo, otras… no tanto, pero no han conseguido tumbarme, ¡al contrario!, me he levantado con más fuerza y he pensado que lo sucedido ha sido un hecho coyuntural y que no va a volver a repetirse, porque… mi ilusión es más fuerte ¡mucho más! que la frustración

Os voy a contar una… iba a decir anécdota, ¡pero no!, para mí fue casi un drama, que me ocurrió siendo mis hijos pequeños (como tengo muchos años, pues… también tengo muchas cosas que contar jeje). Veréis, como decía anteriormente, siempre he procurado que la inocencia infantil se mantuviera el máximo tiempo posible, por ello, “no sé porque razón” cuando le escribimos a los Reyes Magos les pedí que los regalos los dejaran en el maletero de mi coche, (un R12) para que… una vez se hubieran dormido los niños, los subiera a mi casa, y se los pondría  a todos en el sitio de cada uno.

Screenshot_20240124_011332_Google

Fue terrible, ¡dramático!, por aquella época vivíamos en un octavo piso en C/ Ángel Bruna. Esperé hasta las tres de la mañana, para dar tiempo a que los niños se durmieran y que los Reyes Magos me dejaran los regalos en el coche. Una vez dormidos los niños, bajé sigilosamente (sin usar el ascensor) para no despertar a nadie y, cuando abrí el capó del coche, mi desconsuelo no tuvo limites, ¡habían desaparecido todos los regalos! ¡Me los habían robado! Muñecas, casitas de Pimpón, juegos, balones… ¡todo!, lloré como un niño, sin consuelo ¡Madre mía! ¿Qué hacer?

Eran más de las tres de la mañana, se lo comunique a mi esposa, y abrazándonos los dos decidimos ir a buscar a los Reyes Magos donde estuvieran, contarles nuestras penas, y que nos ayudaran. Afortunadamente los encontramos en la Alameda de nuestra querida Cartagena de España, les contamos lo que había sucedido y… como son tan buenos nos repusieron “casi” todo lo que les habían pedido mis hij@s. Y nos volvimos a casa, llenos de felicidad ¡a pesar de todo!

Como veis, el titulo de este artículo lo dice todo “DE ILUSIÓN TAMBIÉN SE VIVE” y como yo la tengo latente, escribí mi particular carta a los Reyes Magos. No les pedí regalos, ni siquiera salud, (todo eso lo dejo para la Providencia y por ahora se va portando). Les pedí que le ayudara a nuestro querido F.C. Cartagena de España a mantener la categoría. Sé que es casi milagroso pero… por eso se lo pedí a ellos, porque… ¡son Magos! Y lo pueden hacer, les pedí que… Jairo vuelva a ser el Jairo hábil y valiente que siempre ha sido, que Marc lo pare todo, que Alcalá sea una muralla, que Ortuño marque todos los domingos, que todos nuestros jugadores se conjuren en salvarnos, que Calero acierte en las alineaciones y planteamientos, y también que los directivos acierten en los refuerzos de invierno. Y… como son magos, veo que me lo van concediendo. Y nuestro querido EFESÉ empieza a ganar partidos, y es que queridos míos tener ilusión es… ¡Maravilloso!

 Un  abrazo para todos, especialmente para nuestra querida afición.

 

 

 

LA FAROLA DEL LAGO | De ilusión también se vive
Comentarios