domingo. 23.06.2024

LA FAROLA DEL LAGO | ¡ Con todo mi corazón¡

Estoy viviendo una nueva época, una época que no esperaba, pero…a la que debo hacer frente. Sé que este periódico es deportivo, pero…también sé por experiencia, que los lectores de mi querida FAROLA DEL LAGO, siempre habéis admitido de buen grado mi forma de escribir, mezclando las cosas deportivas con mis “inquietudes personales”, siempre ha sido así, y…así seguirá siendo.

Hasta ahora (y espero que por mucho tiempo), he tenido mucha suerte en todo, en mi vida familiar, en la profesional, y en la afectiva, por lo tanto, debo dar gracias a la providencia, porque… han ido pasando los años, y ni mi mente, ni mi salud se han deteriorado. Esto, (tan importantísimo) me ha permitido seguir cultivando todas mis aficiones que no son pocas, me ha permitido seguir leyendo, escribiendo, pasear por mi querida ciudad, Cartagena de España, disfrutar de la amistad de tantos amigos que… mi larga vida me ha permitido cosechar, continuar animando domingo a domingo y día a día a mi querido F.C. Cartagena, seguir trabajando (de modo parcial) en nuestra UPCT de Cartagena de España. Lo escribo…lo leo, y yo mismo me asombro y me felicito. Si a todo eso que… es mucho, añado lo principal que es haber creado una gran familia, que me quiere y a la que adoro, pues… reflexiono, y me pregunto ¿se puede pedir más? ¡noooo!, hacerlo sería egoísmo.

Todo parece idílico, incluso, nuestro equipo lleva dándonos alegría tras alegría, (bueno…algún disgusto) como sabéis (porque lo he relatado varias veces), nunca he querido bajar a las “cloacas” del futbol, por eso…solo veo, hablo, y escribo de… ¡FUTBOL!, si hacemos un balance general, este, debe ser satisfactorio, hemos ido año tras año incrementando el número de socios, llegando a los 9.000, estamos en el futbol profesional, nuestro estadio y sus instalaciones se han remozado, las bases se han ampliado, e incluso disfrutamos de una ciudad deportiva. Nuestra querida Cartagena de España, gracias al futbol y a la televisión resuena a escala Nacional todas las semanas, y eso, es… ¡magnífico!. Por todo ello, (pese al horrible comienzo de esta temporada 23-24) debemos tener fe, y la esperanza de que… un año más podamos seguir disfrutando de este privilegio. Es muy difícil pero…ni mucho menos imposible.

2023-06-14
Hospital Virgen de la Arrixaca, donde fue intervenido nuestro comentarista Loren


Como os decía al principio de este articulo, mi vida ha experimentado un cambio extraordinario, (espero, estoy seguro, que… ¡para bien!). ¡Por eso!, porque estoy seguro que todo será positivo, os lo cuento, y al propio tiempo…intentaré transmitiros la experiencia personal de mi paso (por primera vez en mi vida), por un hospital de la Seguridad Social. Antes de continuar escribiendo, os diré (aunque os parezca irreal) que acabo que pedir un certificado de mi vida laboral, y…por las razones que tantas veces he relatado de mi paso por dos empresas ZINSA, y nuestra querida UPCT de Cartagena España, sumadas las dos, mi vida laboral es de… SETENTA Y OCHO AÑOS de cotización, así es, y así consta en el documento que…sin vanidad, pero (creo) con legítimo orgullo guardo en mi poder, porque…dan fe de una vida laboral intensa, y con la enorme suerte de haber podido desarrollarla sin enfermedades ni accidentes.

Bueno… vamos al grano, mejor dicho ¡al corazón! pues de eso se trata. Hace unos tres años, noté una aceleración exagerada en todo mi cuerpo, se lo comenté a mi compañera Paula, y me aconsejó que me tomara la tensión, así lo hice, me acerqué a una farmacia, me la tomaron, y estaba por las nubes. Al otro día, me vio el médico, se lo comenté, “le dije” que me auscultara, y me detecto un “soplo” en el corazón. Solicitó que me hicieran un ecocardiograma, y me citaron para dentro de trece meses. Naturalmente, yo tenía cierta preocupación y adelanté particularmente que me hicieran esa Eco. En el Hospital Virgen de la Caridad, me examinaron, y me detectaron estenosis valvular aortica en grado moderado, (en Román Paladino atranque por sal de la válvula aorta), vamos, como cuando se atrancan las tuberías del agua, solo que, en este caso no es agua, es sangre con oxigeno lo que no deja pasar al corazón. El Cardiólogo me dijo que era una enfermedad frecuente y degenerativa en un elevado tanto por ciento de personas mayores, que esperara me llamaran y ya en el Hospital irían viendo su evolución. Es posible que os esté aburriendo leyendo esta experiencia mía pero…como muchos… ¡muchísimos! de vosotros, os habéis interesado por mi modesta persona, pues aprovecho que tengo esta ventana al mundo y… ¡lo cuento!

Durante el tiempo que transcurrió desde que me detectaron “el soplo” hasta que la estenosis avanzó desde moderada a severa, (aproximadamente unos tres años) yo, notaba cierto cansancio pero…en ningún momento deje de hacer mis ejercicios diarios, ni mi trabajo ni ninguna de mis actividades, porque pensaba que… si me llamaban para operarme debería estar fuerte, para salir de ella mucho mejor que cuando me la detectaron. Durante ese tiempo, mi cardiólogo (el Doctor José García Gómez del Hospital Santa Lucía) me fue haciendo toda clase de pruebas, para poder realizarme un TAVI, que consiste en el implante o reemplazo de la Válvula Aórtica Transcatéter, que es un proceso mínimamente invasivo, pero…que te “libera” del Oxalato Cálcico que ha ido “cerrando” la Válvula Aórtica. Siempre animado por el doctor, y comentando coloquialmente que…una vez realizada la operación podría subir a nuestro emblemático Monte Roldán (excursión que realizaré próximamente, ¡sin dudarlo!) fui esperando con cierta ansiedad, y porque no decirlo con mucho…¡miedo! la llamada desde el Hospital “ Virgen de la Arrixaca”, para realizarme la operación. ¡Por fin!, el jueves siete de Septiembre, (hace escasamente un mes) sonó el teléfono, y me dijeron que ingresara el domingo día 10 para operarme el día siguiente.

“Cagao” de miedo, pero…haciéndome el valiente, no se lo comenté a nadie (ni a los más íntimos) solo a mi familia, pensaba (como así fue) que, en unos días podría incorporarme a todas mis actividades, y todo habría sido como un sueño. Peeero…resulta que, gracias a mis artículos, y a mis muchas actividades, pues…uno es un poco conocido, de forma tal que en el propio Hospital ya había personas que me conocían, por lo que…ya no existía tal “sueño”, ¡era una realidad!. Tan real que ya estaba camino del quirófano. Miré al anestesista, se me cerraron los ojos y me desperté llamando a mi madre, ¡mamaica mía!... ¡gritaba! ¡quizá fuera fruto de haber vuelto de otro mundo!, ¡quizá estuve a su lado, más de 60 años despues!, ¿quién lo sabe?. La operación fue un éxito, le dijeron a mis hij@s los intervencionistas.
Me subieron a cuidados semi-intensivos (creo que se llama).

TAVR_525556099_Feb10
Una válvula como esta ha sido la salvación de nuestro querido Loren


Fueron dos días lleno de cables, con prohibición total de moverme, sin poder sentarme en la cama, dependiendo de todos para...¡todo!. Donde te encuentras desvalido, y cualquier palabra amable te sirve de consuelo. Afortunadamente, donde todo es pura rutina y monotonía, donde al no poder moverte se te clavan las sabanas en el alma, y necesitas que alguien las estire, en esos momentos que tanta ayuda necesitas surgieron dos jovenes ángeles, en forma de enfermeras en prácticas de segundo año de la UCAM. Con la ilusión "a tope" por ejercer una profesión totalmente vocacional. Con delicadeza, con suma amabilidad, con palabras tiernas,  curandome las heridas, mojando el apósito con alcohol para que al despegarlo no lance un gémido, a ellas... desde estas líneas ¡Muchísimas gracias!. Lo demás...prefiero olvidarlo.

Al cuarto dìa ya estaba en mi casa, al quinto conduciendo y trabajando, (los médicos me dijeron que hiciera mi vida normal, y yo...fui obediente).
Gracias a todo el personal sanitario de la Arrixaca, al Doctor Juan García de Lara.
Estoy seguro que, de aquí a nada saludaré a mi querida Cartagena de España desde el monte Roldan, y desde alli, daré gracias a la providencia por tanto que me ha dado.
Hasta siempre amig@s

LA FAROLA DEL LAGO | ¡ Con todo mi corazón¡
Comentarios